CUI­DA­DO AL EXI­GIR

Correo - Ocio Dominical - - SICOLOGÍA -

tam­po­co los pa­dres pue­den exi­gir o a sus hi­jos pe­que­ños, la­bo­res de apos­to­la­do o que sir­van de co­ne­ji­llos de in­dias pa­ra ha­cer ex­pe­ri­men­tos so­cia­les o mo­ra­les, ex­po­nién­do­les a los pe­li­gros de con­ta­mi­na­ción mo­ral, que su­po­ne el fo­men­tar las amis­ta­des de los pa­dres de vi­da irre­gu­lar, que sean pe­li­gro­sas pa­ra los hi­jos, al dar­les un mal ejem­plo o un ejem­plo que no de­ben se­guir o que in­clu­so no en­tien­den. Los ma­los ejem­plos que pue­dan re­ci­bir, son muy fá­ci­les de acep­tar pa­ra los hi­jos pe­que­ños, so­bre to­do cuan­do los hi­jos ven que esos ma­los ejem­plos, ocu­rren den­tro de un gru­po fa­mi­liar y que han ido a aquel gru­po, lle­va­dos por sus pro­pios pa­dres o les han per­mi­ti­do fo­men­tar­lo.

Cuan­do fal­ta la fi­gu­ra de los pa­dres, vi­vien­do de una for­ma or­de­na­da, exis­te una gran pro­ba­bi­li­dad de que los hi­jos, cuan­do sean ma­yo­res, imi­ten el pa­trón del am­bien­te en el que han vi­vi­do en la ca­sa de sus pa­dres. no se pue­de pe­dir igual­dad de re­sul­ta­dos, a los hi­jos que se crían y edu­can en una fa­mi­lia com­pues­ta por pa­dres de dis­tin­tos se­xos, a las que cre­cen con dos ma­dres o dos pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.