La vi­da de las abe­jas

Corredor Industrial - - CORREDOR INDUSTRIAL VIVIR+ - Prof. Jor­ge Gor­di­llo

¡Saludos ejem­pla­res! De­seo em­pe­zar la co­lum­na con una fra­se atri­bui­da a Al­bert Eins­tein: “Si las abe­jas des­apa­re­cie­ran del pla­ne­ta, al hom­bre le que­da­rían so­lo cua­tro años de vi­da”. En­se­gui­da pa­ra qué vean us­te­des qué ca­li­dad de lec­tu­ra es­toy re­co­men­dan­do, les es­cri­bo lo si­guien­te: El li­bro fue edi­ta­do por vez pri­me­ra en 1901. Su au­tor es Mau­ri­ce Mae­ter­linck que fue Pre­mio Nobel de Li­te­ra­tu­ra en 1911. Otros da­tos del au­tor son: ob­tu­vo su tí­tu­lo de abo­ga­do, pe­ro no ejer­ció su pro­fe­sión más bien fue un apa­sio­na­do api­cul­tor que ob­ser­vó con to­da la pa­cien­cia, el mun­do de las abe­jas y desde en­ton­ces in­ten­tó alen­tar­nos so­bre lo im­por­tan­te y de­ci­si­va re­la­ción de esos in­sec­tos pe­que­ños en el equi­li­brio eco­ló­gi­co de nues­tro pla­ne­ta. Más allá de es­ta ro­tun­di­dad lo cier­to es que el mun­do so­cial de las abe­jas es uno de los más apa­sio­nan­tes e ins­truc­ti­vos que exis­te. Ha ser­vi­do de mo­de­lo pa­ra los so­ció­lo­gos, pa­ra los ar­qui­tec­tos y to­da­vía los quí­mi­cos, los bió­lo­gos, los fí­si­cos y otros in­ves­ti­ga­do­res no han des­cu­bier­to los mi­la­gros que es­tos pe­que­ños in­sec­tos rea­li­zan. Mau­ri­ce cuando de­ci­dió es­tu­diar es­te fas­ci­nan­te mun­do, ob­ser­va con pa­cien­cia du­ran­te mu­chos años la vi­da den­tro y fue­ra de la col­me­na, es­tu­dia la creen­cia de las abe­jas, re­co­rre sus ca­mi­nos y se que­da asom­bra­do de sus mis­te­rios. La vi­da de ese reino es­tá siem­pre pre­si­di­da por una rei­na, que el au­tor se­ña­la con res­pe­to y cor­te­sía: tra­ta de en­ten­der sus cos­tum­bres, su tra­to con otras abe­jas, su lu­jo de rei­na, sus pri­vi­le­gios ti­rá­ni­cos, sus vue­los nup­cia­les y tam­bién su muer­te. To­das es­tas eta­pas es­tán des­cri­tas con me­ticu­losi­dad y con un cri­te­rio de un cien­tí­fi­co. En Mae­ter­linck con­ver­gen va­rias cua­li­da­des, unas son de cien­tí­fi­co, otras son de fi­ló­so­fo, otras co­mo poe­ta y otras co­mo li­te­ra­to. Así nos mues­tra se­cre­tos sor­pren­den­tes de ese mun­do re­gu­la­do y per­fec­to y lo­gra que los que leen es­ta apa­sio­na­da his­to­ria, pue­dan com­pren­der­la con cier­ta fa­ci­li­dad. Cap­ta­re­mos có­mo es la vi­da de es­tas cria­tu­ras ca­si hu­ma­nas y lo so­bre­sa­lien­te, po­seí­das por un sen­ti­mien­to muy pro­fun­do del de­ber. El li­bro ya es­tá cla­si­fi­ca­do por ha­ber­se ga­na­do ese ho­nor co­mo un li­bro clá­si­co. Aho­ra les en­tre­go una re­la­ción de los ca­pí­tu­los del li­bro pa­ra que po­da­mos no­tar qué es­tu­dio tan me­ticu­loso reali­zó el au­tor, es­tu­dio que se­gu­ra­men­te le lle­vó años y so­lo fue po­si­ble esa de­di­ca­ción que él vi­vió con pa­sión, su sue­ño de in­ves­ti­gar has­ta don­de le fue po­si­ble, ese ma­ra­vi­llo­so mun­do de las abe­jas. Pri­me­ro ex­pli­ca lo que pa­sa a las “Puer­tas de las col­me­nas”. Lue­go de­ta­lla “Qué es el en­jam­bre”. Nos ex­pli­ca lue­go “Có­mo se fun­da una col­me­na”. En el si­guien­te ca­pí­tu­lo que es el cuar­to nos des­cri­be “Có­mo vi­ven las rei­nas jó­ve­nes”. En el ca­pí­tu­lo si­guien­te des­cri­be con lu­jo de de­ta­lles “La im­por­tan­cia del vue­lo nup­cial”. En el si­guien­te ca­pí­tu­lo des­cri­be có­mo y por qué se lle­va aca­bo

“La ma­tan­za de los zán­ga­nos”. Y fi­nal­men­te es­cri­be un sen­ci­llo en­sa­yo “So­bre el pro­gre­so de la es­pe­cie”. Co­mo to­do buen li­bro cien­tí­fi­co es­cri­to por cual­quier au­tor siem­pre pre­sen­tan los li­bros en los cua­les se do­cu­men­ta­ron y nos pre­sen­tan una re­la­ción de ellos. Al­gu­nos de es­tos li­bros con el te­ma de las abe­jas ha­cen men­ción de Aris­tó­te­les, Va­rrón y Vir­gi­lio y desde lue­go, ci­ta por lo me­nos a diez au­to­res mo­der­nos que han tra­ta­do la vi­da de las abe­jas. Se­ña­la ade­más pa­ra los in­tere­sa­dos de la api­cul­tu­ra prác­ti­ca vein­te au­to­res y re­co­mien­da al­gu­nas mo­no­gra­fías ge­ne­ra­les (do­ce) y es­pe­cia­li­za­das otras trein­ta. To­das es­tas obras o ar­tícu­los es­tán es­cri­tos en in­glés, o en fran­cés o en ale­mán. Un da­to que quie­ro re­sal­tar es que pro­ba­ble­men­te le lle­vó no­ven­ta mil ho­ras de lec­tu­ra y se­gu­ra­men­te es­tas ho­ras fue­ron de ob­ser­va­ción y yo es­toy su­po­nien­do que lle­vó más de trein­ta años de su vi­da. Lea­mos unos cuan­tos ren­glo­nes de su es­ti­lo des­crip­ti­vo: “No exa­ge­ro cuando ha­blo de tan sor­pren­den­te y lo­ca pro­di­ga­li­dad de la na­tu­ra­le­za. En las me­jo­res col­me­nas se cuen­tan ha­bi­tual­men­te cua­tro­cien­tos o qui­nien­tos ma­chos. (O sea zán­ga­nos), lo cu­rio­so es que son tra­go­nes y el tra­ba­jo in­ce­san­te de cinco o seis obre­ras ape­nas bas­ta pa­ra ali­men­tar ese ocio vo­raz de ca­da uno de es­tos pa­rá­si­tos y otra cu­rio­si­dad es que so­la­men­te uno par­ti­ci­pa en el mo­men­to nup­cial”. Nos lee­re­mos en la pró­xi­ma. El Pi­lón Fi­lo­só­fi­co: “Es tris­te que el pue­blo me­xi­cano en su ma­yo­ría, no ha des­cu­bier­to la be­lle­za literaria, por no te­ner el há­bi­to de la lec­tu­ra”.

Tí­tu­lo: La vi­da de las abe­jas

Au­tor: Mau­ri­ce Mae­ter­linck

Edi­to­rial: Ariel

Pre­cio: $ 269

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.