Ra­zo­nes por las que de­be­rías ha­cer ejer­ci­cio por la ma­ña­na

Correo - Ocio Dominical - - EJERECLILCAIOS -

Te ha­ce más cons­tan­te

De­bi­do a que so­bre­va­lo­ra­mos nues­tra fuer­za de vo­lun­tad, so­le­mos pen­sar que no ne­ce­si­ta­mos ayu­das ex­ter­nas pa­ra ga­ran­ti­zar que va­mos a se­guir prac­ti­can­do ejer­ci­cio dos se­ma­nas des­pués de em­pe­zar. Pe­ro ha­cer de­por­te por la ma­ña­na nos ayu­da a man­te­ner un ho­ra­rio fi­jo, es­pe­cial­men­te si lo prac­ti­ca­mos a pri­me­rí­si­ma ho­ra. Co­mo se­ña­lan di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes, aque­llos que se po­nen en mar­cha con el al­ba sue­len man­te­ner más la re­gu­la­ri­dad que los que lo ha­cen en otro mo­men­to del día.

Que­mas más gra­sa

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Nort­hum­bria en New­castle en el Bri­tish Jour­nal of Nu­tri­tion, los deportistas que­man un 20% más de gra­sa si rea­li­zan ejer­ci­cio en ayu­nas, in­clu­so en el ca­so de que el apor­te ca­ló­ri­co re­ci­bi­do a lo lar­go del día sea el mis­mo. La cla­ve se en­cuen­tra en que, co­mo se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor Javier Gon­zá­lez, los que rea­li­zan ejer­ci­cio con el es­tó­ma­go va­cío que­man la gra­sa de re­ser­va, mien­tras que los que han desa­yu­na­do sim­ple­men­te eli­mi­nan la que aca­ban de con­su­mir.

No hay con­flic­to de ho­ra­rios

Mu­chos de los que se han apun­ta­do al gim­na­sio con la vo­lun­tad de acu­dir dia­ria­men­te a la cla­se de las ocho se ha­brán sor­pren­di­do de que, por unas ra­zo­nes u otras, han pa­sa­do se­ma­nas sin po­der asis­tir, y no ne­ce­sa­ria­men­te por es­tar de­ma­sia­do can­sa­dos. Es muy pro­ba­ble que a lo lar­go de la se­ma­na va­yan apa­re­cien­do di­ver­sos com­pro­mi­sos que nos apar­tan del chán­dal y las de­por­ti­vas. Sin em­bar­go, es muy po­co pro­ba­ble que ten­ga­mos ci­tas in­elu­di­bles a las sie­te de la ma­ña­na.

Ali­via el es­trés

No es nin­gu­na no­ve­dad que el ejer­ci­cio fí­si­co ayu­da a re­du­cir la an­sie­dad. Sin em­bar­go, si rea­li­za­mos de­por­te úni­ca­men­te por la no­che, es­ta­re­mos re­la­ja­dos unas po­cas ho­ras, pe­ro cuan­do nos vol­va­mos a le­van­tar, el es­trés lla­ma­rá de nue­vo a nues­tra puer­ta. Si ha­ce­mos ejer­ci­cio por la ma­ña­na, la sen­sa­ción de re­la­ja­ción crea­da por las en­dor­fi­nas se pro­lon­ga­rá a lo lar­go de to­da la jor­na­da la­bo­ral.

Agu­di­za tu in­te­li­gen­cia y te da ener­gía

Un efec­to si­mi­lar al del pun­to an­te­rior. Mu­chas per­so­nas, es­pe­cial­men­te las que son más ac­ti­vas por la tar­de y por la no­che, sien­ten que tar­dan mu­cho en arran­car en el día, y que ne­ce­si­tan tres ca­fés pa­ra po­ner­se en mar­cha. Ha­cer ejer­ci­cio ac­ti­va tu or­ga­nis­mo de in­me­dia­to y, aun­que pue­da ge­ne­rar cier­ta fa­ti­ga, pro­por­cio­na una pro­lon­ga­da sen­sa­ción ener­gi­zan­te.

Me­jo­ra tu sis­te­ma en­do­crino y los rit­mos cir­ca­dia­nos

Cuan­do ha­ce­mos ejer­ci­cio to­dos los días a la mis­ma ho­ra, nues­tro cuer­po co­mien­za a re­gu­lar­se, en es­pe­cial el sis­te­ma en­do­crino. Al­go que tam­bién ocu­rre con los lla­ma­dos rit­mos cir­ca­dia­nos, que son las os­ci­la­cio­nes de las va­ria­bles bio­ló­gi­cas que se pro­du­cen a lo lar­go del tiem­po. El cuer­po se acos­tum­bra a prepararse an­tes de la ho­ra en que sue­na el des­per­ta­dor por­que le he­mos acos­tum­bra­do a ello, así que el des­per­tar es me­nos trau­má­ti­co. Las hor­mo­nas se pre­pa­ran pa­ra re­gu­lar la pre­sión san­guí­nea y el bom­beo del co­ra­zón, por lo que evi­ta­re­mos com­pli­ca­cio­nes car­dia­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.