DOR­MIR PO­CO ¡TE HA­CE AN­TI­SO­CIAL!

más allá de la fal­ta de ener­gía y con­cen­tra­ción, el des­can­sar be­ne­fi­cia al ce­re­bro y al cuer­po

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley (Es­ta­dos Uni­dos) han con­fir­ma­do en un es­tu­dio que las per­so­nas pri­va­das de sue­ño se sien­ten más so­li­ta­rias y me­nos dis­pues­tas a re­la­cio­nar­se con los de­más, evi­tan­do el con­tac­to cer­cano ca­si de la mis­ma ma­ne­ra que las per­so­nas con an­sie­dad so­cial. Ade­más, tam­bién ha­ce que sean so­cial­men­te me­nos atrac­ti­vas pa­ra los de­más.

Los ha­llaz­gos, que se pu­bli­ca­ron es­te mar­tes en la re­vis­ta ‘Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions’, son los pri­me­ros en mos­trar una re­la­ción bi­di­rec­cio­nal en­tre la pér­di­da del sue­ño y el ais­la­mien­to so­cial, “arro­jan­do nue­va luz so­bre la epidemia glo­bal de so­le­dad”. “No­so­tros, los hu­ma­nos, so­mos una es­pe­cie so­cial. Sin em­bar­go, la pri­va­ción del sue­ño pue­de con­ver­tir­nos en ‘le­pro­sos’ so­cia­les”, apun­ta el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio, Matt­hew Wal­ker, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía y Neu­ro­cien­cia.

Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que los es­cá­ne­res ce­re­bra­les de per­so­nas pri­va­das de sue­ño cuan­do veían ví­deos de ex­tra­ños que ca­mi­na­ban ha­cia ellos mos­tra­ban una “po­de­ro­sa” ac­ti­vi­dad de re­pul­sión so­cial en las re­des neu­ro­na­les que nor­mal­men­te se ac­ti­van cuan­do los hu­ma­nos sien­ten que su es­pa­cio per­so­nal es­tá sien­do in­va­di­do.

La pér­di­da de sue­ño tam­bién de­bi­li­ta la ac­ti­vi­dad en las re­gio­nes del ce­re­bro que nor­mal­men­te fo­men­tan el com­pro­mi­so so­cial.

“Cuan­to me­nos ho­ras duer­mas, me­nos quie­res in­ter­ac­tuar so­cial­men­te. A su vez, otras per­so­nas te per­ci­ben co­mo más so­cial­men­te re­pul­si­vo, lo que au­men­ta aún más el gra­ve im­pac­to de ais­la­mien­to so­cial de la pér­di­da del sue­ño. Ese círcu­lo vi­cio­so pue­de ser un fac­tor im­por­tan­te que con­tri­bu­ye a la cri­sis de sa­lud pú­bli­ca que es la so­le­dad”, ase­gu­ra Wal­ker, quien aña­de que “tal vez no sea una coin­ci­den­cia que en las úl­ti­mas dé­ca­das se ha­ya ob­ser­va­do un mar­ca­do au­men­to de la so­le­dad y una dis­mi­nu­ción igual­men­te dra­má­ti­ca en la du­ra­ción del sue­ño”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.