CAU­SAS DEL DO­LOR DE ES­PAL­DA AL RESPIRAR

no mi­ni­mi­ces cual­quier sín­to­ma que sien­tas, ya que pue­de ser per­ju­di­cial a lar­go pla­zo

Correo - Ocio Dominical - - MASCOTAS -

Se equi­vo­ca quien pien­sa que es nor­mal sen­tir do­lor al respirar. El pro­ble­ma pue­de ser un in­di­cio de en­fer­me­da­des y trau­mas se­ve­ros y, por es­te mo­ti­vo, me­re­ce una in­ves­ti­ga­ción mi­nu­cio­sa.

Do­lor en la es­pal­da al respirar: ¿qué pue­de ser?

Se­gún el or­to­pe­dis­ta bra­si­le­ño Cló­vis Cas­tan­ho Sil­vei­ra, del Hos­pi­tal Mo­riah, en San Pa­blo, sen­tir do­lor en la es­pal­da al respirar in­di­ca que pa­de­ce de al­guno de los si­guien­tes cua­dros:

Do­lo­res mus­cu­la­res

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que la ma­yo­ría de las ve­ces es­ta in­co­mo­di­dad tie­ne ori­gen mus­cu­lar y pue­de ser cau­sa­do por ejer­ci­cios fí­si­cos, ma­la pos­tu­ra, mo­vi­mien­tos brus­cos o ma­la po­si­ción al dor­mir, en­tre otros fac­to­res.

No obs­tan­te, do­lo­res fre­cuen­tes o que se ex­tien­dan du­ran­te más de dos se­ma­nas no son nor­ma­les y me­re­cen una con­sul­ta mé­di­ca.

en­fer­me­da­des pul­mo­na­res

El do­lor en la es­pal­da al respirar pue­de ser un in­di­cio de que el in­di­vi­duo tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad pul­mo­nar, co­mo neu­mo­nía o neu­mo­tó­rax, que su­po­ne el in­gre­so del ai­re en­tre las pleu­ras, que son las mem­bra­nas que re­cu­bren a es­te ór­gano.

De to­das for­mas, es­te sín­to­ma no sue­le apa­re­cer so­lo. Ade­más del do­lor al respirar, el pa­cien­te pue­de sen­tir fal­ta de ai­re, fie­bre o tos, que son se­ña­les muy co­mu­nes de cua­dros gra­ves y que ame­ri­tan au­xi­lio mé­di­co de in­me­dia­to.

frac­tu­ra en las cos­ti­llas

Si sien­tes do­lor en la es­pal­da al respirar y al­gu­nos días an­tes tu­vis­te al­gún trau­ma en el tó­rax, co­mo una caí­da o un gol­pe, pue­de que ten­gas una cos­ti­lla frac­tu­ra­da. Es­te pro­ble­ma tam­bién pre­sen­ta otros sín­to­mas co­mo do­lor en el pe­cho, mo­re­to­nes e hin­cha­zón.

En es­tos ca­sos, lo ideal es bus­car ayu­da mé­di­ca in­me­dia­ta­men­te des­pués del gol­pe, pues exis­te el ries­go de le­sio­nes en ór­ga­nos in­ter­nos co­mo los pul­mo­nes o el co­ra­zón.

¿Qué de­bo ha­cer si sien­to do­lor en la es­pal­da al respirar?

El tra­ta­mien­to de­pen­de de las cau­sas del do­lor. Si es el re­sul­ta­do de una frac­tu­ra en las cos­ti­llas, el mé­di­co pue­de in­di­car re­po­so, com­pre­sas frías, ven­da­jes, te­ra­pia mag­né­ti­ca o me­di­ca­men­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios y anal­gé­si­cos.

Si es fru­to de pro­ble­mas pul­mo­na­res, los cui­da­dos pue­den in­cluir re­me­dios pa­ra el do­lor, an­ti­bió­ti­cos, an­ti­in­fla­ma­to­rios, fi­sio­te­ra­pia res­pi­ra­to­ria y más­ca­ra de oxí­geno.

Ali­viar el do­lor mus­cu­lar en la es­pal­da es más sim­ple y es po­si­ble a tra­vés de me­jo­rías en la pos­tu­ra, pér­di­da de pe­so, cam­bio del col­chón (si tie­ne más de 10 años de uso) y la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas. Si aun así el do­lor no ce­de, es ne­ce­sa­rio acu­dir al ki­ne­sió­lo­go, quien eva­lua­rá el ca­so, pe­di­rá exá­me­nes e in­di­ca­rá me­di­ca­men­tos, ade­más de te­ra­pias co­mo RPG, qui­ro­prác­ti­ca y acu­pun­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.