HAY RE­LA­CIÓN CON EL ES­TA­DO DE ÁNI­MO

Correo - Ocio Dominical - - SICOLOGÍA -

Las hor­mo­nas son sus­tan­cias muy po­de­ro­sas en el cuer­po, co­mo lo in­di­ca el he­cho de que esas pe­que­ñas can­ti­da­des pro­duz­can efec­tos tan in­ten­sos. Las hor­mo­nas tam­bién son muy se­lec­ti­vas, por lo ge­ne­ral tie­nen fun­cio­nes muy es­pe­cí­fi­cas y li­mi­ta­das. es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas ayu­dan a ex­pli­car por qué es­ta­mos tan ‘fue­ra de con­trol’ cuan­do las con­di­cio­nes hor­mo­na­les no son las ade­cua­das.

al­gu­nas per­so­nas pue­den de­ba­tir que el es­ta­do de áni­mo se ve afec­ta­do por mu­chos fac­to­res, in­clui­do nues­tro am­bien­te so­cial y fí­si­co, la die­ta, el ejer­ci­cio y los pa­tro­nes de sue­ño dia­rios, só­lo por men­cio­nar al­gu­nos; pe­ro la reali­dad es que esos mis­mos fac­to­res tam­bién afec­tan de ma­ne­ra im­por­tan­te a las hor­mo­nas, que re­gu­lan el sis­te­ma de res­pues­ta del ce­re­bro y, por ello, de­ter­mi­nan nues­tro es­ta­do de áni­mo. nues­tra sa­lud emo­cio­nal es­tá in­di­so­lu­ble­men­te re­la­cio­na­da con las hor­mo­nas.

una in­ves­ti­ga­ción en roc­ke­fe­ller uni­ver­sity, co­mu­ni­ca­da por la Dra. Vliet, in­di­ca que las hor­mo­nas es­te­roi­des (en es­pe­cial los es­tró­ge­nos, la tes­tos­te­ro­na y la pro­ges­te­ro­na) son las se­ña­les quí­mi­cas más in­ten­sas que afec­tan al ce­re­bro. Los cam­bios en los ni­ve­les de es­tas hor­mo­nas ová­ri­cas in­flu­yen a los neu­ro­trans­mi­so­res (co­mo la do­pa­mi­na y la se­ro­to­ni­na), que afec­tan al es­ta­do de áni­mo. La Dra. Vliet es­tá de acuer­do en que los es­te­roi­des ová­ri­cos desem­pe­ñan una fun­ción de re­gu­la­ción im­por­tan­te en la sen­sa­ción de bie­nes­tar ge­ne­ral de la mu­jer y co­mu­ni­ca que las in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que exis­te una “re­la­ción que se des­co­no­cía en­tre la dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les hor­mo­na­les en las mu­je­res du­ran­te la pe­ri­me­no­pau­sia y el au­men­to de la in­ci­den­cia de los tras­tor­nos de de­pre­sión y an­sie­dad”.

Tam­bién ha­bló so­bre un es­tu­dio rea­li­za­do en Ya­le que con­clu­yó que la te­ra­pia hor­mo­nal du­ran­te un pe­río­do de seis me­ses pa­re­ció ge­ne­rar una me­jo­ra en to­das las ca­te­go­rías de sín­to­mas de la pe­ri­me­no­pau­sia, in­clui­da la de­pre­sión, los ata­ques de an­sie­dad, las al­te­ra­cio­nes del sue­ño y los pro­ble­mas de me­mo­ria a cor­to pla­zo.

ESTRÓGENO

ade­más de las mu­chas fun­cio­nes del estrógeno en nues­tra sa­lud se­xual y del desa­rro­llo, tam­bién se sa­be que es un neu­ro­es­ti­mu­lan­te con efec­tos an­ti­de­pre­si­vos. Los ni­ve­les de estrógeno tie­nen un efec­to do­mi­nó en la quí­mi­ca del ce­re­bro y en el es­ta­do de áni­mo.

La Dra. Bron­son afir­ma que “los ni­ve­les al­tos de estrógeno pro­du­cen un des­equi­li­brio en el sis­te­ma que em­peo­ra o cau­sa sín­to­mas de ten­sión y an­sie­dad”. De he­cho, di­ce que al­gu­nas mu­je­res con ni­ve­les de estrógeno al­to pue­den te­ner pre­dis­po­si­ción a ni­ve­les al­tos de an­sie­dad e in­clu­so ata­ques de pá­ni­co. Por otro la­do, los ni­ve­les ba­jos de estrógeno pue­den pro­vo­car epi­so­dios de de­pre­sión.

PRO­GES­TE­RO­NA

La Dra. Bron­son ob­ser­va que el coe­fi­cien­te de estrógeno/pro­ges­te­ro­na es en reali­dad la cla­ve pa­ra el tra­ta­mien­to ade­cua­do de los tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo. un es­tu­dio rea­li­za­do por la Dra. Bron­son en­con­tró que “una de­fi­cien­cia de pro­ges­te­ro­na es cla­ra­men­te un fac­tor pri­ma­rio en los pa­tro­nes de an­sie­dad de la edad ma­du­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.