Corredor Industrial

No pa­se­mos de lar­go…

Dan­te Ga­briel Ji­mé­nez Muñoz Le­do

- Religion · William Welch

Lu­cas 10, 25-37

~ Pe­ro un sa­ma­ri­tano que iba de ca­mino lle­gó jun­to a él, y al ver­lo tu­vo com­pa­sión ~

El le­gis­ta que po­ne a prue­ba a Jesús per­te­ne­ce a los sa­bios y en­ten­di­dos, los que han frus­tra­do el de­sig­nio de Dios. Ha­bría tra­ta­do to­da su vi­da de “es­pi­ri­tua­li­zar” los pro­ble­mas con­cre­tos y las ne­ce­si­da­des bá­si­cas del pue­blo, es­ca­bu­llén­do­se del com­pro­mi­so in­me­dia­to al que Jesús se re­fie­re con la pre­di­ca­ción de su rei­na­do. Aho­ra, con su pre­gun­ta, in­ten­ta pos­ter­gar la aten­ción a los de­más, tra­tan­do de la vi­da fu­tu­ra. Jesús lo re­mi­te al en­ten­di­mien­to de su fe: ¿cuál es la fór­mu­la de tu ora­ción co­ti­dia­na? Aquel no quie­re que­dar en evi­den­cia an­te la so­lu­ción tan sim­ple que da Jesús, y por eso pre­gun­ta: “¿Quién es mi pró­ji­mo?”. Es pro­ba­ble que en ver­dad no lo su­pie­ra, al me­nos no en el sen­ti­do en que Jesús se lo ex­pli­ca­rá.

En la na­rra­ti­va de la pa­rá­bo­la del “buen sa­ma­ri­tano” con la que Jesús en­se­ña a los pre­sen­tes, pre­gun­ta al le­ga­lis­ta no quién era, sino quién se hi­zo pró­ji­mo, por­que nues­tra re­la­ción con los de­más no exis­te de ma­ne­ra es­tá­ti­ca; hay que crear­la ––y de ma­ne­ra par­ti­cu­lar con los que se en­cuen­tran en des­ven­ta­ja o ne­ce­si­dad–– sin dis­tin­cio­nes de ra­za o de cre­do.

¿No­so­tros qué lee­mos en es­te Evan­ge­lio?

Que nos co­rres­pon­de “ha­cer­nos pró­ji­mos”, acer­car­nos a cual­quie­ra que ten­ga ne­ce­si­dad de ayu­da. El sa­cer­do­te y el le­vi­ta, ata­dos o ideo­lo­gi­za­dos por pres­crip­cio­nes de pu­re­za, pa­sa­ron de lar­go pen­san­do que al con­tac­to con la san­gre se con­ta­mi­na­rían. No­so­tros “no pa­se­mos de lar­go”; en cam­bio, trans­for­me­mos nues­tra men­ta­li­dad, su­pe­re­mos cual­quier con­di­cio­na­mien­to que nos im­pi­da ha­cer el amor. Si sa­be­mos que Dios es amor, rin­dá­mos­le cul­to sir­vien­do a nues­tros her­ma­nos con amor de ca­ri­dad.

Ora­ción:

Se­ñor Jesús, en mo­men­tos de mi vi­da me he com­por­ta­do co­mo el le­ga­lis­ta, te he pues­to a prue­ba y, con tal de no com­pro­me­ter­me en las ne­ce­si­da­des de los de­más, he es­pi­ri­tua­li­za­do mi re­li­gión; creo que tam­bién soy co­mo el sa­cer­do­te y el le­vi­ta. Al es­cu­char tu Pa­la­bra de hoy, me vi­nie­ron en cas­ca­da mu­chas de las oca­sio­nes en que he pa­sa­do de lar­go, jus­ti­fi­cán­do­me en la pri­sa que lle­vo por lle­gar a… cual­quier par­te; o li­brán­do­me de la res­pon­sa­bi­li­dad in­me­dia­ta de ayu­da al ne­ce­si­ta­do, di­cien­do que no me co­rres­pon­de aten­der esas emergencia­s de mis her­ma­nos. Ayú­da­me a cam­biar mi men­ta­li­dad, a no pa­sar de lar­go y a go­zar de la ex­pe­rien­cia de amar al caído.

Per­mi­te que jun­to con los míos, des­de nues­tro ho­gar, sea­mos pró­ji­mos pa­ra no­so­tros y pa­ra cual­quie­ra que en­con­tre­mos en nues­tro ca­mino. Da­nos la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra des­cu­brir a quie­nes ya ni si­quie­ra tie­nen alien­to pa­ra pe­dir au­xi­lio. Amén.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico