Corredor Industrial

El ele­men­to cla­ve: la fos­fi­na

- Space Research · Planets · Space · Spacecraft · Earth · Solar System · Science · Milky Way Galaxy · Space Flights · NASA · Breaking Bad · University of South Florida · India · Life in Space · Rocket Lab · Thomas Zurbuchen

Los quí­mi­cos com­pa­ra­ron la fos­fi­na con una pirámide: un áto­mo de fós­fo­ro en­ci­ma de una ba­se de tres áto­mos de hi­dró­geno. La na­ve es­pa­cial Cas­si­ni de la NA­SA la de­tec­tó en la at­mós­fe­ra de Jú­pi­ter y Sa­turno. En ese es­ce­na­rio, se­gún Sou­sa-Sil­va, la vi­da no es ne­ce­sa­ria pa­ra for­mar la fos­fi­na. La in­men­si­dad del ca­lor y las pre­sio­nes pue­den jun­tar a la fuer­za los áto­mos de fós­fo­ro e hi­dró­geno pa­ra for­mar la mo­lé­cu­la.

Sin em­bar­go, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, en pla­ne­tas más pe­que­ños y ro­co­sos co­mo la Tie­rra y Ve­nus no hay su­fi­cien­te ener­gía pa­ra pro­du­cir can­ti­da­des co­pio­sas de fos­fi­na de la mis­ma ma­ne­ra. No obs­tan­te, hay al­go que pa­re­ce ser muy bueno pa­ra pro­du­cir­la: la vi­da anae­ró­bi­ca, es de­cir, los or­ga­nis­mos mi­cro­bia­nos que no ne­ce­si­tan ni usan oxí­geno.

En esos mun­dos, “has­ta don­de sa­be­mos, só­lo la vi­da pue­de pro­du­cir fos­fi­na”, se­ña­ló Sou­sa-Sil­va, quien ha es­tu­dia­do el gas des­de ha­ce tiem­po, si­guien­do la teo­ría que apun­ta a que una po­si­ble prue­ba de la exis­ten­cia de vi­da en otras par­tes de la Vía Lác­tea es la emi­sión de fos­fi­na en pla­ne­tas ro­co­sos que or­bi­tan es­tre­llas dis­tan­tes.

Aquí en la Tie­rra, la fos­fi­na se en­cuen­tra en nues­tros in­tes­ti­nos, en las he­ces de los te­jo­nes y los pin­güi­nos, y en al­gu­nos gu­sa­nos ma­ri­nos de aguas pro­fun­das, así co­mo otros en­tor­nos bio­ló­gi­cos aso­cia­dos con or­ga­nis­mos anae­ró­bi­cos. El gas tam­bién es ex­tre­ma­da­men­te ve­ne­no­so. Los mi­li­ta­res lo han em­plea­do pa­ra crear ar­mas quí­mi­cas, y se uti­li­za co­mo pes­ti­ci­da en las gran­jas. En la se­rie de te­le­vi­sión Brea­king Bad, el per­so­na­je prin­ci­pal, Wal­ter Whi­te, lo usa pa­ra ma­tar a dos ri­va­les.

Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos to­da­vía no ex­pli­can có­mo lo pro­du­cen los mi­cro­bios de la Tie­rra.

“No se sa­be mu­cho de dón­de pro­vie­ne, có­mo se for­ma, y ese ti­po de co­sas”, men­cio­nó Matt­hew Pa­sek, geo­cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad del Sur de Flo­ri­da en Tam­pa. “Lo he­mos vis­to aso­cia­do con el lu­gar don­de es­tán los mi­cro­bios, pe­ro no he­mos vis­to que un mi­cro­bio lo ha­ga, lo cual es una di­fe­ren­cia su­til, pe­ro im­por­tan­te”.

Sou­sa-Sil­va que­dó sor­pren­di­da cuan­do Grea­ves di­jo que ha­bía de­tec­ta­do fos­fi­na.

“Pien­so mu­cho en ese mo­men­to, por­que me to­mó unos mi­nu­tos con­si­de­rar qué es­ta­ba pa­san­do”, men­cio­nó.

Si de ver­dad hu­bie­ra fos­fi­na en Ve­nus, no po­dría ha­ber otra ex­pli­ca­ción ob­via más que la vi­da anae­ró­bi­ca, se­gún Sou­sa-Sil­va.

“Lo que en­con­tre­mos de ma­ne­ra cir­cuns­tan­cial tam­bién tie­ne una re­la­ción ló­gi­ca con lo que sa­be­mos de ter­mo­di­ná­mi­ca”, se­ña­ló.

“Cuan­do se bus­ca vi­da en otras par­tes, es di­fí­cil no ser geo­cén­tri­co”, co­men­tó Sou­saSil­va. “Por­que so­lo te­ne­mos ese pun­to de ob­ser­va­ción”.

An­tes de echar a vo­lar la ima­gi­na­ción, los in­ves­ti­ga­do­res quie­ren re­ca­bar más da­tos te­les­có­pi­cos, y po­ner a prue­ba y desafiar sus mo­de­los. Las mi­sio­nes es­pa­cia­les ro­bó­ti­cas a Ve­nus tam­bién po­drían ayu­dar al pro­gre­so de la in­ves­ti­ga­ción.

La agen­cia es­pa­cial de la In­dia ha pro­pues­to una mi­sión, en los pró­xi­mos años, al igual que Roc­ket Lab, una em­pre­sa pri­va­da de cohe­tes.

Y la NA­SA, que se ha ne­ga­do a fi­nan­ciar va­rias mi­sio­nes a Ve­nus en las úl­ti­mas dé­ca­das, anun­ció en fe­bre­ro que con­si­de­ra­ría un par de na­ves es­pa­cia­les pro­pues­tas en­tre los cua­tro fi­na­lis­tas que com­pi­ten por una ron­da de fi­nan­cia­ción.

“Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, he­mos he­cho nue­vos des­cu­bri­mien­tos que co­lec­ti­va­men­te im­pli­can un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la pro­ba­bi­li­dad de en­con­trar vi­da en otro lu­gar”, di­jo Tho­mas Zur­bu­chen, quien en­ca­be­za el directorio cien­tí­fi­co de la NA­SA y ayu­da a se­lec­cio­nar las mi­sio­nes pa­ra ex­plo­rar el sis­te­ma so­lar.

“Mu­chos cien­tí­fi­cos no se ima­gi­na­ron que Ve­nus se­ría una par­te im­por­tan­te de es­ta dis­cu­sión. Pe­ro, al igual que su­ce­de con un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de cuer­pos pla­ne­ta­rios, Ve­nus es­tá de­mos­tran­do que es un lu­gar emo­cio­nan­te de des­cu­bri­mien­tos”.

 ?? Fo­to: Rick Gui­di­ce/ARC/NA­SA ?? Lo su­fi­cien­te­men­te ca­lien­te co­mo pa­ra de­rre­tir me­tal y con nu­bes lle­nas de áci­do, cual­quier for­ma de vi­da que pu­die­ra so­bre­vi­vir en la at­mós­fe­ra de Ve­nus ten­dría que ser ca­paz de so­por­tar con­di­cio­nes ex­tre­mas. /
Fo­to: Rick Gui­di­ce/ARC/NA­SA Lo su­fi­cien­te­men­te ca­lien­te co­mo pa­ra de­rre­tir me­tal y con nu­bes lle­nas de áci­do, cual­quier for­ma de vi­da que pu­die­ra so­bre­vi­vir en la at­mós­fe­ra de Ve­nus ten­dría que ser ca­paz de so­por­tar con­di­cio­nes ex­tre­mas. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico