An­te­ce­den­tes

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

Es­ta for­ma de en­tre­na­mien­to la desa­rro­lló el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, el Navy SEAL, pa­ra po­ner so­lu­ción a un pro­ble­ma: ne­ce­si­ta­ba rea­li­zar un en­tre­na­mien­to con­ti­nuo pe­ro de­bi­do al ti­po de tra­ba­jo que desem­pe­ña­ban, en mu­chas oca­sio­nes no dis­po­nían ni de los equi­pos, ni de los es­pa­cios tra­di­cio­na­les de en­tre­na­mien­to. De es­ta for­ma, uti­li­zan­do el cin­tu­rón de un pa­ra­caí­das el equi­po li­de­ra­do por Randy He­trick desa­rro­lló una se­rie de ejer­ci­cios en los que uti­li­za­ban el pe­so cor­po­ral pa­ra rea­li­zar ejer­ci­cios fun­cio­na­les.

La di­fe­ren­cia del TRX fren­te a otros en­tre­na­mien­tos de fuer­za con­ven­cio­nal es que aquí los de­por­tis­tas ob­tie­nen más ven­ta­jas. Ade­más de desa­rro­llar la fuer­za fun­cio­nal per­mi­te me­jo­rar el equi­li­brio, la es­ta­bi­li­dad de la par­te cen­tral del co­re (área que en­glo­ba la zo­na ab­do­mi­nal y la par­te ba­ja de la es­pal­da) y la fle­xi­bi­li­dad. Be­ne­fi­cios del TRX Aun­que na­ció con vo­ca­ción de ser un en­tre­na­mien­to mi­li­tar, el TRX lo han in­cor­po­ra­do a las ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to des­de ac­ti­vi­da­des co­lec­ti­vas, co­mo el ba­lon­ces­to, has­ta los equi­pos de Me­di­ci­na De­por­ti­va, pa­ra me­jo­rar la reha­bi­li­ta­ción en de­ter­mi­na­das le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.