¡Ya su­pera esa re­la­ción!

Correo - Ocio Dominical - - ELLAS -

Una rup­tu­ra no es al­go que in­flu­ya úni­ca­men­te a las dos par­tes, sino que si era una re­la­ción lar­ga se­gu­ro que tu pa­re­ja tam­bién es­ta­ble­ció víncu­los con fa­mi­lia­res y ami­gos. a ve­ces, esa rup­tu­ra es igual de do­lo­ro­sa, por lo que se ha de te­ner cau­te­la a la ho­ra de co­mu­ni­car la no­ti­cia. Pue­des em­pe­zar por al­gún ami­go o fa­mi­liar más cer­cano pa­ra ver el efec­to que tie­ne la nue­va si­tua­ción y se­guir su con­se­jo a la ho­ra de com­par­tir­lo con el res­to.

es po­si­ble que, aun­que hu­bie­ra ra­zo­nes de pe­so pa­ra aca­bar la re­la­ción, las pri­me­ras se­ma­nas no te sien­tas me­jor sino al con­tra­rio. no pa­sa na­da, es nor­mal. Tu ca­be­za de­be acos­tum­brar­se a la nue­va si­tua­ción y no hay que te­ner pri­sa. Po­co a po­co lo irás asu­mien­do y no re­cor­da­rás con nos­tal­gia el pa­sa­do, sino que mi­ra­rás al fu­tu­ro con fuer­zas re­no­va­das y nue­vos ob­je­ti­vos.

Con­se­jos Pa­ra no HUNDIRTE (DE­MA­SIA­DO)

• • • • Da­te un tiem­po pa­ra cu­rar las he­ri­das. no hay que apre­su­rar las co­sas y mu­cho me­nos cuan­do hay sen­ti­mien­tos de por me­dio. se­gu­ra­men­te, ten­drás días ma­los y días me­jo­res, pe­ro so­lo el tiem­po po­drá ayu­dar­te a ser el que eras. no te re­fu­gies en las dro­gas. Mu­chas per­so­nas bus­can una vía de es­ca­pe fá­cil, y es muy ten­ta­dor eva­dir­se du­ran­te unas ho­ras me­dian­te el con­su­mo de sus­tan­cias que, en reali­dad, son per­ju­di­cia­les pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. De he­cho, al­gu­nos de­pre­so­res co­mo el al­cohol pue­den aca­bar ha­cién­do­te sen­tir peor, así que no es na­da re­co­men­da­ble. ex­pre­sa lo que sien­tes. re­pri­mir tus sen­ti­mien­tos nun­ca es bueno, pe­ro aho­ra es­tán a flor de piel y se­gu­ro que tie­nes ga­nas de ha­blar con al­guien pa­ra ex­pli­car lo que te es­tá pa­san­do. no pien­ses que es un signo de de­bi­li­dad, sino que es una ven­ta­ja po­der te­ner a tu al­re­de­dor per­so­nas que se preo­cu­pan por ti. no le des más vuel­tas. In­ten­tar re­cu­pe­rar a la otra per­so­na pue­de pa­re­cer al­go fac­ti­ble en tu ca­be­za, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos la rup­tu­ra es irre­ver­si­ble y no tie­ne sen­ti­do ha­cer­se ilu­sio­nes con una po­si­ble re­con­ci­lia­ción. Pa­sa pá­gi­na, mi­ra ha­cia de­lan­te

La ayu­da de la te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca tras rup­tu­ras amo­ro­sas

en te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca es una de las cau­sas de de­man­da más co­mu­nes, pues pa­sar por es­ta si­tua­ción no es fá­cil y mu­chas ve­ces, nos en­ca­lla­mos en el ca­mino y nos es­tan­ca­mos en la tris­te­za y la ob­se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.