¿ERA ME­JOR LI­GAR A LA OLD SCHOOL?

No es un se­cre­to que la nos­tal­gia nos ha­ce per­ci­bir las co­sas del pa­sa­do de una for­ma di­fe­ren­te, de he­cho un es­tu­dio de la uni­ver­si­dad de sout­ham­pton lo com­prue­ba

Correo - Ocio Dominical - - ELLAS -

sin em­bar­go, aun­que re­cor­de­mos co­sas de los no­ven­ta o prin­ci­pios de los 2000 con mu­cha ale­gría, la ver­dad es que hay al­gu­nas que hoy son mu­cho me­jo­res (tan só­lo re­vi­sa tu guar­da­rro­pa cuan­do veas fo­tos de lo que es­ta­ba de mo­da en esa épo­ca o pien­sa en tu an­ti­guo no­kia). el da­ting no es la ex­cep­ción.

“se­gu­ro re­cuer­das aque­llas épo­cas de se­cun­da­ria, pre­pa o tus pri­me­ros años de uni­ver­si­dad en los que li­gar pa­re­cía más sen­ci­llo. Pe­ro, aun­que pien­ses que lo old school siem­pre es me­jor, si lo con­si­de­ras por un se­gun­do, hay cier­tos de­ta­lles que, con los años, nos han ayu­da­do a re­for­zar nues­tra se­gu­ri­dad en no­so­tras mis­mas y to­mar las rien­das de nues­tra vi­da”, opi­nó ro­cío Car­do­sa, pro­ject ma­na­ger de adop­taun­chi­co.

Con es­to en men­te, la ex­per­ta de­fi­ne 4 as­pec­tos im­por­tan­tes del da­ting que han cam­bian­do en los úl­ti­mos años y que te da­rá gus­to que lo ha­yan he­cho.

1.- só­lo ELLOS Dan el Pri­mer Pa­so

aun­que los no­ven­ta te ha­yan con­ven­ci­do de que lo me­jor que te pue­de pa­sar en la vi­da es que un chi­co co­mo Dawson Leery (Dawson’s Creek) o tu gua­po crush es­ti­lo Har­vey Kin­kle (sa­bri­na) te in­vi­ta­ra a sa­lir, el mun­do del da­ting hoy nos ha en­se­ña­do que dar el pri­mer pa­so se va­le y te ayu­da a en­ten­der me­jor lo que bus­cas en una re­la­ción así co­mo a te­ner con­fian­za en que pue­des li­gar sin ser juz­ga­da por ser una chi­ca con ini­cia­ti­va.

2.- Ha­cer Con­tac­to

Ha­blan­do del pri­mer pa­so, bá­si­ca­men­te, un bar o ca­fé so­lían ser un si­nó­ni­mo de te­rreno de ca­ce­ría. si bien hoy to­da­vía hay quie­nes no des­car­tan bus­car el ro­man­ce de es­ta for­ma, an­tes eran tus úni­cas op­cio­nes pa­ra co­no­cer a al­guien afín, aun­que no fue­ra tu es­ce­na pre­fe­ri­da. el on­li­ne da­ting se ha ido per­fec­cio­nan­do y lle­nan­do de per­so­nas muy di­ver­sas, por lo que li­gar ya pue­de ser ba­jo tus tér­mi­nos y en el mo­men­to que con­si­de­res más ade­cua­do.

3.- el tiem­po siem­pre era Un Lí­mi­te

¿re­cuer­das esa épo­ca en la que, si sus ho­ra­rios no coin­ci­dían, la ga­ran­tía era una lar­ga con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de la que ter­mi­na­bas con un in­ten­so do­lor de cue­llo y una cuen­ta te­le­fó­ni­ca al­tí­si­ma? afor­tu­na­da­men­te las apps te per­mi­ten ha­cer más

sen­ci­llas las con­ver­sa­cio­nes y dar­le más tiem­po al pro­ce­so de co­no­cer­se an­tes de sa­lir en un ci­ta.

4.- CO­NO­CER Per­so­nas es más que só­lo ro­man­ce

Ca­rrie Brads­haw ya se pre­gun­ta­ba ha­ce años si las re­la­cio­nes eran “una re­li­gión en los no­ven­ta”. sin em­bar­go, hoy po­de­mos con­fir­mar que em­pe­zar en plan de da­ting no siem­pre tie­ne que ter­mi­nar en una re­la­ción. Una app de ci­tas es una bue­na for­ma de ha­cer nue­vas amis­ta­des o só­lo pa­sar un ra­to agra­da­ble sin te­ner que res­trin­gir­se al plano ro­mán­ti­co. es­to com­prue­ba que una mu­jer y un hom­bre pue­den ser ami­gos sin que eso ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­que se­xo o un no­viaz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.