Corredor Industrial

Arre­me­te con­tra neo­li­be­ra­lis­mo

- Da­niel Ver­dú Roma Religion · Politics · Pope Francis · Assisi · Martin Luther King, Jr. · Martin Luther · Desmond Tutu · Mahatma Gandhi · Una · United States of America · European Union · Pope Paul VI · Martin

En su ter­ce­ra en­cí­cli­ca, Her­ma­nos to­dos, el Pa­pa Fran­cis­co cues­tio­na el con­su­mis­mo, la glo­ba­li­za­ción des­pia­da­da, el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co y ‘la ti­ra­nía de la pro­pie­dad pri­va­da so­bre el de­re­cho a los bie­nes co­mu­nes’.

El pa­pa Fran­cis­co, tras ca­si ocho años de pon­ti­fi­ca­do, apun­ta­la su po­si­ción po­lí­ti­ca an­te el mun­do en ple­na cri­sis pro­vo­ca­da por la Co­vid-19 en Her­ma­nos to­dos (Fra­te­lli tut­ti, en ita­liano), una lar­ga en­cí­cli­ca de mar­ca­do ca­rác­ter so­cial.

Es el ter­cer texto que firma de es­te ti­po (el an­te­rior fue so­bre la eco­lo­gía), y el Pon­tí­fi­ce se me­te de lleno en la de­fi­ni­ción de con­cep­tos co­mo po­pu­lis­mo o neo­li­be­ra­lis­mo, que re­cha­za abier­ta­men­te, y de­fien­de una suer­te de mi­ra­da del mun­do que bien po­dría re­de­fi­nir los va­lo­res del so­cia­lis­mo ac­tual.

La cri­sis de la Co­vid-19, mar­co en el que si­túa sus 98 fo­lios de aná­li­sis, es al fi­nal so­lo un mar­co pa­ra con­cre­tar un ex­ten­so y di­rec­to pro­gra­ma di­vi­di­do en ocho ca­pí­tu­los que ha ido mos­tran­do des­de que fue nom­bra­do en 2013, y que le ha con­ver­ti­do en uno de los enemi­gos de las co­rrien­tes so­be­ra­nis­tas, po­pu­lis­tas o de ul­tra­de­re­cha ac­tua­les.

La en­cí­cli­ca, de­di­ca­da des­de el tí­tu­lo a san Fran­cis­co de Asís se pu­bli­ca el día de su ono­más­ti­ca, fue fir­ma­da el sá­ba­do en el mo­nas­te­rio don­de vi­vió el mon­je de quien el Pa­pa to­mó el nom­bre cuan­do ocu­pó la si­lla de Pe­dro des­pués del cón­cla­ve de 2013.

Las ideas po­lí­ti­cas que ex­po­ne Fran­cis­co no son nue­vas, la ma­yo­ría for­man par­te de sus dis­cur­sos pú­bli­cos. Her­ma­nos to­dos, en el fon­do, fun­cio­na co­mo sín­te­sis del pro­gra­ma po­lí­ti­co de uno de los lí­de­res que re­pre­sen­tan los gran­des blo­ques ac­tua­les.

El Pa­pa arre­me­te con­tra el con­su­mis­mo, la glo­ba­li­za­ción des­pia­da­da, el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, la ti­ra­nía de la pro­pie­dad pri­va­da so­bre el de­re­cho a los bie­nes co­mu­nes, la fal­ta de em­pa­tía ha­cia los in­mi­gran­tes o, in­clu­so, el con­trol que ejer­cen las com­pa­ñías di­gi­ta­les so­bre la po­bla­ción y la in­for­ma­ción.

Un pen­sa­mien­to ra­di­cal­men­te so­cial que re­vi­si­ta los pos­tu­la­dos de san Fran­cis­co de Asís una de las gran­des re­fe­ren­cias del Pa­pa en un mun­do en cri­sis, pe­ro que no ha en­con­tra­do du­ran­te es­tos años un res­pal­do cla­ro en una Igle­sia pro­fun­da­men­te dividida. La apues­ta pa­ra cons­truir puen­tes en­tre dis­tin­tos mun­dos tam­bién en los am­bien­tes lai­cos y no ca­tó­li­cos, don­de a ve­ces es me­jor re­ci­bi­do ha si­do arries­ga­da y a menudo in­fruc­tuo­sa. La en­cí­cli­ca apor­ta al­gu­nos ele­men­tos pa­ra en­ten­der me­jor su ho­ja de ru­ta de to­dos es­tos años.

