Corredor Industrial

¿Có­mo dis­tin­guir Co­vid de res­fria­do?

›› La prue­ba de diag­nós­ti­co tie­ne siem­pre la úl­ti­ma pa­la­bra, pe­ro de­ter­mi­na­dos sín­to­mas y el con­tex­to epi­de­mio­ló­gi­co dan pis­tas

- Bea­triz Gon­zá­lez Health · Medicine

Con la lle­ga­da del oto­ño, el co­ro­na­vi­rus si­gue sien­do el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble, pe­ro tam­bién se abre un es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra la lle­ga­da de otro vi­rus, el de la gri­pe, que ame­na­za con com­par­tir cré­di­tos co­mo se­cun­da­rio.

Es la si­tua­ción ideal pa­ra sa­car de sus ca­si­llas a to­do hi­po­con­dría­co, además de un buen cóc­tel pa­ra lle­nar sa­las de ur­gen­cias y em­pe­zar a co­lap­sar cen­tros sa­ni­ta­rios… sal­vo que po­da­mos dis­tin­guir qué sín­to­mas son com­pa­ti­bles con el co­ro­na­vi­rus de los que no.

Te­nien­do en cuen­ta las se­ña­les del Co­vid-19 que ya co­no­ce­mos, al prin­ci­pio se an­to­ja una mi­sión im­po­si­ble. Pe­ro no lo es del to­do. La úl­ti­ma pa­la­bra siem­pre la ten­drán los tests PCR, pe­ro hay dos fac­to­res que de­be­rían po­ner­nos aler­ta o, por el con­tra­rio, dar­nos al­go de tran­qui­li­dad.

Uno de ellos es el con­tex­to. “Pa­ra in­ter­pre­tar tus sín­to­mas es fun­da­men­tal ese con­tex­to epi­de­mio­ló­gi­co: dón­de vi­ves y si en ese en­torno hay mu­cha in­ci­den­cia o, por el con­tra­rio, no ha ha­bi­do con­ta­gios”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta Julián Ola­lla.

Eso, su­ma­do a si he­mos cum­pli­do las nor­mas pa­ra pre­ve­nir con­ta­gios o las he­mos pa­sa­do por al­to, pue­de dar­nos una pri­me­ra pis­ta.

“Si has res­pe­ta­do las dis­tan­cias, te has la­va­do bien las ma­nos y has usa­do la mas­ca­ri­lla co­rrec­ta­men­te, no tie­nes por qué pen­sar que te has con­ta­gia­do”, tran­qui­li­za la doc­to­ra Ma­ría Eu­la­lia de Lu­cioVi­lle­gas Me­nén­dez.

El otro fac­tor son los pro­pios sín­to­mas, y en es­te ca­pí­tu­lo hay más ma­ti­ces. So­bre to­do por­que en es­ta épo­ca co­mien­zan a pa­re­cer vi­rus que pro­du­cen se­ña­les ex­ter­nas se­me­jan­tes a las del SARS-CoV-2. El de la gri­pe es el más im­por­tan­te, has­ta el pun­to de que el Co­vid-19 y la gri­pe com­par­ten ma­ni­fes­ta­cio­nes que com­pli­can el diag­nós­ti­co has­ta a los mé­di­cos.

De he­cho, en el pri­mer en­cuen­tro in­ter­dis­ci­pli­nar so­bre Co­vid-19, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca (SEIMC) des­ta­có que el prin­ci­pal re­to al que se en­fren­ta­rán es el ries­go de que coin­ci­dan en el tiem­po epi­de­mias es­ta­cio­na­les de vi­rus res­pi­ra­to­rios co­mo la gri­pe con la pan­de­mia.

La fie­bre que ca­rac­te­ri­za a la gri­pe tam­bién es bas­tan­te co­mún en la in­fec­ción por SARS-CoV-2.

¿Qué ha­cer si el ter­mó­me­tro sube a 38 gra­dos? Depende de có­mo se pre­sen­te la fie­bre, di­cen los ex­per­tos. Cuan­do apa­re­ce con los otros dos sín­to­mas car­di­na­les del Co­vid-19, la tos se­ca y la dis­nea o sen­sa­ción de aho­go, hay po­cas du­das —de nue­vo, siem­pre es la PCR que de­be con­fir­mar el diag­nós­ti­co—. Y los mé­di­cos ad­vier­ten de que de­be­mos pres­tar aten­ción al úl­ti­mo sín­to­ma, la dis­nea, que es el más preo­cu­pan­te.

“Es la que re­fle­ja la pre­sen­cia o no de neu­mo­nía, y la neu­mo­nía es el in­di­ca­dor ini­cial de gra­ve­dad de la en­fer­me­dad”, se­ña­la el neu­mó­lo­go Ger­mán Pe­ces Bar­ba.

Un pro­ble­ma aña­di­do es que la pro­pia si­tua­ción de es­trés que vi­vi­mos pue­de crear tal an­sie­dad que al­gu­nas per­so­nas con­fun­dan ese es­ta­do con dis­nea, al fal­tar­les el ai­re.

¿Có­mo di­fe­ren­ciar una co­sa de otra? “Hay una prue­ba muy bá­si­ca que pue­den ha­cer pa­ra des­car­tar cau­sa pul­mo­nar: co­ger ai­re has­ta lle­nar el pul­món y va­ciar­lo”, acon­se­ja el neu­mó­lo­go. “Quie­nes tie­nen el pul­món sano lo po­drán ha­cer y sen­ti­rán ali­vio. Los que tie­nen el pul­món en­fer­mo, no”, ex­pli­ca.

Pe­ro in­clu­so cuan­do no hay dis­nea exis­ten va­rios es­ce­na­rios po­si­bles. Que ten­ga­mos tos o no, que la fie­bre sea al­ta o el ter­mó­me­tro in­di­que unas sim­ples dé­ci­mas, que ex­pe­ri­men­te­mos otros sín­to­mas co­mo un can­san­cio que no re­cor­da­mos ha­ber sen­ti­do ja­más, que nos en­con­tre­mos per­fec­ta­men­te aun­que ten­ga­mos fie­bre…

¿Có­mo sa­ber si de­be­mos po­ner­nos en con­tac­to con el sis­te­ma de sa­lud? “Al fi­nal es­ta­mos ha­blan­do de un vi­rus, y por eso, aun­que la fie­bre no se da en to­dos los ca­sos de Co­vid, sí se da en un al­to por­cen­ta­je”, apun­ta Julián Ola­lla.

Y acla­ra que la fie­bre “es una tem­pe­ra­tu­ra por en­ci­ma de 38 gra­dos, y tan­to de un día de du­ra­ción co­mo de sie­te. En cual­quier ca­so, es una de las cosas que nos de­ben po­ner en aler­ta”, aña­de.

El pro­ble­ma es­tá en los pa­cien­tes asin­to­má­ti­cos que di­fi­cul­tan el con­trol de la pro­pa­ga­ción del vi­rus.

Es un vi­rus ‘trai­dor’

Cuen­ta el pre­si­den­te del co­mi­té científico del Con­gre­so CO­VID-19, Julián Ola­lla, que a me­di­da que han ido co­no­cien­do más el vi­rus no les ca­be du­da de que el ad­je­ti­vo que me­jor lo des­cri­be es trai­dor, por­que con el tiem­po han apa­re­ci­do nue­vos es­tu­dios iden­ti­fi­can­do nue­vos sín­to­mas. Y es que pa­re­ce que to­do, o ca­si to­do, pue­de po­ten­cial­men­te ser un sín­to­ma de una in­fec­ción del co­ro­na­vi­rus SARS-CoV-2. “Te­nía un pro­fe­sor de pa­to­lo­gía ge­ne­ral que de­cía: ‘En la me­di­ci­na y en el amor no se pue­de de­cir ni nun­ca ni siem­pre’. Y con el co­ro­na­vi­rus es­to se apli­ca al pie de la letra. Tie­ne un ro­sa­rio de sín­to­mas de lo más va­ria­do, pe­ro en unos pa­cien­tes se dan unos, en otros, otros…”, se­ña­la Ola­lla.

