Es­trés pue­de re­du­cir el ta­ma­ño de tu ce­re­bro

De acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res, las per­so­nas con ni­ve­les más al­tos de cor­ti­sol en la san­gre, la hor­mo­na del es­trés, tie­nen me­mo­ria de­te­rio­ra­da y ce­re­bros más pe­que­ños

Correo - Ocio Dominical - - SALUD -

El es­trés pue­de te­ner va­rias con­se­cuen­cias pa­ra el cuer­po: do­lo­res de cabeza, do­lo­res en el pe­cho, fa­ti­ga y pro­ble­mas di­ges­ti­vos. De acuer­do a una nue­va in­ves­ti­ga­ción, el es­trés im­pac­ta en el ta­ma­ño de nues­tro ce­re­bro.

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Neu­ro­logy, in­di­ca que las per­so­nas con ni­ve­les más al­tos de cor­ti­sol en la san­gre, la hor­mo­na del es­trés, tie­nen me­mo­ria de­te­rio­ra­da y ce­re­bros más pe­que­ños.

En ese sen­ti­do, los in­ves­ti­ga­do­res de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard re­clu­ta­ron a más de 20 000 per­so­nas con una edad pro­me­dio de 49 años y eva­lua­ron sus ha­bi­li­da­des de me­mo­ria y pen­sa­mien­to. Tam­bién to­ma­ron mues­tras de san­gre y mi­die­ron el vo­lu­men ce­re­bral me­dian­te una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca.

Un ran­go de cor­ti­sol nor­mal es de en­tre 10.8 y 15.8 mi­cro­gra­mos por de­ci­li­tro, y los in­ves­ti­ga­do­res di­vi­die­ron a los par­ti­ci­pan­tes en tres gru­pos: ni­vel ba­jo, me­dio y al­to.

Cam­bios drás­ti­cos

El coau­tor del nue­vo es­tu­dio, Sud­ha Ses­ha­dri, di­jo a Ti­me que pre­sen­ciar có­mo el cor­ti­sol pue­de cam­biar la fun­ción ce­re­bral es “alar­man­te y una opor­tu­ni­dad”. Una de las ra­zo­nes, di­jo, es que el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo po­dría ser un pre­cur­sor de la de­men­cia. “Hay una lí­nea más en la que se pue­de tra­ba­jar pa­ra re­du­cir el im­pac­to de la de­men­cia en la sa­lud pú­bli­ca”, di­jo. “No pue­do de­cir­le con se­gu­ri­dad que re­du­cir el cor­ti­sol ne­ce­sa­ria­men­te da­rá co­mo re­sul­ta­do be­ne­fi­cios, pe­ro es un pri­mer pa­so”.

Afec­ta el cor­ti­sol

Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que las per­so­nas con al­tos ni­ve­les de cor­ti­sol te­nían pun­tua­cio­nes más ba­jas en prue­bas de me­mo­ria y ha­bi­li­da­des de pen­sa­mien­to que aque­llas con ni­ve­les nor­ma­les. Un cor­ti­sol más al­to tam­bién se re­la­cio­nó con te­ner un vo­lu­men ce­re­bral to­tal li­ge­ra­men­te más ba­jo. No hu­bo una re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre los ni­ve­les ba­jos de cor­ti­sol y la me­mo­ria o el ta­ma­ño del ce­re­bro.

“El cor­ti­sol afec­ta a mu­chas fun­cio­nes di­fe­ren­tes, por lo que es im­por­tan­te in­ves­ti­gar a fon­do có­mo los al­tos ni­ve­les de la hor­mo­na pue­den afec­tar el ce­re­bro”, di­jo Jus­tin B. Echouf­fo-tcheu­gui, au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio y mé­di­co de Har­vard.

“Nues­tra in­ves­ti­ga­ción de­tec­tó pér­di­da de me­mo­ria y con­trac­ción ce­re­bral en per­so­nas de me­dia­na edad an­tes de que los sín­to­mas co­men­za­ran a mos­trar­se, por lo que es im­por­tan­te que las per­so­nas en­cuen­tren for­mas de re­du­cir el es­trés, co­mo dor­mir lo su­fi­cien­te, ha­cer ejer­ci­cio mo­de­ra­do, in­cor­po­rar téc­ni­cas de re­la­ja­ción en sus vi­das dia­rias o con­sul­tar a su mé­di­co so­bre sus ni­ve­les de cor­ti­sol y to­man­do un me­di­ca­men­to re­duc­tor de cor­ti­sol si es ne­ce­sa­rio “.

Es­trés y an­sie­dad

En 2014, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley en­con­tró que el es­trés cró­ni­co pue­de cau­sar cam­bios a lar­go pla­zo en la es­truc­tu­ra y fun­ción del ce­re­bro, lo que pue­de ha­cer que las per­so­nas sean más pro­pen­sas a la an­sie­dad y los tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo. Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que el es­trés cró­ni­co ge­ne­ra cé­lu­las pro­duc­to­ras de mie­li­na y me­nos neu­ro­nas de lo nor­mal, lo que pro­du­ce un ex­ce­so de mie­li­na y ma­te­ria blan­ca en al­gu­nas áreas.

La ma­te­ria blan­ca es­tá for­ma­da por fi­bras que co­nec­tan a las neu­ro­nas en­tre sí, por lo que las re­gio­nes del ce­re­bro pue­den co­mu­ni­car­se me­jor. Es la ma­te­ria gris que es­tá lle­na de cé­lu­las ner­vio­sas y se uti­li­za pa­ra pen­sar, compu­tar y to­mar de­ci­sio­nes. Am­bos son im­por­tan­tes, pe­ro un ex­ce­so de ma­te­ria blan­ca pue­de sig­ni­fi­car que hay me­nos es­pa­cio pa­ra las fun­cio­nes su­pe­rio­res. Sen­tir es­trés de for­ma pro­lon­ga­da afec­ta a nues­tro ce­re­bro de va­rias ma­ne­ras:

Al­te­ra los cir­cui­tos ce­re­bra­les del sis­te­ma de re­com­pen­sa, lo que pue­de con­du­cir a de­pre­sión. Los sis­te­mas de re­com­pen­sa son los que nos per­mi­ten sen­tir “pla­cer” cuan­do les da­mos una re­com­pen­sa co­mo ir al ci­ne, dis­fru­tar de un ama­ne­cer, co­mer un he­la­do… Su­frir ni­ve­les de es­trés muy ele­va­dos de­bi­dos a si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas pue­de ha­cer que es­tos cir­cui­tos de­jen de fun­cio­nar co­mo de­ben, y por tan­to, de­jen de pro­du­cir pla­cer an­te si­tua­cio­nes que sí nos lo pro­vo­ca­ban.

Se al­te­ra el eje Hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­si­sa­dre­nal (HHA) por lo que la res­pues­ta al es­trés se des­con­tro­la, y da­ña las cé­lu­las ce­re­bra­les. El es­trés li­be­ra glu­co­cor­ti­coi­des (co­mo el cor­ti­sol) que en can­ti­da­des ele­va­das de­bi­li­ta las neu­ro­nas y fi­nal­men­te las ma­ta.

Pér­di­da de me­mo­ria. Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que el es­trés vi­vi­do de ma­ne­ra re­pe­ti­da pro­vo­ca un de­te­rio­ro gra­ve de me­mo­ria. Los cul­pa­bles son los ni­ve­les al­tos de glu­co­cor­ti­coi­des en el ce­re­bro que atro­fian el hi­po­cam­po, una es­truc­tu­ra cla­ve pa­ra el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Ade­más, el hi­po­cam­po tie­ne la fun­ción de re­gu­lar el sis­te­ma HHA, pro­du­cien­do un feed­back in­hi­bi­to­rio que dis­mi­nu­ye la se­cre­ción de glu­co­cor­ti­coi­des. Es de­cir, se crea un círcu­lo vi­cio­so ya que si el hi­po­cam­po se atro­fia, no in­hi­be la pro­duc­ción de glu­co­cor­ti­coi­des, con lo cual hay más can­ti­dad y se pro­du­ce un da­ño aún ma­yor en el hi­po­cam­po.

La ex­po­si­ción con­ti­nua a cor­ti­sol afec­ta a la trans­mi­sión si­náp­ti­ca, en­len­te­cien­do la trans­mi­sión de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.