De­te­ner la apla­na­do­ra

Corredor Industrial - - AM2 - Jorge A. Meléndez bench­mark@re­for­ma.com Twitter: @jor­ge­me­len­dez

os que ve­mos con preo­cu­pa­ción las te­rri­bles ideas de la 4T y su enor­me rit­mo de des­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal y ope­ra­ti­va coin­ci­di­mos en la im­por­tan­cia de que Mo­re­na pier­da la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Dipu­tados en 2021.

LPa­ra po­ner aun­que sea un di­que­ci­to a es­ta te­rri­ble com­bi­na­ción, por­que co­mo me di­jo ha­ce po­co un al­to di­ri­gen­te em­pre­sa­rial: “Al pa­so que va­mos, Mé­xi­co per­de­rá una ge­ne­ra­ción en­te­ra”.

Cuan­do me­nos. Por­que AMLO ha si­do con­sis­ten­te.

Ha cum­pli­do lo que pro­me­tió des­de su dis­cur­so de to­ma de po­se­sión: “Apli­ca­re­mos rá­pi­do, muy rá­pi­do, los cam­bios po­lí­ti­cos y so­cia­les pa­ra que si en el futuro nues­tros ad­ver­sa­rios nos ven­cen, les cues­te mu­cho tra­ba­jo dar mar­cha atrás a lo que con­si­ga­mos”.

Más cla­ro ni el agua. Y lo ha re­pe­ti­do en to­dos sus “in­for­mes”. Li­te­ral­men­te. Hom­bre, peor aún: es­tá ace­le­ran­do el pa­so.

La pri­me­ra opor­tu­ni­dad ins­ti­tu­cio­nal pa­ra pa­rar es­ta apla­na­do­ra es­tá cer­qui­ta.

15 Gu­ber­na­tu­ras, 15 Con­gre­sos es­ta­ta­les y Alcaldías en 15 es­ta­dos. Y, so­bre to­do, los 300 dipu­tados de elec­ción di­rec­ta del Con­gre­so fe­de­ral.

La ta­rea es mo­nu­men­tal. Por­que el fa­vo­ri­to pa­ra las elec­cio­nes del 2021 es Mo­re­na. Y por mu­cho.

Tris­te­men­te, el mo­de­lo sim­plón de co­mu­ni­ca­ción al “pue­blo sa­bio” fun­cio­na. No im­por­tan ri­fas pa­ya­sas, men­ti­ras, cri­sis, in­se­gu­ri­dad, con­sul­tas o in­sul­tos: la apro­ba­ción de AMLO si­gue ron­dan­do el 50%.

Pe­ro no só­lo eso. Los mi­les de mi­llo­nes de pe­sos de dá­di­vas son efec­ti­vos. Apar­te, ope­ran bajo una to­tal os­cu­ri­dad y dis­cre­cio­na­li­dad que las con­ver­ti­rán en una má­qui­na elec­to­ral muuuy po­de­ro­sa. Pien­sa en un PRI de los 70s, pe­ro con es­te­roi­des.

Ga­nar­le a Mo­re­na se­rá en­ton­ces muy, pe­ro muy di­fí­cil. To­me­mos por ejem­plo los 300 dipu­tados de elec­ción di­rec­ta. Re­cien­te­men­te es­cu­ché a dos ana­lis­tas po­lí­ti­cos que han es­tu­dia­do los nú­me­ros.

En nú­me­ros re­don­dos el aná­li­sis va más o me­nos así:

* 100 dis­tri­tos son de Mo­re­na. Y ahí no hay na­da que ha­cer. “Ni el Pa­pa Fran­cis­co le ga­na a Mo­re­na en Tabasco”, me ex­pli­can.

* 50 son se­gu­ros pa­ra la opo­si­ción.

* En 50, Mo­re­na lle­va ven­ta­ja, pe­ro se po­dría com­pe­tir.

* 100 es­ta­rían en jue­go.

En es­tos úl­ti­mos 100 dis­tri­tos es don­de hay que me­ter­le to­dos los ki­los.

Y pa­ra ha­cer­lo se re­quie­re un tra­ba­jo in­ge­nie­ril de par­ti­dos, IP y ciu­da­da­nía. Por­que lo que le con­vie­ne a Mo­re­na es en­fren­tar a una opo­si­ción frag­men­ta­da. Si es­to pa­sa, arra­sa­rán.

Se re­que­ri­rán en­ton­ces alian­zas in­te­li­gen­tes y a la me­di­da. O sea, dis­tri­to por dis­tri­to. La ver­dad, lo­grar­lo no se­rá na­da fá­cil. No me que­da cla­ro que exis­ta la vo­lun­tad o que al­guien lo es­té ha­cien­do sis­te­má­ti­ca­men­te. Ah, y la com­ple­ji­dad de las re­glas pa­ra crear alian­zas tam­bién es­tor­ba.

Apar­te, los in­tere­ses de los par­ti­dos po­drían no estar bien ali­nea­dos con la de los ciu­da­da­nos que bus­can de­te­ner la des­truc­ción.

Y es que mien­tras un par­ti­do (por ejem­plo, Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano) pue­de ga­nar aun si pier­de la elec­ción en pre­rro­ga­ti­vas y en po­si­cio­nar­se pa­ra la elec­ción del 2024, es­to no bas­ta pa­ra Mé­xi­co.

Co­mo ad­vier­te otro em­pre­sa­rio: “Pa­re­ce que al­gu­nos par­ti­dos creen que lo im­por­tan­te es que ellos sal­gan a flo­te. Pe­ro no en­tien­den que si se hun­de el bar­co se hun­den to­dos los ca­ma­ro­tes”.

Exac­to.

Apar­te de es­tas alian­zas in­te­li­gen­tes en es­tos 100 dis­tri­tos, ha­brá que ele­gir bien a los can­di­da­to(a)s a Go­ber­na­do­res y Al­cal­des. Por­que esas elec­cio­nes siem­pre ja­lan a las vo­ta­cio­nes por el Con­gre­so.

De­ben nom­brar­se can­di­da­tos ca­ris­má­ti­cos que ten­gan em­pa­tía con la ba­se del elec­to­ra­do. Ahí don­de es­tá fuer­te Mo­re­na. Co­mo si es­to no fuera po­co, oja­lá sean tam­bién can­di­da­to(a)s pre­pa­ra­dos.

Pri­me­ro ga­nar la elec­ción, pe­ro lue­go go­ber­nar o le­gis­lar bien.

Mo­re­na no se va a que­dar con los bra­zos cru­za­dos.

Triple con­tra sen­ci­llo que elegirán a can­di­da­tos po­pu­la­res bien po­si­cio­na­dos. Por ejem­plo, la ex priis­ta Cla­ra Luz Flo­res po­dría ir por Nue­vo León y en­ca­be­za ac­tual­men­te las en­cues­tas.

Co­mo se apre­cia, es­tá en chino el re­to. No im­por­ta. Mé­xi­co ne­ce­si­ta pa­rar es­ta apla­na­do­ra de inep­ti­tud y des­truc­ción. El ob­je­ti­vo es cla­ro y la ta­rea se­rá ar­dua.

Oja­lá se lo­gre la en­co­mien­da. Fa­llar se­ría te­rri­ble.

Pos­da­ta. Ro­mo pro­me­te ooo­tra vez a la IP amor y paz. Y lue­go, ¡di­fi­cul­tan im­por­ta­ción de in­su­mos! La ne­ta, ven a la IP co­mo enemi­go. Te­rri­ble.

En po­cas pa­la­bras... “Una vic­to­ria sin pe­li­gro es co­mo un triun­fo sin glo­ria”. Pie­rre Cor­nei­lle, es­cri­tor francés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.