PAN GUA­NA­JUA­TO: EL ‘BRONX’ SE DI­LU­YE

Correo - - VIDA PÚBLICA -

Ha­ce cin­co años, el en­ton­ces di­ri­gen­te es­ta­tal blan­quia­zul, Ge­rar­do Tru­ji­llo, co­men­za­ba a con­fi­gu­rar un pac­to que se con­so­li­dó du­ran­te el úl­ti­mo año con Luis Al­ber­to Vi­lla­rreal y que en el ori­gen le cues­tio­na­ron al­gu­nos en el gru­po en el po­der.

Y es que va­rios per­so­na­jes del gru­po ofi­cia­lis­ta en el PAN le cri­ti­ca­ban esa es­tra­te­gia al di­ri­gen­te es­ta­tal Ge­rar­do Tru­ji­llo pe­ro a él no só­lo no le ape­na sino que lo pre­su­me abier­ta­men­te co­mo una vir­tud.

Aquel día, sin ta­pu­jos, Tru­ji­llo mos­tró su con­vic­ción y or­gu­llo por te­ner al dipu­tado Ri­car­do Vi­lla­rreal García co­mo can­di­da­to a al­cal­de en San Mi­guel de Allen­de.

Co­mo hi­zo en el mo­men­to que es­ta­lló el es­cán­da­lo en el que al­gu­nas ver­sio­nes vin­cu­la­ban al her­mano del en­ton­ces coor­di­na­dor de la ban­ca­da pa­nis­ta en San Lá­za­ro, Luis Al­ber­to Vi­lla­rreal, con Ger­mán Go­ye­ne­che de­te­ni­do en Gua­na­jua­to por ser uno de los pre­sun­tos ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros de Héc­tor Bel­trán Ley­va.

Con­tra­rio al ta­lan­te mos­tra­do por sus an­te­ce­so­res en el car­go, Fer­nan­do To­rres Graciano, Ge­rar­do de los Co­bos y has­ta el pro­pio Juan Ma­nuel Oli­va, quie­nes nun­ca bus­ca­ron ne­go­ciar o con­ci­liar con sus an­ta­go­nis­tas, Tru­ji­llo ha bus­ca­do lle­var la fies­ta en paz.

Ob­vio, siem­pre ha pre­fe­ri­do ver el va­so me­dio lleno y ha­blar de que la con­ci­lia­ción ha te­ni­do fru­tos po­si­ti­vos aun­que el en­torno ac­tual pa­re­ce de­cir­nos que la ge­ne­ro­si­dad que ha mos­tra­do Tru­ji­llo ha­cia los de la Lo­ma no ha si­do co­rres­pon­di­da por el gru­po ma­de­ris­ta que ha ven­di­do muy ca­ra la apro­ba­ción de la de­sig­na­ción del can­di­da­to a al­cal­de de León.

Y el tiempo le ha da­do la ra­zón. Des­pués de aquel zi­pi­za­pe en 2012 por la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor en el que Mi­guel Már­quez do­ble­gó am­plia­men­te a Án­gel Cór­do­va, el ‘Bronx’ en el PAN se di­lu­yó.

Sal­vó el sus­to que les dio Shef­field en 2015 cuan­do hi­zo tam­ba­lear el de­da­zo a fa­vor de Diego Sin­hue, la co­rrien­te que en­ca­be­za Luis Al­ber­to Vi­lla­rreal nun­ca ha ido al cho­que con el ofi­cia­lis­mo.

Ha op­ta­do por ne­go­ciar en la me­sa su ta­ja­da y en el pa­nis­mo gua­na­jua­ten­se, la ca­sa se man­tie­ne en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.