PA­BLO ESCOBAR, DEL CIE­LO AL INFIERNO

Fue, pro­ba­ble­men­te, el ma­yor nar­co­tra­fi­can­te de to­da Amé­ri­ca y ama­só una de las for­tu­nas más gran­des del mun­do

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Na­ció en An­tio­quia, Co­lom­bia, el pri­me­ro de di­ciem­bre de 1949 y fue el ter­ce­ro de sie­te her­ma­nos.

Des­de pe­que­ño, en la es­cue­la, mos­tró gran ha­bi­li­dad pa­ra la ma­te­má­ti­ca y du­ran­te su ado­les­cen­cia co­men­zó a desa­rro­llar su ha­bi­li­dad pa­ra los ne­go­cios. Cuan­do aca­bó la edu­ca­ción se­cun­da­ria co­men­zó a es­tu­diar eco­no­mía, pe­ro rá­pi­da­men­te de­ci­dió aban­do­nar­lo pa­ra de­di­car­se a sus ne­go­cios per­so­na­les.

Se ca­só con Vic­to­ria Eu­ge­nia He­nao Vallejo, con quien tu­vo dos hijos: Juan Pa­blo y Ma­nue­la. El res­to de la his­to­ria ya es bas­tan­te co­no­ci­da: Pa­blo Escobar se con­vir­tió en el ca­po de la ma­fia co­lom­bia­na a tra­vés de su ne­go­cio con la co­caí­na y fue uno de los más te­rri­bles —y te­mi­dos— nar­co­tra­fi­can­tes del mun­do.

Es­tu­vo pre­so, es­ca­pó y el go­bierno co­lom­biano lo cap­tu­ró y ase­si­nó en Me­de­llín el 2 de di­ciem­bre de 1993. Su fa­mi­lia más cer­ca­na fue ocul­ta­da ba­jo nue­vas iden­ti­da­des has­ta que, tras la muer­te de su ma­dre, los hijos de­ci­die­ron sa­lir a con­tar la his­to­ria.

En 2014, su hi­jo Juan Pa­blo pu­bli­có el li­bro Pa­blo Escobar, mi pa­dre del cual ci­ta­mos es­tas in­tere­san­tes e in­creí­bles ex­cen­tri­ci­da­des.

1.- La ha­cien­da ná­po­les

En­tre sus de­ce­nas de pro­pie­da­des en Co­lom­bia, Pa­blo Escobar te­nía una ha­cien­da lla­ma­da Ná­po­les. Era tan gran­de y ex­tra­va­gan­te que te­nía 27 la­gos ar­ti­fi­cia­les, tres zoo­ló­gi­cos, un par­que ju­rá­si­co con ré­pli­cas de di­no­sau­rios a es­ca­la real y la pis­ta de mo­to­crós más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ade­más con­ta­ba con dos he­li­puer­tos, una pis­ta de ate­rri­za­je de un ki­ló­me­tro de lar­go, su pro­pia ga­so­li­ne­ría y un ta­ller de me­cá­ni­ca y pin­tu­ra pa­ra vehícu­los. En to­da la ha­cien­da, de más de tres mil hec­tá­reas, ha­bía 10 ca­sas y tra­ba­ja­ban 1700 em­plea­dos en to­tal.

2.- el ser­vi­cio do­més­ti­co

To­das las mu­je­res del ser­vi­cio do­més­ti­co de la ha­cien­da Ná­po­les usa­ban ro­pa es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra ellas, re­ci­bían ma­ni­cu­ra y cur­sos de au­to­ma­qui­lla­je. To­do es­to im­pul­sa­do es­pe­cial­men­te por Vic­to­ria Eu­ge­nia He­nao Vallejo, la es­po­sa de Pa­blo Escobar, quien re­ci­bía pa­ra sí mis­ma el ser­vi­cio de ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría to­dos los días.

3. Las flo­res del pent­hou­se

Otra de las ma­jes­tuo­sas pro­pie­da­des del ca­po del Cár­tel de Me­de­llín era el edi­fi­cio Mó­na­co, don­de te­nía un pent­hou­se de 1700 me­tros cua­dra­dos. Las flo­res que de­co­ra­ban la gi­gan­tes­ca pro­pie­dad eran lle­va­das a Me­de­llín des­de Bo­go­tá en su avión pri­va­do, to­dos los días.

4.- Las fies­tas de año nue­vo

Cuan­do la fa­mi­lia Escobar ce­le­bra­ba el fin de año en la ha­cien­da Ná­po­les, se or­de­na­ba la im­por­ta­ción de gi­gan­tes­cos con­te­ne­do­res de pól­vo­ra y fue­gos ar­ti­fi­cia­les que va­lían 50 mil dó­la­res ca­da uno. Pa­blo Escobar re­ga­la­ba la mi­tad a ‘sus hom­bres’ y la otra mi­tad era pa­ra la fa­mi­lia. Se­gún cuen­ta su hi­jo, Juan Pa­blo Escobar, gran par­te de to­do eso so­bra­ba y que­da­ban mu­chas ca­jas sin abrir.

5. Las fies­tas te­má­ti­cas

Las fies­tas te­má­ti­cas eran las pre­fe­ri­das de La Ta­ta, co­mo se le de­cía a la es­po­sa de Pa­blo Escobar. Par­ti­cu­lar­men­te, se­gún cuen­ta su hi­jo, las fies­tas de dis­fra­ces, pa­ra las cua­les en­via­ba a la ca­sa de ca­da uno de sus in­vi­ta­dos un gru­po de sas­tres y mo­dis­tas pa­ra que les di­se­ñen sus pro­pios tra­jes per­fec­ta­men­te.

6. Las fies­tas de cum­plea­ños

Pe­ro las fies­tas te­má­ti­cas no eran las úni­cas ex­tra­va­gan­tes: en ca­da fies­ta de cum­plea­ños Pa­blo Escobar ri­fa­ba en­tre sus in­vi­ta­dos un con­jun­to de va­lio­sas obras de ar­te de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les.

7. Los re­ga­los pa­ra su hi­jo

En su li­bro Pa­blo Escobar, mi pa­dre Juan Pa­blo cuen­ta, ade­más de la te­rri­ble his­to­ria de vio­len­cia y nar­co­trá­fi­co que pro­ta­go­ni­zó su pa­dre, una se­rie de ex­cen­tri­ci­da­des en­tre las que se des­ta­can los os­ten­to­sos y lu­jo­sos re­ga­los que su pa­dre le ha­cía:

“En mi no­veno cum­plea­ños, 1996, re­ci­bí un re­ga­lo úni­co que en me­dio de mi in­ma­du­rez no tu­vo ma­yor sig­ni­fi­ca­do: un co­fre con las car­tas de amor ori­gi­na­les que Ma­nue­li­ta Sáenz le es­cri­bió al li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var. Tam­bién re­ci­bí va­rias me­da­llas del li­ber­ta­dor. [...] En 1998, cuan­do cum­plí on­ce años, ya te­nía una co­lec­ción de cer­ca de trein­ta mo­tos de al­ta ve­lo­ci­dad, así co­mo mo­to­crós, tri­ci­clos, cua­tri­mo­tos, carts, y bug­gies de las me­jo­res mar­cas. Tam­bién te­nía trein­ta mo­tos de agua. [...] Te­nía tre­ce años y se de­ci­dió que pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos de se­gu­ri­dad yo tu­vie­ra un apar­ta­men­to de sol­te­ro; el lu­gar te­nía dos gran­des ha­bi­ta­cio­nes, la mía con es­pe­jos en el te­cho, bar con di­se­ño fu­tu­ris­ta, piel de ce­bra en el li­ving y una si­lla de Ve­nus”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.