ES EN VER­DAD SANO, PER­DO­NAR UNA INFIDELIDAD

Una trai­ción amo­ro­sa es al­go que nos pue­de afec­tar psi­co­ló­gi­ca­men­te

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Hay per­so­nas que cuan­do su­fren una infidelidad pue­den sen­tir­se tre­men­da­men­te trai­cio­na­das, tan­to, que les cues­ta per­do­nar lo que ha ocu­rri­do y que sean ca­pa­ces de ol­vi­dar to­do lo que se ha cons­trui­do en pa­re­ja só­lo por un en­ga­ño. Qui­zá pien­ses que cuan­do una per­so­na en­ga­ña pue­de vol­ver­lo a ha­cer...

Un as­pec­to im­por­tan­te de la infidelidad es el he­cho de que, en ge­ne­ral, se da en se­cre­to. Por tan­to, sue­le im­pli­car una trai­ción al com­pro­mi­so pac­ta­do en­tre las par­tes im­pli­ca­das, los cón­yu­ges. es­te es un ele­men­to fun­da­men­tal a la ho­ra de rom­per la con­fian­za so­bre la que se es­ta­ble­ce la re­la­ción de pa­re­ja.

Cuan­do se pro­du­ce una infidelidad, el ‘afec­ta­do’ su­fre una pro­fun­da he­ri­da en su au­to­es­ti­ma que se­rá ne­ce­sa­rio sa­nar. Uno de los re­tos más di­fí­ci­les al que ten­drá que ex­po­ner­se se­rá el per­do­nar lo ocu­rri­do, con in­de­pen­den­cia de que se desee res­tau­rar la re­la­ción o no.

el per­dón es un pro­ce­so que tie­ne efec­tos sa­lu­da­bles en la per­so­na que per­do­na, pro­mo­vien­do así su sa­lud men­tal. sin em­bar­go, per­do­nar es un asun­to com­ple­jo que lle­va­rá tiem­po, de­seo de per­do­nar, de­ter­mi­na­ción y com­pro­mi­so.

en es­te pro­ce­so ten­dre­mos que cam­biar ac­ti­tu­des, pen­sa­mien­tos y con­duc­tas. me­dian­te es­ta re­es­tru­cu­ta­ción cog­ni­ti­va, po­dre­mos ser ca­pa­ces de re­con­ci­liar­nos con esos sen­ti­mien­tos que fue­ron vio­len­ta­dos, y vol­ver a la nor­ma­li­dad.

el pro­ce­so de per­dón tras una infidelidad

el pri­mer pa­so se­rá re­co­no­cer el da­ño su­fri­do. es im­por­tan­te no in­ten­tar en­ga­ñar­se mi­ni­mi­zan­do lo ocu­rri­do, al con­tra­rio, se­rá des­de la im­por­tan­cia del even­to des­de don­de el ‘agra­via­do’ se da­rá la opor­tu­ni­dad de per­do­nar.

en el aná­li­sis de lo ocu­rri­do es pre­ci­so en­ten­der las cir­cuns­tan­cias en que se da la infidelidad. De es­te mo­do, sa­be­mos que atri­bu­cio­nes ex­ter­nas (atri­buir la res­pon­sa­bi­li­dad a las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas a la per­so­na), ines­ta­bles (que va­rían) y es­pe­cí­fi­cas (con­cre­tas y pun­tua­les) de la infidelidad fa­ci­li­tan el per­dón fren­te a la atri­bu­cio­nes in­ter­nas (atri­buir la res­pon­sa­bi­li­dad al ca­rác­ter de la per­so­na), es­ta­bles (que no cam­bia) y glo­ba­les (ge­ne­ra­li­za­bles) que lo di­fi­cul­tan.

el se­gun­do pa­so es mos­trar­nos in­te­rés por per­do­nar lo ocu­rri­do, al me­nos co­mo una po­si­bi­li­dad.

ideas erró­neas

Pa­ra ello ten­dre­mos que ana­li­zar y re­co­no­cer lo que sig­ni­fi­ca pa­ra no­so­tros per­do­nar pa­ra de­tec­tar po­si­bles pen­sa­mien­tos o ideas que pue­den in­ter­fe­rir de for­ma ne­ga­ti­va so­bre el pro­ce­so de per­dón. al­gu­nas de es­tas ideas erró­neas pue­den ser:

1. ‘Per­do­nar im­pli­ca ol­vi­dar lo ocu­rri­do’

La me­mo­ria es una fun­ción ce­re­bral que in­ter­vie­ne en to­dos los pro­ce­sos de apren­di­za­je del ser hu­mano. Cuan­do apren­de­mos al­go, no se bo­rra de nues­tro ‘al­ma­cén’, no po­de­mos ha­cer­lo des­apa­re­cer. el fin no es ol­vi­dar lo ocu­rri­do, el fin se­rá re­cor­dar­lo sin que nos ha­ga da­ño.

2. ‘Per­do­nar es re­con­ci­lia­ción’

es­ta es una de las ideas más ex­ten­di­das en con­sul­ta: “si no quie­re vol­ver con­mi­go es por­que no me ha per­do­na­do, si lo hu­bie­ra he­cho es­ta­ría­mos jun­tos”. el per­dón no in­clu­ye ne­ce­sa­ria­men­te res­tau­rar la re­la­ción con al­guien, es ne­ce­sa­rio, pe­ro no su­fi­cien­te.

3. “mi­ni­mi­zar o jus­ti­fi­car lo ocu­rri­do”

¿Cuán­tas ve­ces he­mos es­cu­cha­do fra­ses del ti­po: “no es pa­ra tan­to”, “in­ten­ta ver lo po­si­ti­vo”, “es­tas co­sas pa­san”,...? Per­do­nar no im­pli­ca cam­biar la va­lo­ra­ción del he­cho; de mo­do que es muy pro­ba­ble que és­te siem­pre se va­lo­re de for­ma ne­ga­ti­va e in­jus­ti­fi­ca­ble. sin em­bar­go, lo que cam­bia­rá se­rá que, a pe­sar de que la va­lo­ra­ción del he­cho es ne­ga­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.