¿SON BUE­NAS MAS­CO­TAS?

son her­mo­sos, lim­pios y no re­quie­ren tu aten­ción con­ti­nua. es­tas son só­lo al­gu­nas de las ra­zo­nes por las cua­les ca­da vez son más los aman­tes de los fe­li­nos

Correo - Ocio Dominical - - MASCOTAS -

Todos los aman­tes de los ani­ma­les, y en con­cre­to los aman­tes de los fe­li­nos sa­be­mos la can­ti­dad de be­ne­fi­cios que nos apor­ta te­ner un ga­to en ca­sa. Pe­ro, pa­ra aque­llos que aún du­dan, hoy de­ja­mos al­gu­nos mo­ti­vos pa­ra po­der ha­cer­los par­te de nues­tra vi­da.

1. Com­pa­ñía

Es inevi­ta­ble sen­tir­se acom­pa­ña­do cuan­do te­ne­mos un ani­ma­li­to en ca­sa, y más aún si és­te nos da ca­ri­ño y amor día a día. Nos lle­ga­rán al co­ra­zón en po­co tiem­po.

2. Di­ver­sión y ale­gría

Qui­zás es­te sea el pun­to más cla­ro de todos. Y es que nues­tros ga­ti­tos son la mas­co­ta más di­ver­ti­da y en­tre­te­ni­da que exis­te.

So­lo en in­ter­net las tra­ve­su­ras ga­tu­nas son las más bus­ca­das en la Web. Los mo­men­tos que nos ha­cen pa­sar son des­de lue­go úni­cos e inigua­la­bles.

3. Buen com­por­ta­mien­to

Los ga­tos tie­nen in­fi­ni­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les muy agra­da­bles pa­ra la con­vi­ven­cia. Son si­len­cio­sos, in­de­pen­dien­tes, res­pe­tuo­sos, dul­ces y ca­ri­ño­sos.

4. In­te­li­gen­cia

Es una de las ap­ti­tu­des de nues­tros fe­li­nos. No ha­ce fal­ta mu­cha ins­truc­ción pa­ra que nues­tros ga­ti­tos ten­gan un buen com­por­ta­mien­to. Ellos mis­mos apren­den a ha­cer sus co­sas si los edu­ca­mos bien.

5. Bue­nos pa­ra nues­tra sa­lud

Te­ner una mas­co­ta en ca­sa se con­si­de­ra me­di­ci­na pre­ven­ti­va.

Ya sea ga­to o pe­rro, lo que es­tá cla­ro es que pro­mue­ve la sa­lud y evi­ta fu­tu­ros pro­ble­mas. Son mu­chos los es­tu­dios que con­fir­man es­ta teo­ría: la sa­lud de las per­so­nas es me­jor cuan­do hay una mas­co­ta cer­ca; pue­den re­du­cir la ten­sión ar­te­rial, com­ba­tir el es­trés y pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­día­cas. Ade­más, son es­pe­cial­men­te fa­vo­ra­bles pa­ra ni­ños, an­cia­nos...

6. me­no­res cui­da­dos

Si te­ne­mos que de­ci­dir­nos por adop­tar una mas­co­ta en nues­tro ho­gar, el ga­to nos trae­rá me­nos res­pon­sa­bi­li­da­des y cui­da­dos que un pe­rro por ejem­plo. La aten­ción es mí­ni­ma da­da su in­de­pen­den­cia; no ha­ce fal­ta pa­sear­los tres ve­ces al día, ba­ñar­los con tan­ta asi­dui­dad...

7. se adap­tan a to­do

Po­de­mos te­ner un ga­to en la re­si­den­cia que sea. Ya que un gran da­nés por ejem­plo no es­ta­ría muy a gus­to en un pi­so pe­que­ño, el ga­to se adap­ta a cual­quier si­tua­ción y ho­gar. Ya sea una man­sión o un pe­que­ño apar­ta­men­to, nues­tro fe­lino se en­con­tra­rá fe­liz.

8. Lim­pie­za e hi­gie­ne

Es uno de los ani­ma­les más lim­pios que hay. De los que po­de­mos te­ner en ca­sa, se­rá aquel que nos de­je el pi­so más lim­pio, sin ma­los olo­res, y sin ne­ce­si­dad de una hi­gie­ne fre­cuen­te.

9. sin dis­cri­mi­na­ción

Se adap­tan per­fec­ta­men­te a todos los co­lec­ti­vos de per­so­nas. Le en­can­tan los hom­bres, mu­je­res, ni­ños y an­cia­nos...no tie­nen una pre­fe­ren­cia, pe­ro son es­pe­cial­men­te ca­ri­ño­sos con los an­cia­nos y la gen­te jo­ven.

10. se adap­tan a otras mas­co­tas

Pue­den vi­vir con otras mas­co­tas en el mis­mo ho­gar. Por lo ge­ne­ral no sue­le dar pro­ble­mas el he­cho de te­ner un ga­to con otra mas­co­ta. De he­cho, el ga­to tra­ta­rá con mu­cho ca­ri­ño y de­li­ca­de­za a otra es­pe­cie si se le ha­bi­túa a es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.