CUAN­DO LOS AÑOS PA­SAN… Y YA NO ERES TAN JO­VEN

Bien di­cen que to­do lle­ga con la edad, pe­ro en cier­tas oca­sio­nes hay per­so­nas que se afe­rran a una épo­ca sin im­por­tar­les que ya desa­rro­llan otro rol en la vi­da. Por ello te da­mos al­gu­nos con­se­jos de có­mo dar­te cuen­ta que el tiem­po si­gue su cur­so.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Los tiem­pos de eu­fo­ria por sa­lir de fies­ta to­dos los días, des­ve­lar­te in­ne­ce­sa­ria­men­te o co­mer lo que sea por­que tu cuer­po era el más re­sis­ten­te se han aca­ba­do.

Hay quie­nes se des­pi­den del sín­dro­me Pe­ter Pan y van acep­tan­do los años y sus con­se­cuen­cias con dig­ni­dad, otros tan­tos se afe­rran a la ju­ven­tud y dan re­sul­ta­do a ese en­te ver­gon­zo­so lla­ma­do ‘Cha­vo­rru­co’.

Mi­tos ur­ba­nos di­cen que los vein­tes son bue­nos, pe­ro los trein­tas son me­jo­res por­que son co­mo tus vein­tes pe­ro con di­ne­ro y aun­que no to­dos lo he­mos com­pro­ba­do, hay co­sas que son se­gu­ras: que los años pa­san y la vi­da ja­más vuel­ve a ser la mis­ma.

Es­tas son al­gu­nas se­ña­les que de­mues­tran que ya no eres tan jo­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.