Corredor Industrial

Y, pues a ver de a có­mo nos to­ca

- Ve­lia Ma­ría Hon­to­ria Álvarez Una · Sayyid

Era ca­si la una de la tar­de, el sol agra­da­ble man­te­nía una tem­pe­ra­tu­ra sua­ve a pe­sar de ese ai­re ter­co que nos in­di­ca que ya el frio se ave­ci­na con to­das sus fa­ce­tas.

Ve­nia por el eje char­lan­do ven­tean­do la tris­te­za pa­ra que el ran­cho me die­ra bien­ve­ni­da; ya sen­tía la sá­bi­la ce­rran­do he­ri­das e ima­gi­na­ba los cac­tus con sus al­tas som­bras abra­zán­do­me co­mo so­lía ha­cer­lo ella, sin apu­ro y aten­ta sa­bo­rea­ba el pa­seo.

Trisrxcszz­zzz crashhhh rrrrr du­rí­si­mo el gol­pe inun­da­ba el mo­men­to con el cru­jir de fie­rros y el apu­ro de una adre­na­li­na acuo­sa, abo­rre­ga­da y pio­jo­sa que des­pe­dían dos fu­la­ni­tos me sal­ta­ron fren­te a la de­fen­sa en ple­na mar­cha; en se­gun­dos pu­de re­co­no­cer el su­ce­so; los ra­ta­mo­tos ha­bían he­cho de las su­yas, apli­que mi mano de­re­cha al cla­xon y gi­re con la iz­quier­da­sua­ve­ci­to- mi ar­ma­tos­te ame­na­za­dor; asus­ta­dos los ra­to­nes sol­ta­ron las bol­sas y se res­ba­la­ban en el pi­so pa­ra in­ten­tar en­trar a un frac­cio­na­mien­to; su­ma­do a és­te es­cán­da­lo -que ha­cía pa­ra­da a me­dio eje- mu­chas per­so­nas con sus vehícu­los ya es­ta­ban to­man­do me­di­das, unos los al­can­za­ban, otros to­ma­ban lo ro­ba­do pa­ra re­cu­pe­rar­lo a las chi­cas asus­ta­das que nos re­la­ta­ban des­pués, que cuando lle­ga­ban a la pa­ra­da del ca­mión con el fru­to ga­na­do de una ar­dua se­ma­na le­jos de los su­yos es­tos gu­sa­ne­jos las ame­dren­ta­ron con un cu­chi­llo pa­ra qui­tar­les los bol­sos.

Una ca­mio­ne­ta en la per­se­cu­ción se vio afec­ta­da, pues los ra­ton­ce­tes se em­ba­rra­ron en la de­fen­sa pos­te­rior de su vehícu­lo cuando es­te sin me­diar apu­ro nada más dio el “fre­nón” pa­ra que es­tos le­vi­ta­ran, por eso sin apu­ro y sin la­men­to el jo­ven se­ñor ba­jo de su co­che con sus mu­je­res asom­bra­das mien­tras él lo arre­gla­ba; no ha­bía la­men­to, era ale­gría pues apar­te de es­ta coor­di­na­ción in­me­dia­ta de pro­tec­ción que sin po­ner­nos de acuer­do en­tre to­dos di­mos, en mi­nu­tos la po­li­cía con sus fuer­tes to­rre­tas se ha­cía pre­sen­te avi­sán­do­nos que ellos po­dían y con ho­nor se ha­cían car­go. Se­gui­mos la ru­ta con las chi­cas asus­ta­das a bor­do, de­ci­dí en el de­ber ayu­dar­las, pa­ra tran­qui­li­zar­se y dar­les unos mo­men­tos de so­sie­go ba­jo la som­bra de mis ben­di­tos ár­bo­les ade­más de de­jar­las lo más cer­ca po­si­ble de su des­tino. Es­ta his­to­ria es real y nada tie­ne del ima­gi­na­rio; se las re­la­to así en lo sim­ple y con po­co adorno pa­ra ad­ver­tir­les a es­to be­lla­cos que se aca­ba­ron los ciu­da­da­nos ti­mo­ra­tos y de­ja­dos; ya no más, chi­cos ra­tas se les aca­bo el vein­te, ya apren­di­mos, nos can­sa­mos y nos *pu­si­mos­las­pi­las* aho­ra sí “a ver y ha­ber” co­mo di­ce el di­cho, de a có­mo nos to­ca. Bas­ta, la­dro­nes apes­to­sos no de­ja­re­mos que si­gan des­tru­yen­do lo que con tan­to sa­cri­fi­cio he­mos for­ja­do, si us­te­des creen que esa es la ru­ta de la fe­li­ci­dad, la nues­tra es de­cir­les que es­tá bien, no­más que en Ce­la­ya no se me­ten, la gen­te es dul­ce que de tan­ta le­che y azú­car atra­gan­ta, ras­pa y la Pu­rí­si­ma nos guar­da, así que ya sa­ben, te­ne­mos a nues­tro co­mi­sa­rio Si­men­tal a su gran equi­po de va­lien­tes y a una tur­ba de ciu­da­da­nos dis­pues­tos a dar el to­do por el to­do. Es­ta tie­rra es nues­tra no es prie­to te­rri­to­rio ni me­nos pra­do de bas­tar­dos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico