Corredor Industrial

Ur­ge com­par­tir las bue­nas no­ti­cias

- Pbro. Car­los San­do­val Ran­gel Religion · Sao Paulo

Do­min­go mundial de las mi­sio­nes

“¡Qué her­mo­so es ver co­rrer so­bre los mon­tes al men­sa­je­ro que trae bue­nas no­ti­cias!” (Rom. 10). En es­te Do­min­go Mundial de las Mi­sio­nes, el após­tol San Pa­blo ha­ce eco de las pa­la­bras del pro­fe­ta Isaías (cfr. 52, 7). Hoy, más que nun­ca, el mun­do es­tá ur­gi­do de bue­nas no­ti­cias. Las cri­sis que vi­vi­mos son mu­chas y den­sas, pe­ro, aun­que és­tas las­ti­man las fi­bras hu­ma­nas más hon­das, si­gue ha­bien­do al­go más pro­fun­do, gra­cias a lo cual nos man­te­ne­mos en pie: Dios, que es fuen­te de vi­da y de amor.

Lo que hoy vi­vi­mos es grave, pe­ro no de­ja de ser so­lo un con­tex­to his­tó­ri­co. En cam­bio, Dios que da vi­da y vi­da ple­na, es un don que atra­vie­sa to­da la his­to­ria. La Igle­sia es tes­ti­go de es­to. Por eso hoy te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de re­no­var nues­tra ta­rea de com­par­tir la ale­gría y el be­ne­fi­cio de creer. En dos mil años, “in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de pue­blos han re­ci­bi­do la gra­cia de la fe, la han he­cho flo­re­cer en su vi­da co­ti­dia­na y la han trans­mi­ti­do se­gún sus mo­dos cul­tu­ra­les pro­pios” (Fran­cis­co, E. G. 115). De esa ma­ne­ra, que­da pa­ten­ti­za­do que la esen­cia de la fe es un be­ne­fi­cio que no dis­cri­mi­na las bon­da­des cul­tu­ra­les o so­cia­les en que vi­ve ca­da pue­blo, pe­ro que, a la vez, es ca­paz de ir más allá de ca­da una, por eso in­yec­ta vi­da y pers­pec­ti­vas nue­vas.

La fe no tie­ne un úni­co mo­do cultural, pues, sin per­der la esen­cia del Evan­ge­lio, tam­bién se ex­pre­sa en los di­ver­sos ros­tros de tan­tas cul­tu­ras (cfr. Juan Pa­blo II, N. M. I). De ahí que, al ce­le­brar el Do­min­go Mundial de las Mi­sio­nes, se nos es­tá lla­man­do a no te­ner mie­do de abrir­nos a los areó­pa­gos ac­tua­les, don­de se ge­ne­ran cul­tu­ras, vi­sio­nes, in­tere­ses, pro­yec­tos, etc., en fa­vor de la hu­ma­ni­dad. Son lu­ga­res don­de tam­bién po­de­mos com­par­tir la sa­via del Evan­ge­lio.

La pan­de­mia nos im­pul­só a dar un pa­so más en el uso de las he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción en bien de la evan­ge­li­za­ción, pe­ro ur­ge que tam­bién lo de­mos ha­cia el len­gua­je, los sig­nos y las ex­pre­sio­nes pro­pias de la ac­tual cul­tu­ra. No so­mos mi­sio­ne­ros si no so­mos ca­pa­ces de lle­gar a las ne­ce­si­da­des de la cul­tu­ra ac­tual.

Tam­bién a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pro­pias de es­ta cul­tu­ra, es im­por­tan­te que les mos­tre­mos que va­le la pe­na creer, que va­le la pe­na que Dios nos acom­pa­ñe e ilu­mi­ne en lo que em­pren­de­mos. Ayu­dar­les a des­cu­brir que lo que ya ha­ce­mos to­ma un sen­ti­do más pro­fun­do desde Dios. El co­ra­zón del ver­da­de­ro cre­yen­te ha ex­pe­ri­men­ta­do que no es lo mis­mo la vi­da sin Dios.

Hoy el evan­ge­lio nos da una cla­ve de vi­da especial: “al Cé­sar lo que es del Cé­sar y a Dios lo que es de Dios”. Al Cé­sar le da­mos un tri­bu­to ha­cen­da­rio en ba­se a lo que él pue­de y quie­re con­tro­lar: di­ne­ro y bie­nes ma­te­ria­les. Pe­ro con Dios nos alia­mos pa­ra que nos ha­ga cre­cer en lo que Él mis­mo nos ha da­do: nues­tro ser en­te­ro, nues­tra exis­ten­cia con to­das sus di­men­sio­nes. Por eso, ser mi­sio­ne­ro hoy, es ayu­dar a en­ten­der a los jó­ve­nes que la fe es un ca­mino que nos im­pul­sa a lu­char, in­ven­tar, tra­ba­jar, pro­yec­tar con unas di­men­sio­nes que en­gran­de­cen nues­tra pro­pia vi­da. Creer no es que­dar­nos en­ce­rra­dos en unos mu­ros que nos aís­lan de la reali­dad del mun­do.

Ur­ge re­no­var la fuer­za mi­sio­ne­ra de la Igle­sia no só­lo usan­do las nue­vas he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción, sino tam­bién atre­vién­do­nos a es­tar cer­ca de ca­da per­so­na. Cer­ca de quie­nes se mue­ven en la ca­lle, en la pla­za, en el mun­do del tra­ba­jo, en el cam­po, en los cen­tros de es­tu­dio y en ca­da pe­ri­fe­ria exis­ten­cial. Ur­ge que em­pren­da­mos el via­je con­ti­nuo en bus­ca del ser hu­mano que se mue­ve en el cam­po am­plio del mun­do, no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra traer­lo a en­ce­rrar en unos mu­ros, sino es­pe­cial­men­te pa­ra acom­pa­ñar­lo y asu­mir, co­mo nues­tras, sus ne­ce­si­da­des.

Com­par­ta­mos la ale­gría de creer. Que los de­más, al ver nues­tro mo­do de ac­tuar y de ser cer­ca­nos, vean que va­le la pe­na creer y de­jar­se ilu­mi­nar por Dios.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico