Corredor Industrial

Mer­ca­do de agua

“No pue­des cru­zar el mar sim­ple­men­te po­nién­do­te de pie y mi­ran­do el agua”. Ra­bin­dra­nath Ta­go­re

- Ja­que Ma­te Ser­gio Sar­mien­to Twit­ter: @Ser­gioSar­mien­to Business · Ecology · Este · Tijuana · Playas de Rosarito · Mexico · Andrés Manuel López Obrador · Mexico City · Ensenada · Mexican Institute of Water Technology

Po­lí­ti­cos han he­cho creer que la es­ca­sez de agua es na­tu­ral, que de­be­mos apren­der a vi­vir con cor­tes y dis­tri­bu­ción por pi­pas. Pe­ro no.

Es­te fin de se­ma­na hu­bo un cor­te de agua en la de­le­ga­ción de La Mi­sión, mu­ni­ci­pio de En­se­na­da, Ba­ja Ca­li­for­nia. No es ra­ro. Se ha he­cho co­mún en los úl­ti­mos años que se sus­pen­da el ser­vi­cio en dis­tin­tos lu­ga­res del es­ta­do. A ve­ces por in­su­fi­cien­cia en la elec­tri­ci­dad, que afec­ta el fun­cio­na­mien­to de las bom­bas, o por pro­ble­mas en la in­fra­es­truc­tu­ra de acue­duc­tos, el pro­ble­ma se re­pi­te cons­tan­te­men­te.

De he­cho, las au­to­ri­da­des han es­ta­ble­ci­do pro­gra­mas de “tan­deos” o “pau­sas” en la dis­tri­bu­ción en Tijuana y Ro­sa­ri­to, lo cual sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca cor­tes de­li­be­ra­dos del su­mi­nis­tro de agua. Es­tos cor­tes ge­ne­ran un mer­ca­do negro de agua a tra­vés de pi­pas que afec­ta a po­bres y ri­cos, pe­ro que na­tu­ral­men­te daña más a los más po­bres.

Ba­ja Ca­li­for­nia es uno de los es­ta­dos más ári­dos de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, pe­ro esa no es la ra­zón de la ac­tual es­ca­sez de agua. Du­ran­te años se han apli­ca­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas mio­pes que pro­mue­ven el des­per­di­cio y de­jan sin re­cur­sos a los sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción de agua pa­ra re­pa­rar fu­gas y me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra. Es­ta es la ra­zón de la es­ca­sez.

Mu­cho se ha di­cho que el agua es de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra so­me­ter­la al mer­ca­do. Pe­ro es­te es un gran error. El agua es tan im­por­tan­te que re­sul­ta in­sen­sa­to sa­car­la de un mer­ca­do que im­po­ne re­glas de efi­cien­cia. El re­sul­ta­do lo es­ta­mos vien­do hoy en Ba­ja Ca­li­for­nia: es­ca­sez y mer­ca­dos ne­gros en que el agua se dis­tri­bu­ye en pi­pas en lu­gar de re­des y al­can­za cos­tos prohi­bi­ti­vos pa­ra los más po­bres.

La de­ci­sión del Go­bierno Fe­de­ral de sus­pen­der la cons­truc­ción de la plan­ta de cer­ve­za de Cons­te­lla­tion Brands es un ejem­plo más de la mio­pía que aca­ba cos­tan­do más a los más po­bres. Es­ta plan­ta ha­bría uti­li­za­do 5.8 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua al año, o 0.2% de los 2,555 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos asig­na­dos a Me­xi­ca­li, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2018 por el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Tec­no­lo­gía del Agua de la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les, Se­mar­nat.

El pro­yec­to, sin em­bar­go, con­si­de­ra­ba una in­ver­sión im­por­tan­te en la que­bran­ta­da in­fra­es­truc­tu­ra hí­dri­ca del mu­ni­ci­pio, lo cual ase­gu­ra­ba que el uso del agua de la nue­va plan­ta se­ría cuan­do me­nos neu­tro en la dis­po­ni­bi­li­dad to­tal. La can­ce­la­ción de la plan­ta im­pi­de la rea­li­za­ción de la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y es­to sig­ni­fi­ca que con­ti­nua­rán las pér­di­das de agua equi­va­len­tes a cuan­do me­nos la can­ti­dad que ha­bría uti­li­za­do la cer­ve­ce­ra.

Un sis­te­ma de mer­ca­do con pre­cios trans­pa­ren­tes y equi­ta­ti­vos pa­ra to­do el con­su­mo de agua, que ge­ne­ra­ra in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar las in­ver­sio­nes que se re­quie­ren en in­fra­es­truc­tu­ra, se­ría ideal pa­ra re­sol­ver de fon­do los pro­ble­mas de agua de Ba­ja Ca­li­for­nia y del res­to del país. Pe­ro no.

Las au­to­ri­da­des tie­nen un com­ple­jo sis­te­ma de co­bros, con sub­si­dios y pre­cios di­fe­ren­cia­dos por vo­lu­men de con­su­mo o por uso del agua, el cual ge­ne­ra con­fu­sión y des­per­di­cio, además de que no per­mi­te con­tar con los re­cur­sos pa­ra man­te­ner la in­fra­es­truc­tu­ra en ni­ve­les óp­ti­mos.

A la po­bla­ción, los po­lí­ti­cos le han he­cho creer que la es­ca­sez de agua es na­tu­ral, que de­be­mos apren­der a vi­vir con cor­tes y dis­tri­bu­ción por pi­pas. Pe­ro no. En to­do el mun­do hay ejem­plos de sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción de agua que re­co­no­cen la efi­cien­cia de los mer­ca­dos y la apro­ve­chan pa­ra dar un me­jor ser­vi­cio al pú­bli­co. Se­ría im­por­tan­te apren­der de ellos.

¿Re­nun­ciar?

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pro­me­tió que se iría a su ran­cho si más de 100 mil pro­tes­ta­ban en su con­tra. Mi­les se ani­ma­ron a acu­dir a una mar­cha el 3 de oc­tu­bre en la Ciudad de Mé­xi­co. Fue­ron cin­co mil, di­jo el go­bierno ca­pi­ta­lino. Más de 100 mil, afir­ma­ron los or­ga­ni­za­do­res. Al fi­nal da igual. Un go­bierno elec­to de­mo­crá­ti­ca­men­te no de­be re­nun­ciar por una ma­ni­fes­ta­ción.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico