¿IDEALIZAS TUS RE­LA­CIO­NES AMOROSAS?

¿Se­rá que de ver­dad quie­res te­ner un com­pa­ñe­ro de vi­da? ¿O hay otros te­mas en los que tie­nes que tra­ba­jar?

Correo - Ocio Dominical - - ELLAS -

Si tie­nes adic­ción a los amo­res po­co po­si­bles, si idealizas los víncu­los, si la pa­re­ja siem­pre es al­go del Ins­ta­gram de los otros, es ho­ra de ha­cer una pau­sa. Si tus re­la­cio­nes nun­ca tie­nen los pies so­bre la tie­rra pue­de que seas fan de Pla­tón; lo con­cre­to es que se te com­pli­ca cuan­do de es­tar de a 2 se tra­ta. Las ra­zo­nes por las que es­tar en pa­re­ja pue­de re­sul­tar­nos cues­ta arri­ba son in­fi­ni­tas.

Es­ta­mos in­fluen­cia­dos por nues­tra his­to­ria fa­mi­liar: lo di­cho, lo no di­cho, lo desea­do en nues­tras fa­mi­lias tam­bién es par­te nues­tra. Sa­ber qué per­te­ne­ce a quie­nes nos an­te­ce­die­ron es un buen ejer­ci­cio pa­ra ha­cer en al­gún mo­men­to.

¿ES EL CA­MINO CO­RREC­TO?

Si la his­to­ria de tu vi­da es una su­ce­sión de amo­ríos en los que de­po­si­tas al­tas ex­pec­ta­ti­vas y ter­mi­nan en enor­mes de­silu­sio­nes, es ho­ra de pre­gun­tar­te qué es­tás pro­yec­tan­do en esos otros y co­mien­ces a tra­ba­jar en ti. Atrae­mos en la fre­cuen­cia en la que vi­bra­mos.

Una de las cues­tio­nes más re­cu­rren­tes en ma­te­ria de des­en­cuen­tros sen­ti­men­ta­les o de cual­quier ti­po tie­ne que ver con las ex­pec­ta­ti­vas. Es­tá muy bien ilu­sio­nar­se, por­que esa es la esen­cia del amor. Aho­ra bien, las ex­pec­ta­ti­vas su­po­nen un re­sul­ta­do pre­de­ter­mi­na­do y, cuan­do las co­sas no sa­len co­mo que­re­mos, pue­den ser muy frus­tran­tes.

Mu­chas per­so­nas ase­gu­ran que­rer es­tar en pa­re­ja, pe­ro a la ho­ra de una re­la­ción po­si­ble, sa­len co­rrien­do. Al­gu­nos es­ce­na­rios ha­bi­tua­les: na­die lle­ga a los es­tán­da­res ade­cua­dos, la per­so­na desea­da no co­rres­pon­de al amor, hay una ima­gen in­fan­til de las re­la­cio­nes, etc.

¿QUÉ ES LO QUE QUIE­RES?

Cuan­do el en­cuen­tro siem­pre es es­qui­vo, pue­de que no exis­ta el de­seo ge­nuino de es­tar en pa­re­ja. Na­da tie­ne eso de ma­lo en tiem­pos en que los man­da­tos es­ta­llan en mil pe­da­zos. El gran te­ma es te­ner en cla­ro lo que se quie­re y re­cor­dar que cuan­do no sa­be­mos qué es lo que que­re­mos, en­con­tra­mos lo que no de­be­mos.

Cuan­do nos co­nec­ta­mos con los de­más des­de la con­fu­sión, ge­ne­ra­mos aún más con­fu­sión y fal­ta de en­tre­ga en el in­ter­cam­bio. Es­tar en pa­re­ja es una cons­truc­ción gra­dual que in­vi­ta a desa­rro­llar la to­le­ran­cia, a sa­cu­dir­le la tú­ni­ca a nues­tros fan­tas­mas y, so­bre to­do, a sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort.

¿QUÉ PA­SA CUAN­DO IDEALIZAMOS A OTRO O A UNA RE­LA­CIÓN?

Evi­ta­mos el com­pro­mi­so; es que la in­ti­mi­dad pue­de asus­tar­nos, en­fren­tar­nos a nues­tros mie­dos y a vie­jas he­ri­das. Tra­ba­jar en no­so­tros es el gran desafío: no exis­te ga­ran­tía de que no nos en­fren­te­mos al do­lor pe­ro va­le la ale­gría in­ten­tar­lo.

El ejer­ci­cio de to­mar lá­piz y pa­pel y es­cri­bir qué que­re­mos pa­ra nues­tra vi­da siem­pre fun­cio­na pa­ra el au­to­co­no­ci­mien­to. La le­tra es­cri­ta es muy po­ten­te, nos co­nec­ta con las emo­cio­nes y per­mi­te que nos re­plan­tee­mos las es­truc­tu­ras.

Si no pue­des sos­te­ner tus víncu­los prue­ba y res­pon­der­te es­tas pre­gun­tas: ¿es­toy dis­pues­to a com­par­tir la co­ti­dia­ni­dad con otro?; ¿có­mo es­tá mi re­la­ción con­mi­go?, ¿me sien­to en ple­ni­tud?; ¿có­mo es­tán mis la­zos con los de­más?. Qui­ta y agre­ga lo que quie­ras.

Siem­pre fun­cio­na an­dar por la vi­da con los sen­ti­dos des­pier­tos, abrién­do­nos a nue­vas po­si­bi­li­da­des. Apps de ci­tas co­mo Match.com per­mi­ten que nos vin­cu­le­mos con nue­vas per­so­nas, con otras in­quie­tu­des, uti­li­zan­do he­rra­mien­tas co­mo los fil­tros de bús­que­da. Y re­cuer­da: só­lo quien es­tá bien con­si­go pue­de es­tar en un buen amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.