Corredor Industrial

Sor Di­na

- Ca­tón Sayyid · Damocles · Una · Paul Gauguin

Don Chin­gue­tas y do­ña Ma­ca­lo­ta asis­tie­ron a una fies­ta, y el cas­qui­vano se­ñor em­pi­nó el co­do más de lo que aguan­ta­ba el res­to de su hu­ma­ni­dad. Así, se vio im­po­si­bi­li­ta­do de ma­ne­jar de vuel­ta a ca­sa. Pa­ra col­mo do­ña Ma­ca­lo­ta no lle­va­ba sus len­tes, de mo­do que tam­po­co po­día con­du­cir. De­ci­die­ron en­ton­ces pa­sar la no­che en un ho­tel cer­cano. El en­car­ga­do de la re­cep­ción, em­pe­ro, se ne­gó a ad­mi­tir­los. No traían equi­pa­je, les di­jo. Se­gu­ra­men­te no eran ma­ri­do y mu­jer, y aquel era un ho­tel de­cen­te, no de pa­so. “¿Ya ves en qué lío nos has me­ti­do por em­bo­rra­char­te? -le re­cla­mó do­ña Ma­ca­lo­ta, exas­pe­ra­da a su ma­ri­do-. ¡Eres un ebrio irres­pon­sa­ble!”. “¡La cul­pa la tie­nes tú, idio­ta! -re­bu­fó con eno­jo don Chin­gue­tas-. ¿Por qué no tra­jis­te tus an­te­ojos?”. “¡Bru­to!” -le gri­tó do­ña Ma­ca­lo­ta. “¡Men­te­ca­ta!” -ri­pos­tó don Chin­gue­tas. “Ten­gan su lla­ve -les di­jo en ese pun­to el de la re­cep­ción-. Ya veo que son ca­sa­dos”... Ge­ne­ral­men­te el nom­bre se pro­nun­cia “Da­mo­cles”. Otros, en cam­bio, ha­cen es­drú­ju­lo el ape­la­ti­vo y di­cen “Dá­mo­cles”. Así lo re­gis­tra el Pa­dre Erran­do­nea en su clá­si­co “Dic­cio­na­rio del mun­do clá­si­co”. Ese tal Dá­mo­cles -Da­mo­cles- fue in­vi­ta­do a un ban­que­te por Dio­ni­sio, go­ber­na­dor de Si­ra­cu­sa, quien hi­zo po­ner so­bre su ca­be­za una es­pa­da que en cual­quier mo­men­to po­día caer so­bre él. Con eso que­ría mos­trar­le la fra­gi­li­dad y con­tin­gen­cia de las cosas hu­ma­nas. Es de pen­sar­se que Da­mo­cles -Dá­mo­cles- no dis­fru­tó el con­vi­vio, sino an­tes bien las vian­das se le in­di­ges­ta­ron por la ame­na­za del ar­ma le­tal. Yo pien­so que el co­ro­na­vi­rus se­gui­rá pen­dien­do so­bre no­so­tros co­mo aque­lla es­pa­da. Des­de lue­go hoy las cien­cias ade­lan­tan que es una bar­ba­ri­dad, y de seguro se en­con­tra­rá la va­cu­na pa­ra pre­ve­nir el omi­no­so mal, pe­ro en­tre­tan­to el fe­men­ti­do bi­cho, o lo que sea, nos se­gui­rá ace­chan­do. Yo, co­mo la se­ño­ra del Po­tre­ro, re­zo pa­ra que no me va­ya a pi­car ese ani­mal. Aun así no de­ses­pe­ro. Al mal tiem­po le pon­go bue­na ca­ra y pro­cu­ro ha­cer de es­ta oca­sión una opor­tu­ni­dad pa­ra apre­ciar más la vi­da que re­ci­bí sin me­re­cer­la, pa­ra es­tar más cer­ca de los míos, aun­que sea des­de le­jos, y pa­ra man­te­ner­me ac­ti­vo de es­pí­ri­tu y de cuer­po en me­dio de es­ta inac­ti­vi­dad... Sor Di­na, la ecó­no­ma del con­ven­to, acos­tum­bra­ba ha­cer una lis­ta de sus pe­ca­dos al ir a con­fe­sar­se, pues era al mis­mo tiem­po es­cru­pu­lo­sa de con­cien­cia y fla­ca de me­mo­ria. Una tar­de em­pe­zó a leer en el con­fe­so­na­rio: “Tres ki­los de pa­pas; una ca­ja de ga­lle­tas; un litro de acei­te.”. “¡San­to Dios! -se in­te­rrum­pió azo­ra­da-. ¡Le di mis pe­ca­dos al hom­bre que nos sur­te la des­pen­sa!”... Sir High­rump, fa­mo­so ex­plo­ra­dor al ser­vi­cio de la Real So­cie­dad Car­to­grá­fi­ca, lle­gó en com­pa­ñía de su fiel cria­do We­llen Do­wed a una re­mo­ta is­la en los Ma­res del Sur, don­de la mano del hom­bre blan­co ja­más ha­bía pues­to el pie. Ahí el gran aven­tu­re­ro co­no­ció a una is­le­ña pa­re­ci­da a las que Gau­guin in­mor­ta­li­zó con su pin­cel (usa­ba va­rios). La jo­ven na­ti­va te­nía la inocen­cia del pa­raí­so, de mo­do que se sor­pren­dió bas­tan­te cuan­do el au­daz ex­plo­ra­dor se pre­sen­tó an­te ella in pu­ris na­tu­ra­bi­lis, es­to es de­cir sin ves­ti­men­ta al­gu­na. Con su can­dor an­gé­li­co le pre­gun­tó qué era aque­llo que te­nía y que no te­nía ella. “So­la­men­te yo ten­go esa par­te -le di­jo el aven­tu­re­ro-. Nin­gún otro hom­bre más que yo la tie­ne en es­tas is­las ni en otra par­te al­gu­na del Im­pe­rio de Su Ma­jes­tad Bri­tá­ni­ca”. Días des­pués la in­ge­nua is­le­ña le re­cla­mó a sir High­rump: “Me di­jis­te que na­da más tú tie­nes esa par­te, y des­cu­brí que tam­bién la tie­ne We­llen Do­wed”. To­sió el ex­plo­ra­dor y con­tes­tó: “Es que yo ten­go dos, y le pres­té una a We­llen”. Re­pli­có la mu­cha­cha: “Pues eres un ton­to. Le pres­tas­te la me­jor”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico