UN MAES­TRO EN SU TO­TA­LI­DAD

Un ge­nio con un ca­rác­ter fuer­te, des­con­fia­do y con anéc­do­tas que en­gran­de­cen su fi­gu­ra

Correo - Ocio Dominical - - PERSONAJES -

Mi­guel Án­gel fue un hom­bre muy so­li­ta­rio y de ca­rác­ter muy fuer­te, hos­til y muy des­con­fia­do, qui­zás se­ñal de ha­ber­se cria­do en un am­bien­te fa­mi­liar no muy aco­ge­dor, su ma­dre mu­rió cuan­do era muy jo­ven. Eran cin­co ni­ños va­ro­nes al cui­da­do de un padre muy vio­len­to.

Di­cen que era tan des­con­fia­do que veía enemi­gos y ri­va­les por to­dos la­dos. El mis­mo iba a ele­gir el már­mol en la can­te­ra, lo pre­pa­ra­ba y has­ta lo tras­por­ta­ba, lo que le qui­ta­ba mu­cho tiem­po y le cos­ta­ba su sa­lud. Se ali­men­ta­ba y dor­mía muy po­co, y no de­ja­ba ver­se por nin­gún mé­di­co, los echa­ba de su la­do gri­tan­do que él po­día cu­rar­se só­lo. A pe­sar de su sa­lud, lle­gó a los ca­si 90 años. ¿Pre­cur­sor del cas­co mi­ne­ro? Un tes­ti­mo­nio con­tó que ha­bía rea­li­za­do un ti­po de cas­co don­de co­lo­ca­ba ve­las, así la luz lo se­guía por don­de se mo­vie­ra y po­día rea­li­zar con ple­na li­ber­tad sus obras de­jan­do las ma­nos li­bres.

Co­men­zó co­mo fal­si­fi­ca­dor

En los pri­me­ros pa­sos co­mo ar­tis­ta en la ca­sa de los Me­di­ci es­cul­pió “El Cu­pi­do dor­mi­do”. Vién­do­la el mis­mo Lo­ren­zo el mag­ní­fi­co le di­jo: “Qui­zá si la en­te­rra­ras y la tra­ta­ras pa­ra dar­le el as­pec­to de una obra an­ti­gua, la en­via­ría a Ro­ma, don­de es­toy se­gu­ro de que cree­rían que es una an­ti­güe­dad y la ven­de­rías mu­cho me­jor”. Lo hi­zo: La es­cul­tu­ra fue ven­di­da co­mo ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co al car­de­nal Ria­rio, so­brino del pa­pa Six­to IV, quien pa­gó dos­cien­tos du­ca­dos de oro, pe­ro el mar­chan­te que se en­car­gó de la ope­ra­ción le en­tre­gó a Mi­guel Án­gel só­lo trein­ta du­ca­dos.

La Pie­dad, la úni­ca obra fir­ma­da por el mis­mo

Es­ta ma­ra­vi­llo­sa obra rom­pe con el dra­ma­tis­mo con el que has­ta en­ton­ces se tra­ta­ba es­ta re­pre­sen­ta­ción de la “Vir­gen do­lo­ro­sa”, que siem­pre mos­tra­ba el gran do­lor de la ma­dre con el hi­jo muer­to en sus bra­zos. Mi­guel Án­gel, sin em­bar­go, reali­zó una Vir­gen, se­re­na, con­cen­tra­da y ex­tre­ma­da­men­te jo­ven, y un Cris­to que pa­re­ce que es­tá dor­mi­do y sin mues­tras en su cuer­po de ha­ber pa­de­ci­do nin­gún mar­ti­rio. Es la úni­ca obra de Mi­guel Án­gel que fir­mó: lo hi­zo en la cin­ta que atra­vie­sa el pe­cho de la Vir­gen: MI­CHAEL. ANGELVS. BONAROTVS.

el Da­vid he­cho con már­mol desecha­do

Es Pie­ro So­de­ri­ni, un ad­mi­ra­dor de Mi­guel Án­gel quien le ha­ce uno de los en­car­gos más im­por­tan­tes de su vi­da: el Da­vid. De un gran blo­que de már­mol aban­do­na­do por­que se pen­sa­ba que era in­ser­vi­ble Mi­guel An­gel creó ar­te. Pri­me­ro reali­zó un mo­de­lo en ce­ra. Pos­te­rior­men­te se pu­so a es­cul­pir en el mis­mo lu­gar don­de es­ta­ba ubi­ca­do el blo­que sin de­jar que na­die viera su tra­ba­jo du­ran­te más de dos años y me­dio, que fue el tiem­po que tar­dó en aca­bar­lo.

Arrui­nó su pro­pia obra

El Moi­sés fue una de las es­cul­tu­ras más rea­lis­tas en cuan­to a ex­pre­sión que lo­gró es­te gran ar­tis­ta de to­dos los tiem­po, se ve tan rea­lis­ta que cuen­tan que Mi­guel Án­gel al aca­bar­la, gol­peó la ro­di­lla de­re­cha de la es­ta­tua y le di­jo “¿por qué no me ha­blas?”, sin­tien­do que la úni­ca co­sa que fal­ta­ba por ex­traer del már­mol era la pro­pia vi­da. En la ro­di­lla se pue­de en­con­trar la mar­ca de Mi­guel Án­gel al gol­pear a su Moi­sés.

su au­to­rre­tra­to en el ‘Jui­cio Fi­nal’ en la ca­pi­lla six­ti­na

En la mag­ní­fi­ca obra del Jui­cio fi­nal en la Ca­pi­lla Six­ti­na a la de­re­cha de­ba­jo de los pies de Cris­to es­tá San Bar­to­lo­mé, que mues­tra en una mano el ins­tru­men­to con el cual fue des­pe­lle­ja­do vi­vo y con la otra mano, su piel, que le fue arran­ca­da. La piel des­pe­lle­ja­da es un au­to­rre­tra­to de Mi­guel Án­gel. Una de las in­ter­pre­ta­cio­nes exis­ten­tes pa­ra es­te he­cho es que qui­zá es un re­fle­jo del pe­si­mis­mo de Mi­guel Án­gel, ya ma­yor, en ple­na cri­sis de fe. Tam­bién se ba­ra­ja otra in­ter­pre­ta­ción: Co­mo odia­ba pin­tar in­clu­so pre­fe­ri­ría mo­rir des­pe­lle­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.