Corredor Industrial

Di­suel­ven ca­ra­va­na can­san­cio y re­te­nes

- So­nia Pé­rez Mo­ra­les, Gua­te­ma­la Guatemala · United States of America · Peten · Honduras · Corinth · San Pedro Sula · Mexico · Santa Barbara

An­tes del ama­ne­cer del sá­ba­do, un pues­to de cua­ren­te­na en el nor­te de Gua­te­ma­la don­de pa­sa­ron la no­che unos mil mi­gran­tes que se di­ri­gían a pie ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, es­ta­ba va­cío.

No que­da­ba ni ras­tro de los hom­bres, mu­je­res y ni­ños que ho­ras an­tes se ha­bían aco­mo­da­do en ese lu­gar en me­dio de la sel­va gua­te­mal­te­ca del Pe­tén, con es­ca­sas per­te­nen­cias y al­gu­na que otra man­ta.

Se­gún la po­li­cía gua­te­mal­te­ca, en las pri­me­ras ho­ras de la ma­dru­ga­da, au­to­bu­ses par­ti­cu­la­res y ca­mio­nes del Ejér­ci­to tras­la­da­ron a los mi­gran­tes de vuel­ta has­ta la fron­te­ra con Hon­du­ras.

Un bo­le­tín de pren­sa de ayer in­di­ca­ba que ya ha­bían si­do de­vuel­tos 2 mil 65 mi­gran­tes, lo que im­pli­ca ca­si la to­ta­li­dad de los que cru­za­ron esa fron­te­ra el jue­ves por la lo­ca­li­dad hon­du­re­ña de El Co­rin­to pro­ce­den­tes de San Pe­dro Su­la, en el nor­te del país ve­cino.

En los úl­ti­mos días ese ti­po de tras­la­dos se ha­bían he­cho sin vio­len­cia y de for­ma apa­ren­te­men­te vo­lun­ta­ria, aun­que los sol­da­dos lle­va­ban pa­los o iban ar­ma­dos con fu­si­les de asal­to.

El can­san­cio, la llu­via, el ham­bre y el he­cho de que mi­li­ta­res y po­li­cías les blo­quea­ron el pa­so el vier­nes hi­cie­ron que la gran ma­yo­ría desis­tie­ra de su in­ten­to, aun­que so­bre la ca­rre­te­ra que atra­vie­sa el Pe­tén que­da­ban ayer pe­que­ños gru­pos de me­nos de 10 mi­gran­tes que se­guían ca­mi­nan­do ha­cia Mé­xi­co.

“Va­mos a se­guir. No­so­tros nos que­da­mos des­can­san­do y el gru­po más gran­de si­guió, no sa­be­mos qué pa­só con ellos”, ex­pli­có Ol­vin Sua­zo, un agri­cul­tor de 21 años que ayer via­ja­ba re­za­ga­do jun­to con tres ami­gos de San­ta Bár­ba­ra, en Hon­du­ras. “Sa­be­mos que hay que en­fren­tar un pe­li­gro bár­ba­ro, pe­ro hay que en­fren­tar­lo”.

Por una ca­rre­te­ra solitaria en me­dio de una plan­ta­ción de pal­ma afri­ca­na en San Luis Pe­tén, un gru­po ca­mi­na­ba aún con la es­pe­ran­za de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y bus­can­do en­con­trar­se con el grue­so de la ca­ra­va­na, sin sa­ber que el gru­po más gran­de ya ha­bía si­do de­vuel­to a la fron­te­ra con Hon­du­ras.

En­tre ellos iba Mar­cos Pi­ne­da con su es­po­sa y sus dos pe­que­ños hi­jos. “No­so­tros no va­mos a co­no­cer la de­rro­ta. Te­ne­mos fe en lle­gar”, di­jo el Pi­ne­da al en­te­rar­se que ya el gru­po gran­de ha­bía si­do de­vuel­to.

Po­cas ve­ces des­de 2018 una ca­ra­va­na de mi­gran­tes te­nía pers­pec­ti­vas tan des­alen­ta­do­ras de lo­grar su ob­je­ti­vo.

 ?? /Fo­to: AP ?? Mi­gran­tes hon­du­re­ños se en­cuen­tran a bor­do de un ca­mión del Ejér­ci­to an­tes de re­gre­sar a ca­sa en Mo­ra­les, Gua­te­ma­la.
/Fo­to: AP Mi­gran­tes hon­du­re­ños se en­cuen­tran a bor­do de un ca­mión del Ejér­ci­to an­tes de re­gre­sar a ca­sa en Mo­ra­les, Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico