Corredor Industrial

¿Co­bran im­por­tan­cia ro­bots en pan­de­mia?

» Pe­se a la ta­rea fa­ci­li­ta­do­ra que rea­li­zan, aún no se sa­be si las má­qui­nas di­se­ña­das pa­ra in­ter­ac­tuar y acom­pa­ñar a las per­so­nas lle­ga­ron pa­ra que­dar­se des­pués del Co­vid-19

- Montse Hi­dal­go Pé­rez

Las má­qui­nas di­se­ña­das pa­ra in­ter­ac­tuar con hu­ma­nos en ta­reas de cui­da­dos y acom­pa­ña­mien­to han co­bra­do es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo du­ran­te la cri­sis del co­ro­na­vi­rus, pe­ro tam­bién ge­ne­ran du­das.

An­tes de la pan­de­mia, era nor­mal to­par con Pep­per en fe­rias y con­gre­sos. El hu­ma­noi­de a una ta­blet pe­ga­do, pre­sen­ta­do por Soft­bank Ro­bo­tics en 2014, es un ro­bot so­cial de ma­nual: re­co­no­ce ca­ras y emo­cio­nes bá­si­cas y es­tá op­ti­mi­za­do pa­ra la in­ter­ac­ción con hu­ma­nos.

Las mis­mas ha­bi­li­da­des que an­tes le con­ver­tían en pun­to de in­for­ma­ción y sim­pá­ti­co re­cla­mo pa­ra vi­si­tan­tes le han per­mi­ti­do aho­ra pre­sen­tar­se co­mo un alia­do con­tra el co­ro­na­vi­rus.

En Hun­gría hay Pep­pers que se en­car­gan de re­ci­bir a los pa­cien­tes en los hos­pi­ta­les. En Ale­ma­nia vi­gi­lan que na­die va­ya por el su­per­mer­ca­do sin mas­ca­ri­lla. En To­kio ha re­ci­bi­do y acom­pa­ña­do a los pa­cien­tes que cum­plían cua­ren­te­na en ho­te­les.

“Los ro­bots so­cia­les han en­con­tra­do una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra ju­gar un rol fun­da­men­tal en la pan­de­mia”, ase­gu­ra Lau­ra Ay­me­rich, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra que ha cen­tra­do sus úl­ti­mos tra­ba­jos en el es­tu­dio del pa­pel de es­tas má­qui­nas en el con­tex­to ac­tual.

La ex­per­ta iden­ti­fi­ca tres fun­cio­nes fun­da­men­ta­les: ayu­dan a man­te­ner la dis­tan­cia so­cial al asu­mir ta­reas que de otro mo­do im­pli­ca­rían in­ter­ac­ción en­tre hu­ma­nos, co­mo lle­var la co­mi­da al pa­cien­te; ali­vian la so­le­dad de quie­nes se ven en­ce­rra­dos en sus ca­sas o en la habitación de un hos­pi­tal; y pue­den en­car­gar­se de ase­gu­rar en­tor­nos li­bres de con­ta­gio, por ejem­plo, mo­ni­to­ri­zan­do el uso de mas­ca­ri­llas.

La pro­pia Soft­bank ha apro­ve­cha­do el ti­rón pa­ra sub­ra­yar las ha­bi­li­da­des de su an­droi­de es­tre­lla en es­tos tiem­pos. Se­gún de­ta­llan en su web, Pep­per pue­de re­trans­mi­tir con­se­jos mé­di­cos, au­to­ma­ti­zar ta­reas re­pe­ti­ti­vas de mé­di­cos y en­fer­me­ras, ser­vir de víncu­lo en­tre pa­cien­tes y fa­mi­lias, eli­mi­nar in­ter­ac­cio­nes es­tre­san­tes y en­tre­te­ner a los ni­ños, fa­ci­li­tan­do el tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. Y, por si fue­ra po­co, “Pep­per es fá­cil de lim­piar y de­sin­fec­tar”. Bas­ta pa­sar­le una toa­lli­ta con al­cohol.

De otros ti­pos y fun­cio­nes

Pe­ro no to­do son hu­ma­noi­des en el fren­te de ba­ta­lla con­tra la pan­de­mia. Te­mi es una suer­te de Ale­xa con pan­ta­lla y rue­das, que aho­ra dis­tri­bu­ye gel hi­dro­al­cohó­li­co y to­ma la tem­pe­ra­tu­ra. Cruzr es una mez­cla de re­sul­ta­do alie­ní­ge­na en­tre los dos an­te­rio­res que desem­pe­ña ta­reas pa­re­ci­das en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Am­be­res. Y en el en­torno más ín­ti­mo y de acom­pa­ña­mien­to, los ro­bots so­cia­les pue­den adop­tar for­ma ani­mal, co­mo el pe­rro Ai­bo o la fo­ca Pa­ro.

