MATT­HEW M CONAUGHEY, C UN MAES­TRO DE LOS CAM­BIOS

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Po­cos sa­ben que Matt­hew Mcconaughey es­tu­vo a pun­to de pro­ta­go­ni­zar Ti­ta­nic y, la ver­dad, no sue­na tan des­ca­be­lla­do. Tal vez ha­bría he­cho un mag­ní­fi­co pa­pel, pe­ro fi­nal­men­te el rol de Jack se lo que­dó Leo­nar­do Dicaprio.

Es­to nos de­ja cla­ro una co­sa, aún no era su mo­men­to. Matt­hew na­ció el 4 de no­viem­bre de 1969, y ha de­ja­do en cla­ro que no es una per­so­na co­mún y co­rrien­te. Des­de tem­pra­na edad de­ci­dió que se­ría el me­jor abo­ga­do del mun­do, pe­ro la ac­tua­ción se cru­zó en su vi­da y hoy es un des­ta­ca­do in­tér­pre­te, lo que de­mues­tra que es un hom­bre con una gran de­ter­mi­na­ción. Co­men­zó a la­brar su ca­rre­ra a tra­vés de las co­me­dias ro­mán­ti­cas, con las que Mcconaughey ad­mi­te que lo pa­sa­ba muy bien. Era uno de los chi­cos gua­pos de Holly­wood que pa­re­cía dis­fru­tar de la vi­da en to­dos los as­pec­tos, y que evi­den­te­men­te no pu­do es­ca­par de los ex­ce­sos.

Matt­hew era un ti­po ex­cén­tri­co, pe­ro en 2011, de­ci­dió dar­le un vuel­co a su vi­da y a su ca­rre­ra, que­ría que lo to­ma­ran en se­rio. Cam­bió las co­me­dias ro­mán­ti­cas por cin­tas más com­ple­jas en las que pu­die­ra de­mos­trar su ver­da­de­ro po­ten­cial To­do co­men­zó con ‘The Lin­coln Law­yer’ (2011), don­de el ac­tor usó sus años de uni­ver­si­dad pa­ra me­ter­se en la piel de un pe­cu­liar abo­ga­do. Des­de es­te mo­men­to, el mun­do co­men­zó a ver al ac­tor te­xano con otros ojos. Lue­go vi­nie­ron ‘Mud’ (2012) y ‘Da­llas Bu­yers Club’ (2013); por es­ta úl­ti­ma ga­nó el Os­car a Me­jor Ac­tor.

Sí, Matt­hew Mcconaughey de­jó la lis­ta de ac­to­res sim­pá­ti­cos y bo­ni­tos, y en­tró a la de gran­des es­tre­llas. Pe­ro to­do éxi­to re­quie­re de un gran sa­cri­fi­cio y él lo sa­be. Pa­ra dar vi­da a cier­tos per­so­na­jes tu­vo que en­fren­tar­se a di­ver­sas prue­bas, al­gu­nas más in­ten­sas que otras…

1.En

la pe­lí­cu­la ‘Saha­ra’ (2005), Matt­hew in­ter­pre­ta a un ex­plo­ra­dor y aven­tu­re­ro que tra­ba­ja pa­ra una agen­cia del go­bierno que pro­te­ge los fon­dos ma­ri­nos y que co­mien­za a re­co­rrer las re­gio­nes más pe­li­gro­sas del oes­te de Áfri­ca a bor­do de ‘El bar­co de la muer­te’. Pa­ra es­te pa­pel, el ac­tor tu­vo que pre­pa­rar­se pa­ra rea­li­zar in­ten­sas es­ce­nas de ac­ción ba­jo el sol, en me­dio del de­sier­to. Ade­más, pa­ra la pro­mo­ción to­mó su ca­sa ro­dan­te y así re­co­rrió EE. UU. du­ran­te un mes. 2. Matt­hew dio vi­da a Da­llas en la cinta ‘Ma­gic Mi­ke’ (2012). Ahí, su per­so­na­je es el de un bai­la­rín exó­ti­co, Matt­hew to­mó cla­ses de bai­le y se so­me­tió a un de­pi­la­do cor­po­ral com­ple­to ¡con ce­ra! ¡¡¡Auch!!!

3.

Al ini­ciar su ca­rre­ra, Matt­hew cui­da­ba re­li­gio­sa­men­te su fí­si­co. Pa­ra la cinta ‘Fool’s Gold’ (2008) en la que apa­re­ce al la­do de Ka­te Hud­son, el ac­tor tu­vo que so­me­ter­se a in­ten­sas ho­ras de gim­na­sio pa­ra mar­car sus múscu­los, pues las es­ce­nas de playa abun­da­ban en la cinta. De he­cho, a Matt­hew se le co­no­ció co­mo “el tor­so de Holly­wood”.

4.

Pa­ra in­ter­pre­tar a Ron Woo­droof, un hom­bre en­fer­mo de Si­da en la cinta ‘Da­llas Bu­yers Club’, in­ter­pre­ta­ción que le dio un Os­car, el ac­tor se so­me­tió a una in­ten­sa die­ta que le hi­zo per­der más de 20 ki­los. Ba­ja­ba un pro­me­dio de cua­tro ki­los por se­ma­na. 5. Pa­ra la pe­lí­cu­la ‘Gold’ (2016), Mcconaughey sor­pren­dió a to­dos sus se­gui­do­res con un sorprendente cam­bio fí­si­co. No le im­por­tó sa­cri­fi­car su be­lle­za y pa­só de lu­cir un cuer­po cui­da­do y for­ni­do a pre­su­mir una pro­mi­nen­te ba­rri­ga y un as­pec­to muy des­cui­da­do pa­ra in­ter­pre­tar al hom­bre de ne­go­cios Kenny Wells. El ac­tor tu­vo que su­bir 23 ki­los en seis me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.