Ideas Pa­ra EM­PREN­DER un ne­go­cio

Lu­cha por ese ideal que día a día te pue­de ayu­dar a ser más que una me­jor per­so­na, con­quis­tan­do la ci­ma de un ne­go­cio

Correo - Ocio Dominical - - EMPRENDEDOR -

En Mé­xi­co hay más de 30 mi­llo­nes de jó­ve­nes que van de los 15 a los 29 años de edad, y pa­ra ellos el fu­tu­ro la­bo­ral es in­cier­to, por ello la me­jor for­ma de pre­pa­rar­los es dán­do­les los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que se­pan em­pren­der con éxi­to y ge­ne­rar re­cur­sos pro­pios, así lo co­men­tó Sa­muel Gon­zá­lez, Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción E, una em­pre­sa so­cial cen­tra­da en el fo­men­to de la cul­tu­ra em­pren­de­do­ra.

“A los jó­ve­nes de hoy no les gus­ta per­te­ne­cer a una em­pre­sa, por­que no se ven en una ofi­ci­na tra­ba­jan­do ocho ho­ras dia­rias, por ello tie­nen gran­des an­sias de tra­ba­jar y, las me­jo­res he­rra­mien­tas que se les pue­den ofre­cer, es pre­pa­rar­los pa­ra em­pren­der un ne­go­cio”, agre­gó Gon­zá­lez.

Pa­ra con­se­guir es­te ob­je­ti­vo, di­jo, es ne­ce­sa­rio ase­so­rar­se pa­ra no per­der ni tiem­po ni di­ne­ro en el ca­mino, por ello, re­co­mien­da que se vean pri­me­ro las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios. “Ini­ciar un ne­go­cio pro­pio pue­de ser un re­to, pe­ro con al­go de mo­ti­va­ción, per­se­ve­ran­cia y sen­ti­do del ne­go­cio, se es ca­paz de no só­lo ele­gir una ca­rre­ra que te gus­te, sino de ha­cer­lo sin gas­tar una for­tu­na. Lo im­por­tan­te es ele­gir una op­ción que ten­ga fu­tu­ro y pa­ra co­no­cer­las hay que es­tar siem­pre al día de las ten­den­cias en tu in­dus­tria”, co­men­tó.

De acuer­do con el di­rec­ti­vo de Fun­da­ción E, es­tos son los 10 ne­go­cios que se pue­den arran­car con po­co di­ne­ro o in­clu­so, gra­tis.

1. Chat­bots

Los chat­bots es­tán aquí y em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños los es­tán adop­tan­do co­mo par­te de sus equi­pos de mar­ke­ting, ven­tas y ser­vi­cios al clien­te. Es­tos ‘bots’ per­mi­ten a las com­pa­ñías re­du­cir sus cos­tos al tiem­po que au­men­tan sus in­gre­sos. Lo que mu­chos no sa­ben es que la crea­ción de un chat­bot no es tan di­fí­cil co­mo se pien­sa.

Gra­cias a pla­ta­for­mas co­mo Chatty­peo­ple pue­des crear un chat­bot de gra­do em­pre­sa­rial con tec­no­lo­gía In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI) y pro­ce­sa­mien­to de len­gua­je na­tu­ral (PNL) en cues­tión de mi­nu­tos sin te­ner ab­so­lu­ta­men­te nin­gún co­no­ci­mien­to de pro­gra­ma­ción o co­di­fi­ca­ción.

Te­nien­do en cuen­ta lo an­te­rior, con­tar con una agen­cia de crea­ción de chat­bots es más fá­cil que nun­ca. Pue­des abrir una cuen­ta en Chatty­peo­ple de for­ma gra­tui­ta y ofre­cer tus ser­vi­cios a em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños. Lo me­jor de to­do es que, a me­di­da que tu agen­cia crez­ca, po­drás su­bir la ca­li­dad de tu cuen­ta y por su­pues­to, au­men­tar tus pre­cios.

2. Ven­de­dor de ro­pa on­li­ne

Si tie­nes una cá­ma­ra, una compu­tado­ra y una ver­da­de­ra pa­sión por la mo­da, pue­des abrir un ne­go­cio pro­pio en lí­nea. Co­mien­za por re­unir to­da la ro­pa vie­ja que ha­yas acu­mu­la­do en los úl­ti­mos años y que ya no usas, lue­go tó­ma­le fo­tos pro­fe­sio­na­les.

Pue­des pu­bli­car es­tas fo­tos en ebay o crear tu pro­pia tien­da per­so­nal a tra­vés de Sho­pify o Wor­dp­ress. Las opor­tu­ni­da­des de ga­nan­cias con es­te ti­po de ne­go­cio son in­fi­ni­tas y lo me­jor de to­do es que no tie­nes que li­mi­tar­te a só­lo ven­der ro­pa. Tam­bién pue­des ofre­cer mue­bles an­ti­guos, ac­ce­so­rios pa­ra ni­ños, equi­pos de jar­di­ne­ría y mu­cho más.

3. Con­sul­tor de ins­ta­gram

Ins­ta­gram es una de las re­des so­cia­les, si no la más po­pu­lar, que exis­ten en el mo­men­to jun­to a Fa­ce­book y Twit­ter. Mu­chas em­pre­sas es­tán op­tan­do por te­ner una pre­sen­cia vi­sual en los me­dios so­cia­les, lo que sig­ni­fi­ca que in­vier­ten más tiem­po en ge­ne­rar una au­dien­cia en Ins­ta­gram y Pin­te­rest.

Sin em­bar­go, la crea­ción de una co­mu­ni­dad de se­gui­do­res en Ins­ta­gram no es tan fá­cil co­mo pa­re­ce. Por eso, mu­chas em­pre­sas con­tra­tan con­sul­to­res que les ayu­den a ha­blar el len­gua­je de los lec­to­res. Con eso en men­te, si te gus­ta Ins­ta­gram, tie­nes un te­lé­fono in­te­li­gen­te y tie­nes co­no­ci­mien­tos de mar­ke­ting bá­si­co, fá­cil­men­te po­dría con­ver­tir­te en un con­sul­tor de Ins­ta­gram sin ha­cer una enor­me in­ver­sión mo­ne­ta­ria.

4. ser­vi­cios de re­dac­ción y edi­ción

Si tie­nes una re­dac­ción y or­to­gra­fía ex­ce­len­tes, pue­des re­vi­sar con­te­ni­dos pa­ra re­des so­cia­les y pá­gi­nas web, so­bre to­do de pe­que­ñas em­pre­sas. Di­cho es­to, pa­ra ob­te­ner me­jo­res clien­tes que pa­guen, se ne­ce­si­ta mo­ti­va­ción, per­se­ve­ran­cia y un sis­te­ma de apo­yo ade­cua­do.

Al ter­mi­nar un pro­yec­to pue­des pe­dir­les que te den tes­ti­mo­nios pa­ra atraer a nuevos pa­tro­nes. Una vez que ha­yas ge­ne­ra­do una ba­se de clien­tes, ten­drás más pe­di­dos de con­te­ni­dos es­cri­tos y po­drás co­brar más.

5. blog­ging o vlog­ging

Si tie­nes un con­jun­to de ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas o eres un ex­per­to en una in­dus­tria en par­ti­cu­lar, ¿por qué no en­se­ñar a otros? Es­cri­bir un blog es una gran ma­ne­ra de com­par­tir in­for­ma­ción con la gen­te. Aun­que creas que es ra­ro ge­ne­rar di­ne­ro dan­do in­for­ma­ción gra­tui­ta a la gen­te, la ver­dad es que las opor­tu­ni­da­des son in­fi­ni­tas. Una vez que ten­gas un gru­po de se­gui­do­res, po­drás ven­der es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios o ins­cri­bir­te a pro­gra­mas co­mo Goo­gle Ad­sen­se.

Ade­más de lo an­te­rior, pue­des crear li­bros elec­tró­ni­cos o co­pias im­pre­sas y ven­der­los en tu blog o a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Ama­zon. Pe­ro si es­cri­bir no es lo tu­yo, no te preo­cu­pes. Pue­des ha­cer to­do lo an­te­rior a tra­vés de vi­deo en lu­gar de for­ma­to es­cri­to. Lo úni­co que ne­ce­si­tas es una compu­tado­ra, una cá­ma­ra y un si­tio web co­mo You­tu­be.

6. Coach de ne­go­cios o de vi­da

Si eres una per­so­na in­tro­ver­ti­da, pro­ba­ble­men­te seas más tran­qui­lo pa­ra ha­blar (es de­cir, pien­sas an­tes de ac­tuar). Pue­des con­si­de­rar una ca­rre­ra en con­sul­to­ría. Tu ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­na­li­zar even­tos y es­cu­char sig­ni­fi­ca que tie­nes las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra con­ver­tir­te en un coach de ne­go­cios o de vi­da.

Si bien no se re­quie­re por ley com­ple­tar al­gún en­tre­na­mien­to pa­ra de­di­car­te a es­to, pue­des ob­te­ner una cer­ti­fi­ca­ción pa­ra mos­trár­se­la a tus clien­tes. Una vez que ten­gas es­ta for­ma­ción, pue­des dar con­sul­tas on­li­ne o por te­lé­fono.

7. Di­se­ña­dor grá­fi­co

El di­se­ño grá­fi­co free­lan­ce pue­de ser una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te de ga­nar­te la vi­da. Las em­pre­sas di­gi­ta­les es­tán en au­men­to, y con eso vie­ne una ma­yor de­man­da de lo­go­ti­pos, di­se­ño de si­tios web y otros ma­te­ria­les de mar­ke­ting.

Si eres crea­ti­vo cur­sa la ca­rre­ra de di­se­ño grá­fi­co y a la par pue­des ins­cri­bir­te a un cur­so cor­to o in­clu­so ir a pren­dien­do con tu­to­ria­les en You­tu­be pa­ra co­men­zar a ofre­cer tus ser­vi­cios.

8. Con­se­je­ro de apli­ca­cio­nes uni­ver­si­ta­rias

Si­mi­lar a ser un coach de vi­da o ne­go­cio, los con­se­je­ros de apli­ca­cio­nes uni­ver­si­ta­rias son bue­nos en ofre­cer con­se­jos uno-a-uno a sus clien­tes. Pue­des ayu­dar a los chi­cos que es­tán por sa­lir de la pre­pa­ra­to­ria a ele­gir uni­ver­si­dad o a en­ten­der los trá­mi­tes de ad­mi­sión.

Si pue­des ofre­cer bue­nos con­se­jos, tie­ne fuer­tes ha­bi­li­da­des de or­ga­ni­za­ción y quie­res ayu­dar a los adul­tos jó­ve­nes a dar los si­guien­tes pa­sos en sus ca­rre­ras, es­te tra­ba­jo de me­dio tiem­po es pa­ra ti. To­do lo que ne­ce­si­tas es una compu­tado­ra, un amor por la in­ves­ti­ga­ción y com­pren­sión del sis­te­ma edu­ca­ti­vo de tu lo­ca­li­dad.

9. tu­to­ría

Tu­to­ría es un tra­ba­jo que po­drías ha­cer com­ple­ta­men­te en lí­nea. Só­lo ne­ce­si­tas una compu­tado­ra, un si­tio web pa­ra pro­mo­cio­nar­te y un con­jun­to es­pe­cí­fi­co de ha­bi­li­da­des que pue­das ofre­cer a la gen­te. Por ejem­plo, si eres un gu­rú de las ma­te­má­ti­cas, sa­bes otro idio­ma o tie­nes un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, pue­des en­se­ñar a los es­tu­dian­tes a tra­vés de Sky­pe o por te­lé­fono. Apar­te de ser prác­ti­ca­men­te gra­tui­to pa­ra em­pe­zar, po­drás co­brar des­de $100 por ho­ra de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des del es­tu­dian­te.

10. fo­tó­gra­fo

La fo­to­gra­fía es al­go que mu­chas per­so­nas con­si­de­ran co­mo una afición, pe­ro en reali­dad, pue­de con­ver­tir­se en una ca­rre­ra bas­tan­te lu­cra­ti­va. Si ya tie­nes una cá­ma­ra y tus ami­gos a me­nu­do te pi­den que les to­mes fo­tos, es pro­ba­ble que ten­gas lo que se ne­ce­si­ta pa­ra con­ver­tir tu pa­sión en ca­rre­ra.

Pa­ra em­pe­zar, crea un si­tio web y car­ga una ga­le­ría con tus me­jo­res fo­to­gra­fías jun­to con un for­ma­to de in­for­ma­ción de con­tac­to. Si deseas dar un pa­so más allá, in­vier­te tiem­po y di­ne­ro en re­des so­cia­les (pue­des em­pe­zar en Fa­ce­book con so­lo $100 al mes).

A de­cir de Sa­muel Gon­zá­lez, los jó­ve­nes pue­den em­pren­der sin des­cui­dar sus es­tu­dios, co­men­zar a crear su pro­pio ne­go­cio e in­clu­so, ge­ne­rar empleos pa­ra sus com­pa­ñe­ros, ami­gos o fa­mi­lia­res. Em­pren­der, pre­cio, per­mi­ti­rá es­ti­mu­lar a los ado­les­cen­tes y re­du­cir el nú­me­ro de “ni­nis que, de acuer­do al INE­GI, en Mé­xi­co el nú­me­ro as­cien­de a 3.9 mi­llo­nes de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.