Her­ma­nos to­dos, cu­yo tí­tu­lo fue cri­ti­ca­do an­tes de su pu­bli­ca­ción por aso­cia­cio­nes de mu­je­res cris­tia­nas por ser ex­clu­yen­te con la mi­tad de los fie­les, se co­men­zó a es­cri­bir du­ran­te la pan­de­mia. Ese es el mar­co his­tó­ri­co. Pe­ro Fran­cis­co ci­ta tam­bién a Mar­tin Lut­her King, Des­mond Tu­tu o Mahat­ma Mohan­das Gand­hi.

El Pa­pa se ins­pi­ró, en par­te, en las de­sigual­da­des y los fa­llos del sis­te­ma que sub­ra­yó ese pe­rio­do, ex­pli­ca en una per­so­nal in­tro­duc­ción. “Más allá de las di­ver­sas res­pues­tas que die­ron los dis­tin­tos paí­ses, se evi­den­ció la in­ca­pa­ci­dad de ac­tuar con­jun­ta­men­te.

A pe­sar de es­tar hi­per­co­nec­ta­dos, exis­tía una frag­men­ta­ción que vol­vía más di­fí­cil re­sol­ver los pro­ble­mas que nos afec­tan a to­dos. […] El mun­do avan­za­ba de ma­ne­ra im­pla­ca­ble ha­cia una eco­no­mía que, uti­li­zan­do los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, pro­cu­ra­ba re­du­cir los ‘cos­tos hu­ma­nos’, y al­gu­nos pre­ten­dían ha­cer­nos creer que bas­ta­ba la li­ber­tad de mer­ca­do pa­ra que to­do es­tu­vie­ra ase­gu­ra­do. Pe­ro el gol­pe du­ro e ines­pe­ra­do de es­ta pan­de­mia fue­ra de con­trol obli­gó por la fuer­za a vol­ver a pen­sar en los se­res hu­ma­nos, en to­dos, más que en el be­ne­fi­cio de al­gu­nos”.

El neo­li­be­ra­lis­mo, las for­mas del ca­pi­ta­lis­mo me­nos com­pa­si­vas, vuel­ven a ser ob­je­to de abier­ta crí­ti­ca en la pro­pues­ta po­lí­ti­ca que de­ta­lla el Pa­pa. Tam­bién la fal­ta de apren­di­za­je tras la úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca, don­de no se re­gu­ló “la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra es­pe­cu­la­ti­va y de la ri­que­za fic­ti­cia”. “El mer­ca­do so­lo no re­suel­ve to­do, aun­que otra vez nos quie­ran ha­cer creer es­te dog­ma de fe neo­li­be­ral. Se tra­ta de un pen­sa­mien­to po­bre, re­pe­ti­ti­vo, que pro­po­ne siem­pre las mis­mas re­ce­tas fren­te a cual­quier desafío que se pre­sen­te”, apun­ta.

“Hay re­glas eco­nó­mi­cas que re­sul­ta­ron efi­ca­ces pa­ra el cre­ci­mien­to, pe­ro no así pa­ra el desa­rro­llo hu­mano in­te­gral”, in­sis­te en el texto.

Una crí­ti­ca ne­ta al sis­te­ma eco­nó­mi­co ac­tual, que pro­du­ce “es­cla­vos” y “des­car­tes”, pe­ro que re­sul­ta más bo­rro­sa en su ar­ti­cu­la­ción cuan­do abor­da asun­tos co­mo el po­pu­lis­mo o el na­cio­na­lis­mo, o in­sis­te en la crí­ti­ca en al­gu­nas de las for­mas de la glo­ba­li­za­ción. Es­pe­cial­men­te en un cier­to ti­po de po­pu­lis­mo (sus de­trac­to­res le con­si­de­ran a él uno de los prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes de es­ta co­rrien­te) que tra­ta de di­fe­ren­ciar en el do­cu­men­to.

Vuel­ta atrás en la his­to­ria

Fran­cis­co cree que la ver­tien­te ne­ga­ti­va de es­ta co­rrien­te po­lí­ti­ca bro­ta pa­ra­le­la­men­te a los na­cio­na­lis­mos y so­be­ra­nis­mos que re­co­rren el mun­do. Ese na­cio­na­lis­mo que en­cie­rra a los pue­blos en sí mis­mos y que re­cuer­da a tiem­pos os­cu­ros.

“La his­to­ria da mues­tras de es­tar vol­vien­do atrás. Se en­cien­den con­flic­tos anacró­ni­cos que se con­si­de­ra­ban su­pe­ra­dos, re­sur­gen na­cio­na­lis­mos ce­rra­dos, exas­pe­ra­dos, re­sen­ti­dos y agre­si­vos. En va­rios paí­ses una idea de la uni­dad del pue­blo y de la na­ción, pe­ne­tra­da por di­ver­sas ideo­lo­gías, crea nue­vas for­mas de egoís­mo y de pér­di­da del sen­ti­do so­cial en­mas­ca­ra­das ba­jo una su­pues­ta de­fen­sa de los in­tere­ses na­cio­na­les”.

La so­lu­ción, cree Fran­cis­co, no pa­sa tam­po­co por el sis­te­ma de glo­ba­li­za­ción ac­tual. El Pa­pa alu­de a la ex­pre­sión “abrir­se al mun­do”, que se­gún él ha si­do se­cues­tra­da por la eco­no­mía y las fi­nan­zas.

Una di­vi­sión de la que sa­can ta­ja­da gran­des em­pre­sas y na­cio­nes pa­ra ne­go­ciar in­di­vi­dual­men­te con los paí­ses y te­ner más fuer­za, apun­ta en una re­fe­ren­cia que se­ña­la a po­ten­cias co­mo Es­ta­dos Uni­dos y sus in­ten­tos por di­vi­dir a la Unión Eu­ro­pea en los úl­ti­mos años.

La en­cí­cli­ca apun­ta in­clu­so ha­cia los vie­jos fan­tas­mas po­lí­ti­cos del so­cia­lis­mo, co­mo la pro­pie­dad pri­va­da, que el Pa­pa con­si­de­ra un de­re­cho “na­tu­ral se­cun­da­rio y de­ri­va­do del prin­ci­pio del des­tino uni­ver­sal de los bie­nes crea­dos que, con fre­cuen­cia, [...] se su­per­po­ne a lo prio­ri­ta­rio”.

“En es­ta lí­nea re­cuer­do que la tra­di­ción cris­tia­na nun­ca re­co­no­ció co­mo ab­so­lu­to o in­to­ca­ble el de­re­cho a la pro­pie­dad pri­va­da y sub­ra­yó la fun­ción so­cial de cual­quier for­ma de pro­pie­dad pri­va­da. El prin­ci­pio del uso co­mún de los bie­nes crea­dos pa­ra to­dos es el pri­mer prin­ci­pio de to­do el or­de­na­mien­to éti­co-so­cial, es un de­re­cho na­tu­ral, ori­gi­na­rio y prio­ri­ta­rio. To­dos los de­más de­re­chos so­bre los bie­nes ne­ce­sa­rios pa­ra la rea­li­za­ción in­te­gral de las per­so­nas, in­clui­dos el de la pro­pie­dad pri­va­da y cual­quier otro, no de­ben es­tor­bar, an­tes al con­tra­rio, fa­ci­li­tar su rea­li­za­ción, co­mo afir­ma­ba san Pa­blo VI”.

›› En los úl­ti­mos años la ex­pre­sión ‘po­pu­lis­mo’ o ‘po­pu­lis­ta’ ha in­va­di­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el len­gua­je en ge­ne­ral. Así pier­de el va­lor que po­dría con­te­ner y se con­vier­te en una de las po­la­ri­da­des de la so­cie­dad dividida.‹‹

Pa­pa Fran­cis­co.

 ??  ??
 ?? AP ?? El pa­pa Fran­cis­co, du­ran­te el An­ge­lus de es­te do­min­go en el Va­ti­cano./Foto:
AP El pa­pa Fran­cis­co, du­ran­te el An­ge­lus de es­te do­min­go en el Va­ti­cano./Foto:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico