VINCENT VAN GOGH Y SU PA­SIÓN POR LOS AUTORRETRATOS

La obra del pin­tor post­im­pre­sio­nis­ta Vincent Van gogh se hi­zo co­no­ci­da tras su muer­te, a los 37 años, en 1890

Correo - Ocio Dominical - - PERSONAJES -

en los úl­ti­mos años, dos pe­lí­cu­las ga­na­do­ras del Os­car re­tra­tan su tra­ba­jo ‘el lo­co del pe­lo ro­jo y Me­dia­no­che en Pa­rís’ aun­que el ar­tis­ta ho­lan­dés mu­rió pen­san­do que su pin­tu­ra ha­bía si­do un fra­ca­so. Di­ce la le­yen­da que ven­dió un úni­co cua­dro en vi­da, y que Van gogh no era una es­tre­lla en el mun­do del ar­te. el ar­tis­ta vi­vió ator­men­ta­do por las du­das, pa­ra­li­za­do por pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to.

cuan­do Van gogh ter­mi­nó La no­che es­tre­lla­da, sin du­da una de sus obras más be­llas, el ar­tis­ta ni si­quie­ra la con­si­de­ró bue­na “un sen­ti­mien­to que la res­pues­ta ini­cial de la gen­te pa­re­cía co­rro­bo­rar”. sin em­bar­go, en 1941, el cua­dro pa­só a for­mar par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo de Ar­te de nue­va York; y en 1973, se inau­gu­ró un mu­seo en Áms­ter­dam con el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de al­ber­gar sus pin­tu­ras.

Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en di­ciem­bre en la re­vis­ta Va­nity Fair lla­ma la aten­ción so­bre al­gu­nos de­ta­lles de los úl­ti­mos años de vi­da del ar­tis­ta y su pre­ma­tu­ra muer­te. A par­tir de ahí, el equi­po de Huff­post Arts&cul­tu­re se cen­tró en in­ves­ti­gar so­bre es­te la­do tan des­co­no­ci­do. És­tas son al­gu­nas cu­rio­si­da­des que no sa­bías so­bre Van gogh.

SU FOR­MA DE PIN­TAR

no es to­tal­men­te cier­to que Van gogh pin­ta­ba con ve­las co­lo­ca­das en el ala de su som­bre­ro de pa­ja —en una car­ta a su her­mano, theo, Van gogh men­cio­na que no­che es­tre­lla­da so­bre el ró­dano fue pin­ta­da “en reali­dad so­bre un que­ma­dor de gas”— pe­ro la his­to­ria se re­pi­te con fre­cuen­cia.

MUER­TE SOSPECHOSA

Los bió­gra­fos ste­ven nai­feh y gre­gory Whi­te smith, ga­na­do­res del pre­mio Pu­lit­zer, pu­bli­ca­ron en 2011 el li­bro Van gogh, la vi­da (edi­to­rial tau­rus), don­de ar­gu­men­tan que no se ha­bría sui­ci­da­do, sino que ha­bría si­do ase­si­na­do por un ado­les­cen­te de la ciu­dad. es­pe­cia­lis­tas en his­to­ria del ar­te no es­tán com­ple­ta­men­te con­ven­ci­dos de esa teo­ría —el mu­seo Van gogh en Áms­ter­dam aún des­cri­be la muer­te del pin­tor co­mo un sui­ci­dio con­fir­ma­do—, pe­ro la re­vis­ta­va­nity Fair pu­bli­có un ar­tícu­lo en no­viem­bre de es­te año con la opi­nión de un fo­ren­se, que ve con es­cep­ti­cis­mo la po­si­bi­li­dad de que se ha­bría dis­pa­ra­do a sí mis­mo, de­bi­do a la in­ca­pa­ci­dad del ar­tis­ta pa­ra sos­te­ner el ar­ma tan cer­ca de su cuer­po y la au­sen­cia de quemaduras en sus ma­nos.

EL COR­TE DE SU ORE­JA

Lo pri­me­ro, la ore­ja de Van gogh no fue to­tal­men­te cor­ta­da. Una par­te del ló­bu­lo de la ore­ja iz­quier­da fue cor­ta­da. se­gún un re­por­ta­je de Le Pe­tit jour­nal, ape­nas tres días des­pués del ac­ci­den­te, Van gogh le ofre­ció una par­te del ló­bu­lo a una pros­ti­tu­ta, pe­ro si fue él quien cor­tó su ore­ja es al­ta­men­te cues­tio­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.