“Aun­que al­gu­nas ve­ces an­tro­po­mor­fi­za­mos a los ro­bots de as­pec­to más me­cá­ni­co y nos re­la­cio­na­mos con ellos co­mo si fue­ran se­res vi­vos, los ro­bots que tie­nen apa­rien­cia más hu­ma­na o ani­mal son tal vez más pro­pen­sos a des­per­tar en no­so­tros res­pues­tas co­mo afec­to, pla­cer y em­pa­tía”, ex­pli­ca Simon Cogh­lan, in­ves­ti­ga­dor del cen­tro pa­ra la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la éti­ca di­gi­tal de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne.

El que esas in­ter­ac­cio­nes es­tén me­dia­das por sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos no so­lo es im­por­tan­te con vis­tas a una ma­yor in­te­gra­ción de los ro­bots so­cia­les. Aún lle­va­mos po­co tiem­po in­ter­ac­tuan­do con es­tas má­qui­nas, pe­ro de acuer­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes de Cogh­lan, te­ne­mos mo­ti­vos pa­ra pen­sar que “los ro­bots so­cia­les pue­den afec­tar a la vir­tud”. Por ejem­plo, aun­que no po­de­mos he­rir o cau­sar su­fri­mien­to a Pa­ro — no ex­pe­ri­men­ta do­lor ni tie­ne sen­ti­mien­tos—, nor­ma­li­zar con­duc­tas abu­si­vas ha­cia él pue­de afec­tar al mo­do en que nos re­la­cio­na­mos con otros hu­ma­nos y ani­ma­les.

Pa­ra pre­ve­nir es­to, el ex­per­to su­gie­re que el di­se­ño de es­tos ro­bots in­cor­po­re res­pues­tas po­si­ti­vas al afec­to y ne­ga­ti­vas al abu­so ver­bal o fí­si­co. “Sin em­bar­go, es­te mis­mo di­se­ño pue­de tam­bién fa­vo­re­cer la cruel­dad. Des­pués de to­do, el he­cho de que los hu­ma­nos y ani­ma­les ex­pre­sen do­lor o tris­te­za es lo que lle­va a al­gu­nas per­so­nas a ser des­agra­da­bles o dis­fru­tar per­ver­sa­men­te de su su­fri­mien­to”, ra­zo­na.

En es­te con­tex­to, hay quien abo­ga por es­ta­ble­cer le­yes que pro­te­jan a es­tos fu­tu­ros ro­bots ca­si vi­vos, mien­tras que otros plan­tean la ne­ce­si­dad de con­de­nar so­cial­men­te esas con­duc­tas y en­se­ñar a los ni­ños a tra­tar con ama­bi­li­dad a las má­qui­nas.

“An­te cual­quier en­te que di­se­ñes con ras­gos an­tro­po­mór­fi­cos, la ten­den­cia del hu­mano es ver ahí a un ser vi­vo”, ex­pli­ca Ay­me­rich. Es­ta pre­dis­po­si­ción tie­ne do­ble fi­lo en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal: además de ca­ri­ño y em­pa­tía, el ro­bot pue­de ins­pi­rar una olea­da mie­do y re­cha­zo que con­tras­ta con la acep­ta­ción que rei­na en paí­ses co­mo Ja­pón y Chi­na. Es­tos te­mo­res son, se­gún la in­ves­ti­ga­do­ra, par­cial­men­te res­pon­sa­bles de que el uso de ro­bots so­cia­les no es­té tan ex­ten­di­do co­mo nos gus­ta­ría en es­tos mo­men­tos de ne­ce­si­dad.

“Siem­pre ha ha­bi­do mu­cha re­sis­ten­cia a los ro­bots. Es­to es­tá aso­cia­do a la tra­di­ción de cien­cia fic­ción y tam­bién al ti­po de re­li­gión que te­ne­mos. El he­cho de crear un en­te que se pa­rez­ca a un hu­mano pue­de con­lle­var un cas­ti­go de Dios en nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo”, pre­ci­sa.

La pan­de­mia les brin­da aho­ra la opor­tu­ni­dad de de­jar de pre­sen­tar­se co­mo una ame­na­za —pa­ra no­so­tros, pa­ra nues­tro em­pleo— y de­mos­trar que pue­den ac­tuar co­mo alia­dos. Pe­ro el mie­do atá­vi­co no es la úni­ca preo­cu­pa­ción que des­pier­tan es­tas má­qui­nas. Mu­chas de ellas in­cor­po­ran cá­ma­ras, mi­cró­fo­nos y sen­so­res que per­mi­ten al ro­bot in­ter­ac­tuar con el ex­te­rior pe­ro tam­bién abren una ven­ta­na más a nues­tra ya ame­na­za­da pri­va­ci­dad.

“Ahí hay un te­ma éti­co que de­be ana­li­zar­se”, ad­mi­te Ay­me­rich. Sin em­bar­go, el al­can­ce de los da­ños que pue­den cau­sar los ro­bots so­cia­les, ma­ti­za la in­ves­ti­ga­do­ra, es­tá aún li­mi­ta­do por sus es­ca­sas fun­cio­na­li­da­des. “De mo­men­to mi im­pre­sión es que es­tas má­qui­nas son bas­tan­te bá­si­cas”, zan­ja.

Pre­cios no tan ac­ce­si­bles

Por lo pron­to, no es­tá tan cla­ro que los ro­bots so­cia­les ha­yan lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Aun­que la pan­de­mia les ha de­vuel­to un pro­ta­go­nis­mo que ha­bían ido per­dien­do pa­sa­do el en­tu­sias­mo ini­cial que des­per­ta­ron má­qui­nas co­mo Pep­per, su per­ma­nen­cia depende de que am­plíen sus ha­bi­li­da­des y, en un sen­ti­do más mun­dano, de que ba­jen sus pre­cios.

Se­gún las webs de sus fa­bri­can­tes Pa­ro su­pe­ra los 5,000 eu­ros y Te­mi ron­da los 3,400 eu­ros. Cruzr pue­de com­prar­se en dis­tri­bui­do­res au­to­ri­za­dos por no me­nos de 25,000 eu­ros. “Si no avan­zan bas­tan­te la fun­cio­na­li­dad y no se re­du­ce mu­chí­si­mo el pre­cio, yo ten­go du­das de si real­men­te van a sa­lir ade­lan­te”, sen­ten­cia Ay­me­rich.

Cogh­lan, por su par­te, ima­gi­na un fu­tu­ro si­mi­lar al re­tra­to de pe­lí­cu­las co­mo Star Wars o Yo, Ro­bot don­de los ro­bots es­pe­cia­li­za­dos en ta­reas más o me­nos avan­za­das y so­cia­les no sean na­da del otro mun­do.

“Cuan­do nos ro­deen los ro­bots, po­dre­mos dis­cri­mi­nar en­tre aque­llos que son sir­vien­tes o me­ras má­qui­nas y los que son más próximos a hu­ma­nos o ani­ma­les en el mo­do en que los tra­ta­mos”, va­ti­ci­na.

¿Con­fia­re­mos más de la cuen­ta en ellos? ¿Des­cui­da­re­mos, por ejem­plo, a nues­tros ma­yo­res cuan­do ten­gan un ro­bot que les atien­da y acom­pa­ñe? “El te­ma es que ya les he­mos des­cui­da­do. La si­tua­ción ideal se­ría que no lo hi­cié­ra­mos, que les vi­si­tá­se­mos y les tu­vié­se­mos en ca­sa. Pe­ro la reali­dad nos di­ce otra co­sa y si los ro­bots pue­den ayu­dar a pa­liar un po­co esa so­le­dad, bien­ve­ni­dos”, ra­zo­na Ay­me­rich.

››Siem­pre ha ha­bi­do mu­cha re­sis­ten­cia a los ro­bots. Es­to es­tá aso­cia­do a la tra­di­ción de cien­cia fic­ción y tam­bién al ti­po de re­li­gión que te­ne­mos.‹‹

Lau­ra Ay­me­rich In­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra

 ??  ?? El ro­bot hu­ma­noi­de Pep­per en un ho­tel de­sig­na­do pa­ra aco­mo­dar a en­fer­mos de co­ro­na­vi­rus en To­kio./ Foto: Is­sei Ka­to
El ro­bot hu­ma­noi­de Pep­per en un ho­tel de­sig­na­do pa­ra aco­mo­dar a en­fer­mos de co­ro­na­vi­rus en To­kio./ Foto: Is­sei Ka­to
 ?? Foto: El País ?? Dos ro­bots Pa­ro, di­se­ña­dos pa­ra el es­tí­mu­lo de pa­cien­tes con de­men­cia, alz­hei­mer y otros tras­tor­nos cog­ni­ti­vos en una re­si­den­cia de ma­yo­res de Yo­koha­ma, Ja­pón. /
Foto: El País Dos ro­bots Pa­ro, di­se­ña­dos pa­ra el es­tí­mu­lo de pa­cien­tes con de­men­cia, alz­hei­mer y otros tras­tor­nos cog­ni­ti­vos en una re­si­den­cia de ma­yo­res de Yo­koha­ma, Ja­pón. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico