Corredor Industrial

In­quie­tan elec­cio­nes

El mun­do in­te­lec­tual des­cri­be in­cier­to el pa­no­ra­ma que se vi­ve an­te las elec­cio­nes en EU.

- Da­ve Eg­gers Da­ve Eg­gers es un es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se. Di­ri­ge la edi­to­rial McS­wee­ney’s, la re­vis­ta literaria del mis­mo nom­bre y la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal 826 Va­len­cia. US Elections · US Politics · Politics · United States of America · Republican Party (United States) · Joe Biden · White House · Donald Trump · Ronald Reagan · Spain · Como · United Nations · Ulysses S. Grant · Dwight D. Eisenhower · George W. Bush · Este · Air National Guard · Hillary Clinton · Village People · Phoenix · Jeff Flake · Sacramento

Es ago­ta­dor vi­vir aquí. So­mos una na­ción des­con­cer­ta­da, pe­lea­da y me­dio lo­ca. Es­ta­dos Uni­dos es una mez­cla te­rro­rí­fi­ca de reality show te­le­vi­si­vo, re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra y Es­ta­do fa­lli­do. En so­lo cua­tro años he­mos per­di­do de vis­ta to­do: el Es­ta­do de de­re­cho, un mí­ni­mo sen­ti­do de la de­cen­cia, la ver­dad y la fe en el Go­bierno y la go­ber­nan­za na­cio­nal. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos bai­la so­bre un es­ce­na­rio al rit­mo de la mú­si­ca de Vi­lla­ge Peo­ple, en un au­di­to­rio aba­rro­ta­do y en me­dio de una pan­de­mia que ha ma­ta­do a 215, 000 es­ta­dou­ni­den­ses y se­gu­ra­men­te va a ma­tar a al­gu­nos de los asis­ten­tes.

Nues­tro Pre­si­den­te es­tá clí­ni­ca­men­te lo­co. Lo sa­be el mun­do, lo sa­be el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y lo sa­ben has­ta sus se­gui­do­res. Ade­más ha co­me­ti­do do­ce­nas de delitos y ac­tos me­re­ce­do­res de la des­ti­tu­ción es­tan­do en el po­der, y lo úni­co que le sal­va es que son tan­tos que nadie lo­gra cen­trar­se en uno so­lo. Ha­ce unas se­ma­nas, un lu­nes, nos en­te­ra­mos de que no ha­bía pa­ga­do im­pues­tos en 10 de los úl­ti­mos 15 años. Al día si­guien­te, du­ran­te un de­ba­te con Joe Bi­den, di­jo a los miem­bros de las mi­li­cias su­pre­ma­cis­tas que “se re­ti­ra­sen y se man­tu­vie­ran a la es­pe­ra”; a la es­pe­ra de una gue­rra ci­vil. Ha­cia el fi­nal de esa se­ma­na su­pi­mos que les ha­bían diag­nos­ti­ca­do Covid-19 a él y a otras 32 per­so­nas del per­so­nal de la Ca­sa Blan­ca.

He­mos te­ni­do 200 se­ma­nas así, unas se­ma­nas que pa­re­cen años, que ha­brían aca­ba­do con cual­quier otra presidenci­a. Es­ta­mos har­tos de es­te cir­co.

Los re­pu­bli­ca­nos se con­si­de­ran con­ser­va­do­res, pe­ro los años de Trump han si­do los más ra­di­ca­les y ra­di­ca­li­za­do­res de la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos. Trump y su Go­bierno son errá­ti­cos, irra­cio­na­les y reac­cio­na­rios y es­tán dis­pues­tos a ha­cer pe­da­zos cual­quier par­te de la Cons­ti­tu­ción que sea un obs­tácu­lo pa­ra ob­te­ner sus ca­pri­chos. El le­ma de Ro­nald Rea­gan era que el Go­bierno de­bía ser efi­cien­te pe­ro pequeño, nada en­tro­me­ti­do, ca­si in­vi­si­ble. Pues bien, en es­tos cua­tro años he­mos te­ni­do que li­diar a dia­rio con el Go­bierno que más se ha in­mis­cui­do en nues­tras vi­das de to­da la his­to­ria de nues­tro país. Trump es­tá ca­da día en nues­tras na­ri­ces, con­tan­do men­ti­ras y fo­men­tan­do la discordia y el odio, y lo peor de to­do es que su in­com­pe­ten­cia ab­sor­be cons­tan­te­men­te nues­tra aten­ción. Su presidenci­a es un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil del que lle­va­mos cua­tro años sin po­der apar­tar la vis­ta.

El año pa­sa­do, mi fa­mi­lia y yo ne­ce­si­tá­ba­mos un res­pi­ro del caos in­ter­mi­na­ble de la vi­da en Es­ta­dos Uni­dos y nos fui­mos a Es­pa­ña. A las is­las Ca­na­rias. Du­ran­te tres me­ses vi­vi­mos en La Ga­ri­ta, Gran Ca­na­ria; una co­mu­ni­dad de lo más dis­cre­ta a ori­llas del océano y ale­ja­da de los tu­ris­tas. Nues­tros hijos fue­ron al co­le­gio allí y to­dos vi­vi­mos una vi­da to­tal­men­te dis­tin­ta y lle­na de cor­du­ra. La po­li­cía no dis­pa­ra­ba con­tra la gen­te nor­mal en la ca­lle. El Pre­si­den­te no em­pu­ja­ba a sus par­ti­da­rios a re­be­lar­se con­tra el Go­bierno que se su­po­nía que di­ri­gía él. Cuando ne­ce­si­tá­ba­mos asis­ten­cia mé­di­ca, la te­nía­mos y prác­ti­ca­men­te gratis.

Y no te­nía­mos que pen­sar en Trump. Fi­gu­ra­ba po­cas ve­ces en los in­for­ma­ti­vos lo­ca­les, en los pe­rió­di­cos lo­ca­les y en nues­tro pen­sa­mien­to. Has­ta el in­ten­to de des­ti­tuir­le. Aun­que Trump ha co­me­ti­do un cen­te­nar de delitos que son cau­sa de des­ti­tu­ción, el Con­gre­so por fin es­co­gió uno con­cre­to, ce­le­bró las se­sio­nes co­rres­pon­dien­tes y ocu­rrió lo que es­pe­rá­ba­mos: se ini­ció el pro­ce­so de im­peach­ment, pe­ro él per­ma­ne­ció en su pues­to. No sé pa­ra qué vi­mos las se­sio­nes en La Ga­ri­ta. Sa­bía­mos que no iba a cam­biar nada, y así fue. Cuando Ni­xon co­me­tió sus delitos, los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas es­tu­vie­ron de acuer­do en que ha­bía pro­fa­na­do el car­go de Pre­si­den­te y de­bía mar­char­se. Pe­ro ese con­sen­so de los dos par­ti­dos so­bre el ho­nor y la de­cen­cia ha des­apa­re­ci­do. Los re­pu­bli­ca­nos han si­do es­pec­ta­do­res si­len­cio­sos mien­tras Trump con­ver­tía nues­tro país en un haz­me­rreír clep­to­crá­ti­co.

Po­co des­pués de que vol­vié­ra­mos a Ca­li­for­nia es­ta­lló la epi­de­mia de co­ro­na­vi­rus y los peo­res te­mo­res que to­dos te­nía­mos so­bre Trump se hi­cie­ron reali­dad. Has­ta la Covid-19, sus par­ti­da­rios po­dían ale­gar la fuer­za de la eco­no­mía co­mo prue­ba de que es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do ele­gir a un pro­mo­tor de cam­pos de golf. Pe­ro go­ber­nar sig­ni­fi­ca afron­tar ra­cio­nal­men­te y con se­rie­dad las cri­sis, y Trump ha de­mos­tra­do que un nar­ci­sis­ta lu­ná­ti­co que des­de­ña la cien­cia, que no pue­de con­ce­bir el su­fri­mien­to de nin­gu­na otra per­so­na que no sea él mis­mo, es in­ca­paz de di­ri­gir un país en un pe­rio­do his­tó­ri­co di­fí­cil. El co­ro­na­vi­rus no fue real has­ta que él lo con­tra­jo; y co­mo no ha muer­to, des­pre­cia las vi­das de los que sí han fa­lle­ci­do. No se le ha oí­do de­cir­lo, pe­ro po­de­mos es­tar se­gu­ros de que con­si­de­ra que los di­fun­tos, co­mo los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses que mu­rie­ron en ac­to de ser­vi­cio, son unos “fra­ca­sa­dos” y unos “prin­ga­dos”.

Ha­ce unos años in­for­mé so­bre un mi­tin de Trump en Phoenix, Ari­zo­na. Co­mo an­ti­ci­po de su reac­ción au­to­ri­ta­ria fren­te a las pro­tes­tas de Black Li­ves Mat­ter, la po­li­cía de Phoenix, al aca­bar la con­cen­tra­ción, arro­jó gas la­cri­mó­geno con­tra mi­les de ma­ni­fes­tan­tes (en­tre los que me en­con­tra­ba yo). No hu­bo nin­gu­na pro­vo­ca­ción, nin­gu­na ad­ver­ten­cia. Es­tá­ba­mos de pie pa­cí­fi­ca­men­te de­trás de una ba­rri­ca­da y, un ins­tan­te des­pués, em­pe­za­mos a aho­gar­nos por cul­pa de un gas ama­ri­llo prohi­bi­do por la ONU in­clu­so co­mo ar­ma de gue­rra. Al día si­guien­te en­tre­vis­té al se­na­dor Jeff Fla­ke, uno de los po­cos re­pu­bli­ca­nos de las dos Cá­ma­ras del Con­gre­so que se ha­bía opues­to a Trump y que, por su des­leal­tad, se vio obli­ga­do a re­ti­rar­se del Se­na­do. “Es una es­pe­cie de fie­bre”, di­jo a pro­pó­si­to del trum­pis­mo. “Pe­ro un día, la fie­bre ba­ja­rá”.

Gran par­te del res­to del mun­do, y por su­pues­to Es­pa­ña, ha te­ni­do his­tó­ri­ca­men­te re­la­ción en ma­yor o me­nor me­di­da con el au­to­ri­ta­ris­mo. Pe­ro Es­ta­dos Uni­dos -y es­to es im­por­tan­te des­ta­car­lo­nun­ca ha te­ni­do un pre­si­den­te au­to­ri­ta­rio. In­clu­so los pre­si­den­tes que pro­ce­dían de las fuer­zas ar­ma­das, co­mo Ulys­ses S. Grant y Dwight D. Ei­sen­ho­wer, han si­do mu­chas ve­ces los que más cri­ti­ca­ban y des­con­fia­ban de to­do lo mi­li­tar y del pe­li­gro de po­li­ti­zar­lo.

En ge­ne­ral, los más pe­li­gro­sos han si­do los di­le­tan­tes co­mo Geor­ge W. Bush y aho­ra Trump. Es­te úl­ti­mo ha uti­li­za­do el ejér­ci­to, la Guar­dia Na­cio­nal, la po­li­cía lo­cal e in­clu­so a agen­tes fe­de­ra­les de pai­sano pa­ra in­ti­mi­dar a los ma­ni­fes­tan­tes. “Fuer­za aplas­tan­te. Do­mi­nio”, tui­teó el 2 de ju­nio so­bre la re­pre­sión de las pro­tes­tas en Was­hing­ton, la no­che des­pués de que hu­bie­ra or­de­na­do dis­per­sar con vio­len­cia a los ma­ni­fes­tan­tes pa­ra po­der po­sar con una Bi­blia en la mano.

Es­tos ho­rro­res no han dis­mi­nui­do el apo­yo que le pres­tan sus fie­les se­gui­do­res. En la ma­yo­ría de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les -es­pe­ro-, esas tác­ti­cas des­pó­ti­cas sig­ni­fi­ca­rían el fi­nal de su presidenci­a.

Pe­ro lo que ha pues­to de ma­ni­fies­to el man­da­to de Trump es que, en reali­dad, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses no es­tán com­pro­me­ti­dos con la de­mo­cra­cia. Es­tán en­tre­ga­dos a man­te­ner el or­den y el sta­tu quo. Des­pués de la elec­ción de Trump, los so­ció­lo­gos des­cu­brie­ron que el prin­ci­pal ras­go que com­par­tían sus par­ti­da­rios no era la afición al ma­qui­lla­je anaran­ja­do y el tin­te de pe­lo ama­ri­llo, sino el gus­to por el au­to­ri­ta­ris­mo.

Pre­fe­rían a un lí­der fuer­te y au­to­crá­ti­co an­tes que el pro­ce­so de cons­truc­ción de con­sen­sos, a me­nu­do len­to y caó­ti­co, in­he­ren­te a la de­mo­cra­cia. Pre­fe­rían la sen­ci­llez, la ri­gi­dez y la obe­dien­cia. Has­ta que lle­gó a la presidenci­a, nun­ca ha­bría di­cho al­go así, pe­ro aho­ra es­toy se­gu­ro de que al me­nos la cuar­ta par­te de nues­tro país pre­fe­ri­ría una au­to­cra­cia trum­pia­na per­ma­nen­te que una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia.

Hay mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te, em­pe­zan­do por la edu­ca­ción. Son de­ma­sia­dos los es­ta­dou­ni­den­ses que, en reali­dad, no com­pren­den la de­mo­cra­cia ni la se­rie­dad del ar­te de go­ber­nar. Desde ha­ce dé­ca­das he­mos mez­cla­do tan­to la fa­ma y la po­lí­ti­ca que la ma­yo­ría de la gen­te no dis­tin­gue en­tre las dos co­sas. En el pri­mer mi­tin de Trump al que asis­tí, en ple­na cam­pa­ña, en un ae­ro­puer­to de Sa­cra­men­to, los asis­ten­tes se que­da­ron des­lum­bra­dos al ver lle­gar al per­so­na­je de los reality shows en su avión pri­va­do. Se rie­ron de sus chis­tes y le hi­cie­ron fo­tos con su go­rra ro­ja. No hu­bo nada re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a una dis­cu­sión se­ria so­bre te­mas im­por­tan­tes o so­bre la Ad­mi­nis­tra­ción. Más bien, se de­di­có a ha­blar mu­cho ra­to so­bre uno de sus cam­pos de golf.

No tie­ne nada de ma­lo que la gen­te va­ya a un ae­ro­puer­to a ver a un per­so­na­je de te­le­vi­sión. Pe­ro vo­tar pa­ra que él di­ri­ja el país es se­ñal de que no sa­be­mos lo que es go­ber­nar y de que no nos to­ma­mos en se­rio a no­so­tros mis­mos, nues­tra na­ción ni nues­tra his­to­ria. Y ese es un fra­ca­so del que so­mos res­pon­sa­bles to­dos co­mo pa­dres, edu­ca­do­res y ciu­da­da­nos. Ya sea­mos re­pu­bli­ca­nos o de­mó­cra­tas, de­be­mos con­si­de­rar la la­bor del Go­bierno co­mo al­go no­ble y sa­gra­do. De­be­mos re­cu­pe­rar el sen­ti­do de que to­das las ta­reas de go­bierno, sean gran­des o pe­que­ñas, de­ben lle­var­se a ca­bo con dig­ni­dad y so­brie­dad, que los lí­de­res que ele­gi­mos de­ben ser los me­jo­res, los más ra­zo­na­bles, los de ca­rác­ter más es­ta­ble.

En las elec­cio­nes de 2016, Hi­llary Clin­ton ob­tu­vo los me­jo­res re­sul­ta­dos en las par­tes de Es­ta­dos Uni­dos con más ni­vel edu­ca­ti­vo. De los 50 con­da­dos con más ni­vel, ven­ció en 48.

A la in­ver­sa, Trump tu­vo los me­jo­res re­sul­ta­dos en las zo­nas con el ni­vel edu­ca­ti­vo más ba­jo. De los 50 con­da­dos con me­nor ni­vel, ga­nó en 42. Así que te­ne­mos mu­cho que ha­cer. No ne­ce­si­ta­mos un Go­bierno eli­tis­ta, pe­ro sí que sea com­pe­ten­te, uti­li­ce la ra­zón y res­pe­te la cien­cia. Que en 2020 ten­ga­mos que re­cor­dar los prin­ci­pios de la Ilus­tra­ción es trá­gi­co, pe­ro así es­ta­mos. Que Es­ta­dos Uni­dos aca­be de ob­te­ner cinco pre­mios Nobel más la se­ma­na pa­sa­da, mien­tras nues­tro Pre­si­den­te re­cha­za el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, ¿qué es? ¿Tra­ge­dia o iro­nía?

Ha­blan­do de cien­cia: el cam­bio cli­má­ti­co ha he­cho que en Ca­li­for­nia, en los úl­ti­mos cinco años, los in­cen­dios des­con­tro­la­dos se ha­yan con­ver­ti­do en par­te per­ma­nen­te de nues­tras vi­das. Co­mo el Es­ta­do se ha vuel­to ca­da vez más se­co y ca­lu­ro­so, ca­da oto­ño trae con­si­go nue­vos in­cen­dios; es­te año se han que­ma­do ya más de 12,000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Pa­ra mi­llo­nes de re­si­den­tes en las zo­nas más afec­ta­das se ha vuel­to esen­cial te­ner lis­ta una bol­sa de via­je, la ma­le­ta con ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad que ca­da fa­mi­lia ca­li­for­nia­na de­be te­ner a mano por si nos eva­cuan de un mo­men­to pa­ra otro. El 27 de sep­tiem­bre es­ta­ba vi­si­tan­do a unos ami­gos en St. He­le­na, a una ho­ra al nor­te de San Fran­cis­co, cuando es­ta­lló un in­cen­dio en el que aca­ba­ron ar­dien­do más de 240 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Les ayu­dé a me­ter sus co­sas en el co­che y se fue­ron mien­tras veía­mos ar­der las lla­mas so­bre un pro­mon­to­rio cer­cano.

Pe­ro exis­te otro ti­po de bol­sa de via­je pa­ra mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, que es la mo­chi­la con la que car­ga­re­mos si Trump vuel­ve a ga­nar. Su vic­to­ria que­rrá de­cir que Es­ta­dos Uni­dos ha des­apa­re­ci­do. Que nos he­mos ren­di­do. Que nada sig­ni­fi­ca ya nada y que he­mos pre­fe­ri­do ser una idio­cra­cia sin ci­vi­li­zar.

Mu­chos se irán a Ca­na­dá, una ver­sión más fría pe­ro más sen­sa­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chos ami­gos nues­tros es­tán es­tu­dian­do las le­yes de in­mi­gra­ción de Nue­va Ze­lan­da y Aus­tra­lia. En nues­tra fa­mi­lia es­ta­mos pen­san­do vol­ver a La Ga­ri­ta. Co­no­ce­mos los co­le­gios, nos sa­be­mos los me­nús de to­dos los res­tau­ran­tes lo­ca­les, es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con el Al­cam­po de Tel­de y co­no­ce­mos tam­bién el apa­ci­ble pa­seo ma­rí­ti­mo por el que ca­mi­ná­ba­mos co­mo se­res ci­vi­li­za­dos en una so­cie­dad ra­cio­nal. Qué sen­sa­ción tan bue­na.

 ??  ??
 ??  ?? Da­ve Eg­gers: “es­ta­mos har­tos de es­te cir­co”./ Especial
Da­ve Eg­gers: “es­ta­mos har­tos de es­te cir­co”./ Especial
 ?? Fo­to: Che­riss May/The New York Ti­mes ?? Ma­ni­fes­tan­tes ca­rac­te­ri­za­das co­mo los per­so­na­jes de “The Hand­maid’s Ta­le”, du­ran­te la mar­cha de mu­je­res rea­li­za­da ayer en Was­hing­ton./
Fo­to: Che­riss May/The New York Ti­mes Ma­ni­fes­tan­tes ca­rac­te­ri­za­das co­mo los per­so­na­jes de “The Hand­maid’s Ta­le”, du­ran­te la mar­cha de mu­je­res rea­li­za­da ayer en Was­hing­ton./
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico