Corredor Industrial

Hon­ra de la me­di­ci­na

- En­ri­que Krau­ze Health · Mexico · Youtube · Mexico City · Wisconsin · National Autonomous University of Mexico · Miguel de la Madrid · Madrid · Colegio Nacional · Chapingo Autonomous University · Chapingo · Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán · National Institute of Medical Sciences and Nutrition Salvador Zubirán · Spanish National Health System · National Institute of Genomic Medicine INMEGEN

La lon­ge­vi­dad a mí ya no me la qui­tan... “lo que ven­ga es pi­lón”, es­cri­bió Gui­ller­mo So­be­rón a los 89 años. Ese pi­lón le duró cinco años más, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra cons­ta­tar, con in­men­sa preo­cu­pa­ción y do­lor, la des­truc­ción de mu­cho de lo que él y las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res ha­bían cons­trui­do. Pe­ro la re­sig­na­ción no es­ta­ba en su ca­rác­ter. Ata­do a su si­lla de rue­das pe­ro cla­ro y ho­nes­to en su lec­tu­ra de la reali­dad, ela­bo­ró con otros cinco ex­se­cre­ta­rios de Sa­lud el do­cu­men­to “La ges­tión de la pan­de­mia en México: Aná­li­sis pre­li­mi­nar y re­co­men­da­cio­nes ur­gen­tes” que se pre­sen­tó al Go­bierno ape­nas en sep­tiem­bre pa­sa­do. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias no se dig­na­ron a leer­lo. De­se­cha­ron la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to que, en el ca­so de So­be­rón, re­pre­sen­ta­ba más de seis dé­ca­das de­di­ca­das a la sa­lud de los me­xi­ca­nos.

“¿Me ayu­das a gra­bar epi­so­dios de mi vi­da?”, me di­jo ha­ce un par de años en nues­tra reunión men­sual de El Co­le­gio Na­cio­nal. Ha­bía pu­bli­ca­do sus me­mo­rias, pe­ro ne­ce­si­ta­ba de­jar un tes­ti­mo­nio vi­sual pa­ra sus hijos y nie­tos. Lo hi­ci­mos con gus­to. Su le­ga­do es de to­dos los me­xi­ca­nos. Pue­de ver­se en You­Tu­be: https://bit.ly/31gXADE. Lo que aquí evo­co pro­vie­ne de esas con­ver­sa­cio­nes.

Gui­ller­mo So­be­rón Ace­ve­do na­ció en Igua­la, en 1925. Des­cen­dien­te de un in­mi­gran­te cán­ta­bro, era gue­rre­ren­se por los cua­tro cos­ta­dos. Su pa­dre, el doc­tor Ga­lo So­be­rón y Pa­rra, se es­pe­cia­li­zó en las en­ton­ces lla­ma­das “en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les”, co­mo la ma­la­ria. Su tío —”sua­ve y pa­ter­na­lis­ta” en sus re­cuer­dos— fue el in­ge­nie­ro agró­no­mo Wal­do So­be­rón, di­rec­tor de la Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra de Cha­pin­go.

Lle­gó a la Ciu­dad de México a los cinco años. Vi­vió las es­tre­che­ces de una mo­des­ta cla­se me­dia: de ni­ño dor­mía con sus her­ma­nos en la sa­li­ta de su ca­sa. Es­tu­dió en la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria. En ese tiem­po le­yó Ca­za­do­res de mi­cro­bios de Paul de Kruif. To­do es­ta­ba cla­ro: su vo­ca­ción era la me­di­ci­na.

En 1943 se ma­tri­cu­ló en la Es­cue­la Na­cio­nal de Me­di­ci­na. Si­guien­do los pa­sos de su pa­dre, So­be­ron­ci­to, co­mo lo lla­ma­ba uno de sus maes­tros, de­ci­dió ela­bo­rar una te­sis acer­ca del pa­lu­dis­mo, al tiem­po que rea­li­za­ba su ser­vi­cio so­cial en Apat­zin­gán. El ejem­plo de su pa­dre lo mo­vía a la emu­la­ción... y a la com­pe­ten­cia: “[no ha­bía] otro re­me­dio que po­ner más al­to el obs­tácu­lo a brin­car”. De­ci­dió apar­tar­se de la es­pe­cia­li­dad pa­ter­na.

En 1949 in­gre­só al Hos­pi­tal de Nu­tri­ción. Tiem­po des­pués, ya orien­ta­do a la bio­quí­mi­ca, cur­só un doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin. En 1957 fun­dó el De­par­ta­men­to de Bio­quí­mi­ca en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Nu­tri­ción. Po­co más tar­de, co­mo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Mé­di­cos y Bio­ló­gi­cos de la UNAM, trans­for­mó el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas y creó el pri­mer de­par­ta­men­to de biología mo­le­cu­lar del país.

Sus dos pe­rio­dos en la rec­to­ría de la UNAM (1973-1981) trans­cu­rrie­ron en tiem­pos con­vul­sos. So­be­rón bus­có se­pa­rar la vo­ca­ción aca­dé­mi­ca de la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca. En es­te afán no lo di­sua­dió —an­tes bien, lo con­fir­mó— el se­cues­tro de su hi­ja So­co­rro por la Li­ga 23 de Sep­tiem­bre. Su res­pues­ta de fon­do fue la de siem­pre: cu­rar las he­ri­das cons­tru­yen­do ins­ti­tu­cio­nes. Creó cinco Es­cue­las Na­cio­na­les de Es­tu­dios Pro­fe­sio­na­les y pre­vió su con­ver­sión fi­nal en Fa­cul­ta­des de Es­tu­dios

Su­pe­rio­res. Li­mi­tó el ac­ce­so a ca­rre­ras so­bre­sa­tu­ra­das pe­ro au­men­tó y di­ver­si­fi­có la ofer­ta de ca­rre­ras.

Al ce­rrar su eta­pa en la UNAM, So­be­rón di­ri­gió la Coor­di­na­ción de los Ser­vi­cios de Sa­lud de la Presidenci­a, don­de pro­yec­tó la des­cen­tra­li­za­ción y ali­nea­ción de los ser­vi­cios de sa­lud que ins­tru­men­ta­ría al po­co tiem­po, co­mo se­cre­ta­rio de Sa­lud en el go­bierno de Mi­guel de la Ma­drid. Por si fue­ra po­co, So­be­rón im­pul­só el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y lo­gró el re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal del de­re­cho a la pro­tec­ción de la sa­lud.

Nun­ca se de­tu­vo. En­ca­be­zó el Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Cien­cias, fue pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Me­xi­ca­na pa­ra la Sa­lud, im­pul­só la crea­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Me­di­ci­na Ge­nó­mi­ca. En­tre 2004 y 2009, pre­si­dió el Con­se­jo de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Bio­éti­ca. Di­ce el ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co:

Pa­sa­ré mi vi­da y ejer­ce­ré mi pro­fe­sión con inocen­cia y pu­re­za. [...] Si ob­ser­vo con fi­de­li­dad es­te ju­ra­men­to, séa­me con­ce­di­do go­zar felizmente mi vi­da y mi pro­fe­sión, hon­ra­do siem­pre en­tre los hom­bres; si lo quebranto y soy per­ju­ro, cai­ga so­bre mí la suer­te con­tra­ria.

A Gui­ller­mo So­be­rón le fue con­ce­di­do ese go­zo y esa hon­ra. So­bre los per­ju­ros que aho­ra lo que­bran­tan, cae­rá —que no ha­ya du­da— la suer­te con­tra­ria.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico