Correo - Ocio Dominical - - POR­TA­DA -

El 8 de mar­zo se con­me­mo­ra el “Día in­ter­na­cio­nal de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra”, y aun­que la pa­la­bra “tra­ba­ja­do­ra” sea co­mún­men­te oli­ti­da, du­ran­te años ese error le ha res­ta­do im­por­tan­cia a los su­ce­sos que lle­va­ron a la ONU a pro­nun­ciar, en 1975 esa fe­cha co­mo el “Día in­ter­na­cio­nal de la mu­jer y la Paz” y dos años des­pués ofi­cia­li­zar­la co­mo “Día de las Na­cio­nes Uni­das para los De­re­chos de la Mu­jer y la Paz In­ter­na­cio­nal” que, si bien per­sis­te omi­sión de la pa­la­bra “tra­ba­ja­do­ra”, el tí­tu­lo es más es­pe­cí­fi­co con la im­por­tan­cia de con­me­mo­rar ese día. Es­tos no son los úni­cos nom­bres con los que se ha iden­ti­fi­ca­do a di­cha con­me­mo­ra­ción, ni tam­po­co es el 8 de mar­zo el úni­co día que ha si­do con­me­mo­ra­do ba­jo con­sig­nas si­mi­la­res, pe­ro lo que nun­ca ha cam­bia­do, es la mo­ti­va­ción de las mujeres en to­do el mun­do por to­mar un día co­mo pro­pio y con­ti­nuar con una lu­cha que lle­va ya más de un si­glo de evo­lu­ción.

El ori­gen de di­cha ce­le­bra­ción se en­cuen­tra in­mer­so en los mo­vi­mien­tos so­cia­les que ini­cia­ron a me­dia­dos de 1800 en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Du­ran­te esos años a las mujeres del mun­do se les ne­ga­ba el de­re­cho de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la so­cie­dad, a pe­sar de ha­ber ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa ocu­rri­da en los úl­ti­mos años del si­glo an­te­rior.

Para 1850 a las mujeres no se les per­mi­tía vo­tar, no con­ta­ban con el de­re­cho para ac­ce­der a una edu­ca­ción pro­fe­sio­nal y aun­que con­ta­ban con el de­re­cho al tra­ba­jo, lo ha­cían en ma­las con­di­cio­nes con pe­rio­dos de tra­ba­jo lar­gos, can­sa­dos y mal pa­ga­dos, si­tua­ción muy si­mi­lar a la es­cla­vi­tud; es­tas cir­cuns­tan­cias lle­va­ron a las mujeres a or­ga­ni­zar­se y le­van­tar la voz para exi­gir sus de­re­chos con­for­man­do los dis­tin­tos mo­vi­mien­tos su­fra­gis­tas, prin­ci­pal­men­te en Nor­tea­mé­ri­ca e In­gla­te­rra. Fue Es­ta­dos Uni­dos de América el pri­mer país en per­mi­tir el de­re­cho al vo­to fe­me­nino en al­gu­nos de sus es­ta­dos ha­cia fi­na­les del si­glo XIX. Sin em­bar­go, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les tar­da­ron más tiem­po en de­mos­trar un cam­bio.

El 3 de ma­yo de 1908 se lle­vó a ca­bo en el tea­tro Ga­rrick de Chica­go una se­rie de jor­na­das de re­fle­xión a las que de­no­mi­na­ron “Wo­man´s Day”, su ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue ha­blar pre­ci­sa­men­te sobre los te­mas re­la­cio­na­dos a la con­di­ción de las mujeres en la so­cie­dad. En febrero un año des­pués dio ini­cio una gran huel­ga li­de­ra­da por mujeres tra­ba­ja­do­ras de la in­dus­tria tex­til, en apo­yo a las obre­ras des­pe­di­das de una fá­bri­ca de blu­sas, a es­ta huel­ga se le su­ma­ron dis­tin­tos mo­vi­mien­tos li­de­ra­dos por mujeres,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.