Apren­da a de­tec­tar­lo

Correo - Ocio Dominical - - SALUD -

Si nos due­le la ca­be­za una vez ca­da tan­to o si un vier­nes al mes nos sen­ti­mos can­sa­dos de tan­to tra­ba­jar, no quie­re de­cir que es­te­mos “es­tre­sa­dos”. No es pre­ci­so que uti­li­ce­mos esa pa­la­bra tan de mo­da pa­ra to­do, en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Si es cier­to que co­mo tie­ne mu­chas cau­sas y sín­to­mas es más sen­ci­llo pa­de­cer­lo, es un pro­ble­ma se­rio, que no se de­be to­mar a la li­ge­ra.

Cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­dos, nos ve­mos afec­ta­dos en nues­tro com­por­ta­mien­to, en nues­tras ac­ti­tu­des y en nues­tro hu­mor. Pres­tar aten­ción a las se­ña­les de aler­ta es vi­tal. Por ejem­plo, si es­ta­mos dis­cu­tien­do con nues­tra pa­re­ja más de lo ha­bi­tual, si nos da­mos cuen­ta que siem­pre te­ne­mos el ce­ño frun­ci­do, si gri­ta­mos por to­do, si siem­pre es­ta­mos de mal hu­mor, si cual­quier co­sa nos irri­ta o si pa­re­ce que el mun­do com­ple­to es­tá en nues­tra con­tra a dia­rio, po­de­mos es­tar ba­jo los efec­tos del es­trés.

Por otra par­te, si no im­por­ta cuán­to tiem­po dor­mi­mos por día, siem­pre te­ne­mos sue­ño o es­ta­mos can­sa­dos, si pa­de­ce­mos tras­tor­nos co­mo el in­som­nio o la fa­ti­ga cró­ni­ca, si na­da nos lla­ma la aten­ción co­mo an­tes, si no es­ta­mos mo­ti­va­dos con nue­vas ideas, si vi­vi­mos con do­lor de es­pal­da o cue­llo, si su­fri­mos pro­ble­mas di­ges­ti­vos (aci­dez fre­cuen­te, por ejem­plo), tam­bién pue­de de­ber­se a que he­mos caí­do ba­jo las ma­las in­fluen­cias del es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.