E in­di­ca que en­tre esas ma­ni­fes­ta­cio­nes tan di­fe­ren­tes se han des­cri­to des­de con­jun­ti­vi­tis a ma­ni­fes­ta­cio­nes cu­tá­neas, pa­san­do por otras a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, además de as­te­nia y dia­rrea.

La bue­na no­ti­cia es que al­gu­nos sín­to­mas son ex­clu­si­vos del co­ro­na­vi­rus. Por ejem­plo, la pér­di­da del sen­ti­do del ol­fa­to, sal­vo que no sea sú­bi­ta o se ten­ga un res­fria­do muy fuer­te, ca­sos en los que pue­de de­ber­se a una con­ges­tión na­sal agu­da.

Por el con­tra­rio, hay un sín­to­ma que, aun­que no des­car­ta el SAR­SCoV-2, no pa­re­ce pro­pio de la en­fer­me­dad. “La ri­no­rrea o el mo­co acuo­so es­tá po­co des­cri­ta en es­te vi­rus”, aña­de.

Es va­cu­na, pri­mor­dial

An­te es­ta lis­ta de sín­to­mas va­ria­dos, mu­chos co­mu­nes a en­fer­me­da­des que sue­len apa­re­cer por es­tas fe­chas, ¿cuál es la mo­ra­le­ja de los mé­di­cos? En pri­mer lu­gar, que va­cu­nar­se con­tra la gri­pe se­rá es­te año más im­por­tan­te que nun­ca.

“Si quie­res evi­tar que en un mis­mo in­di­vi­duo con­cu­rran las dos in­fec­cio­nes, que pue­de ser fa­tal, y tam­bién que los mé­di­cos se par­tan el crá­neo pa­ra ver si lo que tie­ne ese pa­cien­te es una gri­pe o co­ro­na­vi­rus, la va­cu­na­ción es vi­tal”, di­ce Ola­lla.

En se­gun­do lu­gar, que las me­di­das de pre­ven­ción de con­ta­gios son la úni­ca for­ma de es­qui­var vi­rus co­mo el del Co­vid.

“Hoy por hoy, la úni­ca va­cu­na efec­ti­va y se­gu­ra que exis­te es hi­gie­ne de ma­nos, mas­ca­ri­lla y dis­tan­cia­mien­to. Pe­ro además, an­te cual­quier sos­pe­cha, hay que res­pe­tar el ais­la­mien­to”, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta Ma­ría Eu­la­lia de Lu­cio-Vi­lle­gas Me­nén­dez, quien re­cuer­da que cuan­do una per­so­na es con­tac­to de un ca­so pen­dien­te de con­fir­mar, de­be man­te­ner­se en au­to­ais­la­mien­to y, si el ca­so da po­si­ti­vo, guar­dar ese ais­la­mien­to du­ran­te 14 días in­de­pen­dien­te­men­te de que se ten­gan sín­to­mas o no.

Hoy por hoy, la úni­ca va­cu­na efec­ti­va y se­gu­ra que exis­te es hi­gie­ne de ma­nos, mas­ca­ri­lla y dis­tan­cia­mien­to.‹‹

Ma­ría Eu­la­lia de Lu­cio-Vi­lle­gas

 ?? Ilus­tra­ción: El País ?? Exis­ten fac­to­res que de­be­rían po­ner­nos aler­ta o, por el con­tra­rio, dar­nos al­go de tran­qui­li­dad. /
Ilus­tra­ción: El País Exis­ten fac­to­res que de­be­rían po­ner­nos aler­ta o, por el con­tra­rio, dar­nos al­go de tran­qui­li­dad. /
 ??  ?? ››
››

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico