Correo - Ocio Dominical - - POR­TA­DA -

Un gru­po de poe­tas y fi­ló­so­fos de­ci­de crear una so­cie­dad compuesta por “hom­bres y mu­je­res que nun­ca ha­yan co­no­ci­do la am­bi­ción, el po­der, la ava­ri­cia, el mal”. Was­la­la, era el nom­bre de ese rin­cón utó­pi­co. Me­li­san­dra, la pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la, cre­ce es­cu­chan­do his­to­rias del lu­gar pues su abue­lo don Jo­sé fue uno de los in­te­lec­tua­les fun­da­do­res.

Pe­ro hay un pro­ble­ma, el an­ciano cuen­ta que cuan­do sa­lió de Was­la­la pa­ra vol­ver a la ci­vi­li­za­ción, ya no pu­do re­gre­sar, se ex­tra­vió en el ca­mino.

El an­ciano y su nie­ta vi­ven a ori­llas de un río en Fa­guas, país en­vuel­to en gue­rras, ins­pi­ra­do en la épo­ca de las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en La­ti­noa­mé­ri­ca. En tem­po­ra­das re­ci­ben en su ca­sa a con­tra­ban­dis­tas que van de pa­so, y que los po­nen al tan­to de lo que ocu­rre en el ex­te­rior; los fo­rá­neos les com­par­ten no­ti­cias y ar­te­fac­tos no­ve­do­sos. Un día, lle­ga con los vi­si­tan­tes un pe­rio­dis­ta de nom­bre Rap­hael.

Me­li­san­dra ve la opor­tu­ni­dad de huir con él en bus­ca de Was­la­la, pe­li­gro­so pro­yec­to que lle­va años pos­po­nien­do por te­mor a de­jar a don Jo­sé so­lo. Sa­be que sus pa­dres se per­die­ron al em­pren­der la mis­ma mi­sión. Lue­go de la muer­te de su abue­la, só­lo se tie­nen el uno al otro.

“Desis­tí, hi­ji­ta. Aquí es­ta­mos bien. Was­la­la es el lu­gar que no es. No te me po­dés per­der vos tam­bién”, le su­pli­ca el an­ciano cuan­do ella le co­mu­ni­ca sus pla­nes. Pe­ro se da cuen­ta de que no pue­de fre­nar a Me­li­san­dra, que de­be de­jar­la em­pren­der su pro­pia bús­que­da.

El vie­jo eru­di­to sien­te que de for­ma in­cons­cien­te re­nun­ció al sue­ño, a la uto­pía, aun sien­do ya par­te de ella: “mu­chas ve­ces he pen­sa­do que las du­das y te­mo­res que al­ber­gué cons­pi­ra­ron con­tra mí. La fal­ta de fe, las va­ci­la­cio­nes in­te­lec­tua­les in­ter­fi­rie­ron qui­zás con la ener­gía co­lec­ti­va que en­vol­vía Was­la­la”.

La his­to­ria de don Jo­sé y su fra­ca­so an­te la fun­da­ción de un mun­do per­fec­to, es só­lo el ini­cio de la aven­tu­ra fas­ci­nan­te que nos ofre­ce la ni­ca­ra­güen­se Gio­con­da Be­lli en es­te li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.