EN­TON­CES, DETECTE CÓ­MO CAER EN ESE JUE­GO:

Correo - Ocio Dominical - - NIÑOS -

EXPLÍCALE DE DÓN­DE VIE­NE SU SEN­TI­MIEN­TO SIN JUZ­GAR Y TRAN­QUI­LA­MEN­TE

Por ejem­plo, explícale que es­tá enoja­do por­que tie­ne que ir ama­rra­do en su si­lla del au­to, pe­ro que es ahí don­de tie­ne que ir y lle­gan­do a ca­sa lo abra­za­rás to­do el tiem­po que quie­ra.

ANALÍZATE A TI PRI­ME­RO

Una for­ma de en­ten­der por qué tu hi­jo es muy be­rrin­chu­do o enojón es vién­do­te pri­me­ro a ti. Re­cuer­da que los ni­ños imi­tan lo que ven en ca­sa así que no es­ta­ría de más re­vi­sar tus pro­pias con­duc­tas y ha­cer cam­bios pa­ra que pue­dan re­fle­jar­se en tu pe­que­ño.

EN­SÉ­ÑA­LE A RES­PON­DER DE MA­NE­RA PO­SI­TI­VA AN­TE LA SI­TUA­CIÓN

en lu­gar de de­jar­lo que reac­cio­ne de ma­ne­ra im­pul­si­va, ayú­da­lo a que en­tien­da que pue­de con­tro­lar el enojo y a so­lu­cio­nar de ma­ne­ra po­si­ti­va la si­tua­ción, de es­ta for­ma tam­bién ha­ces equi­po con él y es­to le da­rá con­fian­za, pues le es­tás en­se­ñan­do que el pro­ble­ma es el enojo y no él.

CUAN­DO DI­GAS QUE NO A AL­GO, TAM­BIÉN DI­LE EL SÍ

si tu hi­jo es­tá pin­tan­do en la pa­red y lo qui­tas, se eno­ja­rá, por­que el quie­re pin­tar. La me­jor for­ma de guiar­lo es di­cién­do­le don­de sí pue­de pin­tar. De es­ta ma­ne­ra su enojo se­rá me­nor por­que se­gui­rá ha­cien­do lo que quie­re pe­ro con los lí­mi­tes ne­ce­sa­rios.

VA­LI­DA SU SEN­TI­MIEN­TO

cuan­do los ni­ños se sien­ten ig­no­ra­dos aún des­pués de que hi­cie­ron un be­rrin­che, la si­tua­ción se­rá más di­fí­cil de con­tro­lar. siem­pre di­le que en­tien­des que es­tá enoja­do, es­to lo ha­rá sen­tir com­pren­di­do. Re­pri­mir el enojo so­lo cau­sa más enojo.

ES­TA­BLE­CE BIEN LAS RU­TI­NAS

si sa­bes que tu hi­jo se po­ne de ma­las cuan­do tie­ne ham­bre o sue­ño. Or­ga­ní­za­te y res­pe­ta sus ho­ra­rios. Así evi­ta­rás po­ner­lo en es­te ti­po de si­tua­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.