Correo - Ocio Dominical - - POR­TA­DA -

Se sa­be po­co acer­ca de la vi­da de la in­sig­ne be­ne­fac­to­ra. Na­ci­da en 1682 y ori­gi­na­ria de es­ta ciu­dad cuan­do aún era vi­lla, Jo­se­fa Te­re­sa de Bus­to y Mo­ya vi­vió la ma­yor par­te de su ni­ñez y ju­ven­tud en la ciu­dad de Santiago de Que­ré­ta­ro. Re­gre­só a Gua­na­jua­to raíz de su ma­tri­mo­nio, en 1701, con Don Manuel de Aran­da y Saavedra, es­pa­ñol ori­gi­na­rio de la pro­vin­cia de Ex­tre­ma­du­ra, y de quien se sa­be que ya ha­cia 1696 ra­di­ca­ba aquí.

A par­tir de en­ton­ces, la fi­gu­ra de Do­ña Jo­se­fa co­men­zó a des­ta­car, en tan­to que se hi­zo car­go de los ne­go­cios que has­ta en­ton­ces ad­mi­nis­tra­ba jun­to con su es­po­so. Así la be­ne­fac­to­ra to­ma­ría im­por­tan­tes de­ci­sio­nes que mar­ca­rían pro­fun­da­men­te la his­to­ria del pue­blo gua­na­jua­ten­se.

Fue el 23 de ma­yo de 1732 cuan­do Do­ña Jo­se­fa com­pa­re­ció an­te el es­cri­bano pú­bli­co, don Fé­lix Al­fon­so Mar­tí­nez de León, pa­ra de­jar cons­tan­cia for­mal del ofre­ci­mien­to de $60,000 en reales pa­ra la ma­nu­ten­ción del Co­le­gio de los Pa­dres de la Com­pa­ñía de Je­sús, si la au­to­ri­za­ción pa­ra fun­dar­lo, de par­te de Fe­li­pe V, rey de Es­pa­ña, se con­cre­ta­ba en los si­guien­tes ocho años, a par­tir de la fe­cha de la ela­bo­ra­ción de es­ta es­cri­tu­ra. En pos­te­rior es­cri­tu­ra, la be­ne­fac­to­ra da­ría en ce­sión la ca­sa que te­nía en la ca­lle de Ce­re­ros -hoy ca­lle Las­cu­ráin de Re­ta­na-, jus­to don­de aho­ra se en­cuen­tra el Edi­fi­cio Cen­tral de la Uni­ver­si­dad de Gua­na­jua­to. Es­ta ca­sa in­cluía el ac­tual Sa­lón del Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio.

En es­ta ini­cia­ti­va, Do­ña Jo­se­fa fue se­cun­da­da por va­rios em­pre­sa­rios mi­ne­ros de la lo­ca­li­dad, quie­nes se com­pro­me­tie­ron a re­cau­dar fon­dos dia­ria­men­te, ob­te­ni­dos de las ga­nan­cias que ge­ne­ra­ban las mi­nas que te­nían en pro­pie­dad.

Mien­tras se ob­te­nía la au­to­ri­za­ción real, se ob­tu­vo, tan­to de par­te del Vi­rrey don Juan de Acu­ña, co­mo del Obis­po de Mi­choa­cán, don Juan Jo­sé de Es­ca­lo­na y Calatayud, en ju­lio y no­viem­bre del mis­mo año de 1732, la au­to­ri­za­ción pa­ra que se asen­ta­ran va­rios pa­dres je­sui­tas en Gua­na­jua­to, con­for­man­do el Hos­pi­cio de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, y no se­ría sino has­ta el 20 de agos­to de 1744 que el Rey au­to­ri­za­ría el es­ta­ble­ci­mien­to del Co­le­gio del mis­mo nom­bre. La­men­ta­ble­men­te, no to­có co­no­cer a Do­ña Jo­se­fa es­ta dis­po­si­ción de­bi­do a que la muer­te le lle­gó dos años an­tes de es­ta fe­cha, con­tan­do ella con la edad de 60 años.

En su tes­ta­men­to, Do­ña Jo­se­fa hi­zo re­fe­ren­cia a una nue­va es­cri­tu­ra en la que man­te­nía su com­pro­mi­so de apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te la fun­da­ción del Co­le­gio, ya que los ocho años ini­cia­les que se ha­bían pre­vis­to co­mo pla­zo de tér­mino, en el do­cu­men­to de 1732, ha­bían con­clui­do. Sin em­bar­go, la es­pe­ran­za per­sis­tía por­que, a di­fe­ren­cia de la pri­me­ra oca­sión, no se par­tía de ce­ro, sino que ya ha­bía en Gua­na­jua­to un Hos­pi­cio en el que los pa­dres je­sui­tas ha­bían ini­cia­do su la­bor edu­ca­ti­va, y Do­ña Jo­se­fa de­jó ex­pre­so en su úl­ti­mo le­ga­do que, aun­que no se lle­ga­ra a fun­dar el tan an­he­la­do Co­le­gio, mien­tras hu­bie­ra un hos­pi­cio és­te se­gui­ría con­tan­do con el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir fun­cio­nan­do.

Es­ta par­te de la his­to­ria es muy con­mo­ve­do­ra e inevi­ta­ble­men­te nos lle­va a re­co­no­cer que ac­tual­men­te es­ta­mos vi­vien­do co­mo reali­dad lo que pa­ra

Do­ña Jo­se­fa Te­re­sa de Bus­to y

Mo­ya fue su más pre­cia­do sue­ño: ofre­cer­le a su co­mu­ni­dad una ins­ti­tu­ción que le tra­je­ra la pros­pe­ri­dad que acom­pa­ña a la cul­tu­ra, y sin la cual to­da ri­que­za ma­te­rial re­sul­ta va­cía. Más aún, es­ta his­to­ria nos ad­vier­te del enor­me al­can­ce que ha te­ni­do el sue­ño de la be­ne­fac­to­ra, quien pe­día la fun­da­ción de un Co­le­gio pa­ra al­gu­nos cen­te­na­res de es­tu­dian­tes, y que se ha con­ver­ti­do hoy en una uni­ver­si­dad que los cuen­ta por mi­les y cu­ya co­ber­tu­ra su­pera los lí­mi­tes geo­grá­fi­cos de la ca­pi­tal del es­ta­do.

Hoy se re­cuer­da a Do­ña Jo­se­fa Te­re­sa de Bus­to y Mo­ya, la in­sig­ne be­ne­fac­to­ra, no só­lo pa­ra hon­rar la ini­cia­ti­va que a la pos­tre lle­vó a la con­for­ma­ción de la má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios del Es­ta­do de Gua­na­jua­to, y que por ello la con­vier­te en su fi­gu­ra fun­da­cio­nal por ex­ce­len­cia, sino ade­más pa­ra que en el pre­sen­te re­cu­pe­re­mos la de­ci­sión y el tem­ple con el que su ge­ne­ro­so ac­to tu­vo a bien dar­le el per­fil cul­tu­ral a to­do un pue­blo, y lo pro­yec­te­mos ha­cia el fu­tu­ro.

“Pa­ra li­be­rar­se, la mu­jer de­be sen­tir­se li­bre, no pa­ra ri­va­li­zar con los hom­bres, sino li­bres en sus ca­pa­ci­da­des y per­so­na­li­dad”.

In­di­ra Gand­hi fue una po­lí­ti­ca y es­ta­dis­ta in­dia que de­fen­dió gran­des va­lo­res co­mo la de­mo­cra­cia, la so­li­da­ri­dad en­tre los pue­blos y el fe­mi­nis­mo du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va por la in­de­pen­den­cia de la In­dia y mu­cho tiem­po des­pués, par­ti­ci­pan­do en la vi­da pú­bli­ca de su país has­ta el año 1977.

“La vi­da es cor­ta: son­ríe­le a quien llo­ra, ig­no­ra a quien te cri­ti­ca, y sé feliz con quien te im­por­ta”.

La es­tre­lla del ci­ne que en­car­nó la li­be­ra­ción de cier­tos ta­bús se­xua­les en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, tam­bién nos ob­se­quió con gran­des per­las de sa­bi­du­ría. En es­tas po­cas pa­la­bras, Ma­rilyn re­co­gió par­te de su fi­lo­so­fía de vi­da que, por des­gra­cia, no pu­do cum­plir has­ta el fi­nal de la mis­ma.

“Us­ted no pue­de es­pe­rar cons­truir un mun­do me­jor sin me­jo­rar a las per­so­nas. Ca­da uno de no­so­tros de­be tra­ba­jar pa­ra su pro­pia me­jo­ra”. ¡Nos en­can­ta es­ta frase!

Qui­zá sea por­que es uno de los va­lo­res y prin­ci­pios más im­por­tan­tes de nues­tra en­ti­dad: coo­pe­ra­ción y co­rres­pon­sa­bi­li­dad de las per­so­nas an­te in­tere­ses co­mu­nes y ayu­dar a las per­so­nas a que desa­rro­llen sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y sean los ver­da­des pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.