¿Có­mo for­ta­le­cer tu au­to­es­ti­ma?

Correo - Ocio Dominical - - SICOLOGÍA -

Si al leer las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­nas con au­to­es­ti­ma al­ta, no nos he­mos sen­ti­do iden­ti­fi­ca­dos/as, tal vez pre­sen­ta­mos sig­nos de un pro­ble­ma en la ima­gen que te­ne­mos so­bre no­so­tros/as. Una au­to­es­ti­ma ba­ja pue­de lle­gar a ser un fuer­te im­pe­di­men­to en nues­tro ca­mino ha­cia el de­sa­rro­llo per­so­nal y, por ello, pre­sen­ta­mos una se­rie de con­se­jos pa­ra for­ta­le­cer nues­tra au­to­es­ti­ma: Prac­ti­ca la psi­co­lo­gía po­si­ti­va: si cam­bia­mos el fo­co de nues­tra reali­dad y nos cen­tra­mos en los es­tí­mu­los po­si­ti­vos que nos ro­dean, evi­ta­re­mos caer en pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y, co­mo con­se­cuen­cia, nues­tra au­to­es­ti­ma se ve­rá for­ta­le­ci­da. Po­ner­te co­mo prio­ri­dad no es egoís­ta: es muy nor­mal caer en el error de pen­sar que, si da­mos im­por­tan­cia a nues­tro bie­nes­tar, eso nos con­vier­te en per­so­nas egoís­tas. Sin em­bar­go, nues­tra sa­lud men­tal es lo pri­me­ro, no po­de­mos pro­por­cio­nar­le a los de­más al­go de lo que ca­re­ce­mos, por lo tan­to, de­be­mos cen­trar­nos pri­me­ro en ase­gu­rar nues­tro bie­nes­tar (sin pro­vo­car da­ños a otras per­so­nas). De­tec­ta las dis­tor­sio­nes: las per­so­nas con ba­ja au­to­es­ti­ma sue­len su­frir cier­tas dis­tor­sio­nes cog­ni­ti­vas acer­ca de lo que creen que pien­san los de­más de ellos/ as. Pen­sa­mien­tos co­mo “na­die me quie­re” o “sien­to que to­do el mun­do me odia” sue­len ser ideas erró­neas y de­be­mos de­tec­tar­las a tiem­po. Mí­ma­te: re­ser­va un día a la se­ma­na pa­ra cen­trar­te en ti y pro­por­cio­nar­te los cuidados ne­ce­sa­rios, po­de­mos desa­rro­llar nues­tra au­to­es­ti­ma me­dian­te pe­que­ños mo­men­tos de amor pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.