Corredor Industrial

Su­mi­sa Cor­te

- Jesús Sil­va-Herzog

Te­nien­do fren­te a sí, un pro­yec­to tan po­pu­lar co­mo abe­rran­te, la Cor­te de­ci­dió fal­tar a su res­pon­sa­bi­li­dad y con­gra­ciar­se con el Eje­cu­ti­vo.

Las ins­ti­tu­cio­nes ayu­dan a pre­ser­var la de­cen­cia de­mo­crá­ti­ca, di­ce Ti­moth Sny­der en el lú­ci­do pan­fle­to con­tra la ti­ra­nía que pu­bli­có tras la vic­to­ria de Do­nald Trump. Pe­ro esas es­truc­tu­ras no sue­len cui­dar­se a sí mis­mas. No de­be­mos con­fiar que quie­nes ha­blan en su nom­bre sean cus­to­dios de sus va­lo­res y de sus prin­ci­pios. Ha­bría, más bien, que sos­pe­char de ellos en mo­men­tos crí­ti­cos. Pue­den ser tor­pes pa­ra apre­ciar la ame­na­za de los au­tó­cra­tas po­pu­la­res; tien­den a aco­mo­dar­se al ré­gi­men que los in­ti­mi­da cre­yen­do que la su­mi­sión es­tra­té­gi­ca pue­de sal­var­las; son mio­pes, se tra­gan los an­zue­los que les ofre­ce el dés­po­ta y mu­chas ve­ces, sim­ple­men­te co­bar­des pa­ra en­ca­rar al enemi­go de los equi­li­brios.

La dis­cu­sión so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la con­sul­ta po­pu­lar pa­ra en­jui­ciar a los ex­pre­si­den­tes puso a prue­ba la in­de­pen­den­cia, la lu­ci­dez y el de­co­ro de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. No sa­lió ai­ro­sa de nin­gu­na de ellas. Tres fra­ca­sos de un tri­bu­nal que se mues­tra su­mi­so, en­re­da­do e in­digno. Te­nien­do fren­te a sí, un pro­yec­to tan po­pu­lar co­mo abe­rran­te, la Cor­te de­ci­dió fal­tar a su res­pon­sa­bi­li­dad y con­gra­ciar­se con el Eje­cu­ti­vo. Lo di­jo con ad­mi­ra­ble cla­ri­dad el mi­nis­tro Luis Ma­ría Agui­lar quien des­cri­bió la pro­pues­ta co­mo un “con­cier­to de in­cons­ti­tu­cio­na­li­da­des.” Eso era. Rup­tu­ra de los prin­ci­pios ele­men­ta­les de un ré­gi­men de le­yes.

La ar­gu­men­ta­ción del mi­nis­tro Zal­dí­var fue una lú­ci­da de­fen­sa de la su­bor­di­na­ción. La in­te­li­gen­cia pues­ta al ser­vi­cio de la ob­se­cuen­cia. El juez con­ci­be a la Cor­te co­mo un acom­pa­ñan­te del pro­yec­to del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor. Lo di­jo con to­das sus le­tras po­co des­pués de la elec­ción del 18: los jue­ces de­be­mos es­cu­char el men­sa­je de las ur­nas. Lo de­fen­dió el jue­ves pa­sa­do con su vo­to. El juez ca­mi­nan­do tras la pis­ta del go­ber­nan­te. Que las for­ma­li­da­des de la ley no es­tor­ben la mar­cha de la Jus­ti­cia. La Cor­te de­be ser otro agen­te po­lí­ti­co y no un me­ro de­fen­sor de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Los ar­gu­men­tos del mi­nis­tro apli­can un li­ge­ro bar­niz ju­rí­di­co a la re­tó­ri­ca lo­pe­zo­bra­do­ris­ta. Es­cu­char ese mi­me­tis­mo es una des­gra­cia de la re­pú­bli­ca. El mi­nis­tro pre­si­den­te ac­tua­ría bien si fue­ra Se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, si fue­ra ese con­se­je­ro le­gal que el pre­si­den­te no tie­ne. Es­cu­char al pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia ac­tuar co­mo de­fen­sor de las lim­pias in­ten­cio­nes del Eje­cu­ti­vo es un es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so. Cuan­do el juez cons­ti­tu­cio­nal ha­bla con la mis­ma voz que usan los po­lí­ti­cos, cuan­do per­mi­te que su len­gua­je sea se­cues­tra­do por la re­tó­ri­ca del pa­la­cio y de la pla­za, cuan­do es in­ca­paz de apor­tar la pa­la­bra del de­re­cho, su in­ter­ven­ción más que tri­vial, es no­ci­va. Esa me pa­re­ce la gran tra­ge­dia de la Cor­te de Ar­tu­ro Zal­dí­var.

Pa­ra res­pal­dar al Eje­cu­ti­vo, la ma­yo­ría de los mi­nis­tros de­ci­dió ser­vir de intérprete, no de la Cons­ti­tu­ción, sino de la in­ten­ción del pre­si­den­te. ¿Qué ha­brá que­ri­do pro­po­ner Ló­pez Obra­dor? ¿Có­mo po­dre­mos ser­vir a su de­seo? Trans­gre­dien­do abier­ta­men­te sus fa­cul­ta­des, la Cor­te pro­pu­so una pre­gun­ta que no tie­ne ya na­da que ver con lo que re­ci­bió del Se­na­do. No es una me­jo­ra. No veo ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca ni mu­cho me­nos in­te­li­gen­cia en la sa­li­da po­lí­ti­ca de los jue­ces. Cuan­do los jue­ces ha­cen gri­lla, cuan­do ha­cen cálcu­los de sim­pa­tías y ven­ta­jas pro­du­cen ade­fe­sios co­mo los que nos en­tre­gó el má­xi­mo tri­bu­nal el jue­ves pa­sa­do. “¿Es­tas de acuer­do o no en que se lle­ven a ca­bo las ac­cio­nes per­ti­nen­tes, con ape­go al mar­co Cons­ti­tu­cio­nal y le­gal, pa­ra em­pren­der un pro­ce­so de es­cla­re­ci­mien­to de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas to­ma­das en los años pa­sa­dos por los ac­to­res po­lí­ti­cos, en­ca­mi­na­do a ga­ran­ti­zar la jus­ti­cia y los de­re­chos de las po­si­bles víc­ti­mas?”

La pre­gun­ta co­lo­ca a Can­tin­flas co­mo teó­ri­co del “cons­ti­tu­cio­na­lis­mo trans­for­ma­dor” del que ha­bla el lo­pe­zo­bra­do­ris­ta. La pre­gun­ta que se sa­ca­ron de la man­ga los jue­ces (y que, in­sis­to, trans­gre­de su com­pe­ten­cia) no so­la­men­te es ri­dí­cu­la, es un en­ga­ño. Si la pre­gun­ta que atien­den los vo­tan­tes no es clara, si la con­se­cuen­cia de su in­ter­ven­ción no es ob­via pa­ra quien res­pon­de, la con­sul­ta es una far­sa. La con­sul­ta es de­ci­sión o no es na­da. Gra­cias a la ma­ro­me­ta de la Su­mi­sa Cor­te, el ins­tru­men­to na­ce­rá co­mo un en­ga­ño. Con tal de dar­le un ob­se­quio al pre­si­den­te, el tri­bu­nal nos con­vo­ca a una far­sa.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico