PER­SO­NA­LI­DA­DES DE­TRÁS DE UNA RE­LA­CIÓN ¡CUI­DA­DO!

¿eres ce­lo­so? ¿con­tro­la­dor? ¿De­pen­dien­te? ¿crees que has lle­ga­do a ‘sal­var’ a tu pa­re­ja? Un psi­có­lo­go da a co­no­cer los cin­co ro­les más co­mu­nes que se tien­den a adop­tar en una re­la­ción amo­ro­sa

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Nin­gu­na re­la­ción es per­fec­ta. Aun asi es­te la­zo se cons­tru­ye de los de­fec­tos y vir­tu­des de am­bos miem­bros con ob­je­to de me­jo­rar las fa­len­cias y ser fe­li­ces. Es por ello que mu­chas ve­ces las per­so­nas mo­di­fi­can su per­so­na­li­dad acorde a su pa­re­ja y ac­túan den­tro de un pa­trón iden­ti­fi­ca­ble.

No es al azar. el rol que to­mas en tu re­la­ción de pa­re­ja se sus­ten­ta en tu per­so­na­li­dad. lue­go de la épo­ca ini­cial de enamo­ra­mien­to y de idea­li­za­ción, sue­len apa­re­cer los pri­me­ros pro­ble­mas. el có­mo los en­fren­tas y te re­la­cio­nas con ellos, da mues­tra de esas ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les que te­nías es­con­di­das o dis­mi­nui­das.

“Una vez que la fa­se de idea­li­za­ción del otro cae, apa­re­ce el la­do más es­te­reo­ti­pa­do de la re­la­ción y en oca­sio­nes los la­dos más sin­to­má­ti­cos. mu­chas ve­ces en las re­la­cio­nes nos co­nec­ta­mos con nues­tro la­do de som­bra, es de­cir, con mu­chos as­pec­tos que no­so­tros mis­mos he­mos re­cha­za­do y que son in­cons­cien­tes, pe­ro que apa­re­cen fuer­te­men­te en la re­la­ción y que en oca­sio­nes se vuel­ven com­pul­si­vos”, ase­gu­ra juan Car­los sau­mont, do­cen­te de la es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co.

las per­so­nas bus­can a su me­dia na­ran­ja pen­san­do que se­rán se­res muy pa­re­ci­dos a ellos. Pe­ro, la reali­dad es que to­dos so­mos úni­cos y que inevi­ta­ble­men­te los dos in­te­gran­tes de una re­la­ción amo­ro­sa ten­drán mu­cho en co­mún, pe­ro tam­bién se­rán di­fe­ren­tes en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos.

“en las pa­re­jas se evi­den­cia fuer­te­men­te un te­ma de po­la­ri­dad, es de­cir, bus­ca­mos a otro que tie­ne a un ni­vel cons­cien­te te­mas en co­mún con no­so­tros o cier­tos es­ti­los si­mi­la­res, pe­ro con quien a su vez se da una ten­sión de ele­men­tos de per­so­na­li­dad o for­mas de ser que le da di­na­mis­mo a la re­la­ción, que es fuen­te de con­flic­tos y/ o dis­cu­sio­nes”, ase­gu­ra el ex­per­to en teo­rías de per­so­na­li­dad.

Por ello, se­gún el psi­có­lo­go juan Car­los sau­mont, en una re­la­ción amo­ro­sa las per­so­nas co­mien­zan a adop­tar ro­les, los que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la per­so­na­li­dad de ca­da uno. así, el es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que hay múl­ti­ples ti­pos de per­so­na­li­dad que se ma­ni­fies­tan en las re­la­cio­nes de pa­re­ja, pe­ro des­ta­ca las cin­co más co­mu­nes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.