La im­por­tan­cia de la re­si­lien­cia

Correo - Ocio Dominical - - SALUD -

Ca­be men­cio­nar que mu­chos es­tu­dios de­mues­tran que las prin­ci­pa­les cau­sas de es­te sín­dro­me es­tán en nues­tro in­te­rior, no afue­ra. Es de­cir, si yo soy re­si­lien­te y pue­do ma­ne­jar ade­cua­da­men­te un en­torno de agre­sión (yo sé que no soy yo; eres tú quien tie­ne el pro­ble­ma … y lo sé ma­ne­jar), pue­do di­ge­rir y ca­na­li­zar un mal­tra­to, es de­cir, soy más re­sis­ten­te al Sín­dro­me de Bur­nout. De ahí que lo pri­me­ro que hay que ha­cer es tra­ba­jar en uno mis­mo, por­que, en oca­sio­nes, es muy di­fí­cil pen­sar que va­mos a po­der cam­biar a la gen­te. Lo pri­me­ro es ver al in­te­rior de uno mis­mo y ver si po­de­mos ad­qui­rir al­gún ti­po de mé­to­do o de re­cur­so, pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar es­te ti­po de si­tua­cio­nes. En es­te sen­ti­do, la ca­rac­te­rís­ti­ca que ha­ce fren­te al Sín­dro­me de Bur­nout se lla­ma: Re­si­lien­cia … Uno pue­de op­tar por ser re­si­lien­te o bus­car otra al­ter­na­ti­va la­bo­ral.

Aho­ra bien, cuan­do en una em­pre­sa se pre­sen­ta es­te sín­dro­me ais­la­da­men­te se pue­de aten­der de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca; el pro­ble­ma es cuan­do es­te sín­dro­me in­va­de to­da la or­ga­ni­za­ción, y es ahí cuan­do hay que ha­cer una in­ter­ven­ción or­ga­ni­za­cio­nal se­ve­ra.

Hay que tra­ba­jar en me­di­das pre­ven­ti­vas y co­rrec­ti­vas pa­ra no lle­gar a los ex­tre­mos que pue­den pro­vo­car es­te ti­po de sín­dro­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.