AL­FRED HITCHCOCK, UN MAES­TRO DEL MIS­TE­RIO

El ci­neas­ta bri­tá­ni­co reali­zó to­mas nun­ca an­tes vis­tas, y con las que la au­dien­cia pu­do po­ner­se en el lu­gar del pro­ta­go­nis­ta e in­vo­lu­crar­se más con la cin­ta

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Na­ci­do en el lon­di­nen­se ba­rrio de Ley­tons­to­ne, es con­si­de­ra­do el me­jor di­rec­tor de ci­ne bri­tá­ni­co de to­dos los tiem­pos y uno de los me­jo­res del mun­do. To­do un pio­ne­ro en al­gu­nas de las téc­ni­cas y te­má­ti­cas uti­li­za­das, por ello te pre­sen­ta­mos una lis­ta de cu­rio­si­da­des so­bre es­te di­rec­tor con un es­ti­lo in­con­fun­di­ble:

1. SUS INI­CIOS EN EL MUN­DO DEL CI­NE

La pre­ma­tu­ra muer­te de su pa­dre obli­gó a Hitchcock a aban­do­nar sus es­tu­dios y po­ner­se a tra­ba­jar sien­do un ado­les­cen­te. Y una de sus pri­me­ras ocu­pa­cio­nes, qui­zás don­de sur­gió su amor al ci­ne, fue la de ha­cer in­ter­tí­tu­los en pe­lí­cu­las de ci­ne mu­do. Pos­te­rior­men­te tra­ba­jó co­mo mon­ta­dor, di­rec­tor ar­tís­ti­co, guio­nis­ta y en 1925 ro­da­ría mú­nich, su pri­mer lar­go­me­tra­je.

2. AL­FRED HITCHCOCK TE­NÍA MUL­TI­TUD DE MIE­DOS

Pue­de pa­re­cer ex­tra­ño en una per­so­na acos­tum­bra­da al ci­ne de te­rror y sus­pen­so, pe­ro Al­fred Hitchcock era una per­so­na asus­ta­di­za con mul­ti­tud de fo­bias. La más co­no­ci­da de to­das ellas era a la policía, y el mis­mo di­rec­tor fi­ja­ba es­te mie­do en un epi­so­dio que su­ce­dió cuan­do con­ta­ba con tan só­lo 5 años y fue ‘en­car­ce­la­do’ por unos mi­nu­tos a pe­ti­ción de su pa­dre a un ofi­cial por una tra­ve­su­ra.

Hitchcock tam­bién te­nía mie­do a sus pro­pias pe­lí­cu­las, que re­co­no­ció ser in­ca­paz de ver. Y tam­bién sen­tía una mez­cla de pa­vor y re­pul­sión por los hue­vos, un ali­men­to que se di­ce ja­más con­su­mió.

3. UNA PER­SO­NA­LI­DAD UN TAN­TO SÁDICA

A pe­sar de ser un gran di­rec­tor, se di­ce que ro­dar con Hitchcock lle­ga­ba a su­po­ner una au­tén­ti­ca tor­tu­ra. una de sus afi­cio­nes era ave­ri­guar a qué te­nían mie­do sus em­plea­dos, co­mo ra­to­nes o ara­ñas, y lue­go les en­tre­ga­ba ca­jas lle­nas de es­tos ani­ma­les o los sol­ta­ba en pleno ro­da­je.

Tam­bién era es­pe­cial­men­te du­ro con los in­tér­pre­tes, es­pe­cial­men­te si eran mu­je­res, a las que aco­sa­ba ver­bal­men­te. se di­ce que, por ejem­plo, en el ro­da­je de la fa­mo­sa pe­lí­cu­la de ‘Los Pá­ja­ros’, el di­rec­tor pi­dió que la ac­triz Tip­pi He­dren fue­ra pi­co­tea­da por las aves en al­gu­nas es­ce­nas, al efecto, se­gún él, de con­se­guir un papel más real.

4. TRA­BA­JÓ PA­RA EL GO­BIERNO BRI­TÁ­NI­CO

en la úl­ti­ma fa­se de la se­gun­da gue­rra mun­dial, Hitchcock se des­pla­zó des­de es­ta­dos uni­dos a reino uni­do y du­ran­te los ca­si dos años de es­tan­cia allí tu­vo tiempo de ro­dar va­rias obras.

di­ri­gió dos cor­to­me­tra­jes pa­ra el mi­nis­te­rio de in­for­ma­ción del reino uni­do lla­ma­dos ‘bon Vo­ya­ge’ y ‘Aven­tu­ra mal­ga­che’, am­bos en fran­cés y uti­li­zan­do miem­bros de las fuerzas fran­ce­sas Li­bres. Tam­bién par­ti­ci­pó en la crea­ción de un do­cu­men­tal so­bre los cam­pos de con­cen­tra­ción del na­zis­mo que fi­nal­men­te no fue di­fun­di­do y que­da­ría iné­di­to has­ta 1985, cuan­do fue res­ca­ta­do por una ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se.

5. CREA­DOR DEL ‘MACGUFFIN’

Las in­no­va­cio­nes ar­gu­men­ta­les y de ro­da­je que in­tro­du­jo Al­fred Hitchcock han mar­ca­do un an­tes y un des­pués en el mun­do del ci­ne, y ha in­fluen­cia­do a di­rec­to­res pos­te­rio­res co­mo scor­se­se o spiel­berg. Qui­zás una de las in­tro­duc­cio­nes más re­le­van­tes es lo que el pro­pio Hitchcock da­ba en lla­mar ‘macguffin’ y cu­yo tér­mino que­da­rá irre­me­dia­ble­men­te aso­cia­do a él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.