CAL­MA EL DO­LOR DE ES­PAL­DA CON LO MÁS NA­TU­RAL

Correo - Ocio Dominical - - MASCOTAS -

Las plan­tas pue­den ser tus alia­das pa­ra tra­tar el do­lor de es­pal­da. Tie­nen mu­chos me­nos efec­tos se­cun­da­rios que los fár­ma­cos y son me­nos tó­xi­cas. Pe­se a ello, con­vie­ne que con­sul­tes con el es­pe­cia­lis­ta an­tes de to­mar cual­quie­ra de ellas: Pa­ra to­mar… La al­fal­fa es ideal con­tra las con­trac­tu­ras. La re­si­na del ár­bol bos­we­lia (por sus áci­dos bos­wé­li­cos) y el ri­zo­ma de jen­gi­bre tie­nen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias. La raíz de har­pa­go­fi­to y la men­ta pi­pe­ri­ta son anal­gé­si­cas. Pa­ra apli­car... Los ma­sa­jes con pre­pa­ra­dos a ba­se de ár­ni­ca (que es an­ti­in­fla­ma­to­ria) pa­lían el do­lor.

Es­ti­ra bien tus vér­te­bras

Una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción del boston me­di­cal Cen­ter (ee. UU.) de­mos­tró que una te­ra­pia ba­sa­da en es­ti­ra­mien­tos ayu­da a re­ver­tir el do­lor sin ne­ce­si­dad de to­mar fár­ma­cos. Y es que fle­xi­bi­li­zar la co­lum­na (y la mus­cu­la­tu­ra que la ro­dea) tie­ne efec­to “anal gé­si­co”.

Es­tí­ra­te en el sue­lo

Pon una mano en ca­da ro­di­lla y acer­ca las pier­nas ha­cia el ab­do­men. sien­te el es­ti­ra­mien­to de la zo­na lum­bar y gi­ra len­ta­men­te de la­do a la­do.

De ro­di­llas

es­tí­ra­te ha­cia de­lan­te. Pon la mano de­re­cha so­bre la otra, in­cli­na el cuer­po ha­cia la de­re­cha y ba­lan­céa­te. Cam­bia de la­do y re­pi­te.

De pie

De­ja caer el cuer­po ha­cia de­lan­te (sin ha­cer re­bo­tes). sien­te có­mo las vér­te­bras se van se­pa­ran­do. aguan­ta un mi­nu­to. no ha­ce fal­ta que lle­gues a to­car el sue­lo. si su­fres lum­bal­gia, con­sul­ta con tu mé­di­co.

Evi­ta los ‘ner­vios’ que ten­san la es­pal­da

Si apun­ta­ses en un pa­pel cuán­do te due­le más la es­pal­da y có­mo es­tás ese día, es muy pro­ba­ble que lle­ga­ses a es­ta con­clu­sión: cuan­to más ner­vios acu­mu­las, más te due­le.

¿Por qué te afec­ta tan­to?

An­te una si­tua­ción es­tre­san­te tu organismo en­tien­de que tie­ne que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ‘reac­cio­nar’ y se­gre­ga una gran can­ti­dad de adre­na­li­na pa­ra per­mi­tir es­ta res­pues­ta.

Los va­sos san­guí­neos se es­tre­chan, se re­du­ce el flu­jo san­guí­neo y los múscu­los se con­traen pa­ra per­mi­tir una ‘hui­da’ a tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.