MAU­RI­CIO MOKARZEL

Correo - - PORTADA - MAU­RI­CIO MOKARZEL es­cri­be­[email protected]­kar­zel.mx

Ty­ler co­mo a mu­chos otros, le ha fal­ta­do al­go en al­gún mo­men­to de su vi­da, sin em­bar­go nun­ca se ha que­da­do sin una bue­na historia pa­ra con­tar.

Ty­ler Rie­wer ama con­tar bue­nas his­to­rias, his­to­rias ver­da­de­ras de per­so­nas reales. Vi­ve en New York, un lu­gar lleno de anéc­do­tas, ade­más via­ja por el mun­do cons­tan­te­men­te y en sus via­jes ha vis­to mu­chas co­sas, las cua­les lo han mo­ti­va­do a com­par­tir his­to­rias de per­so­nas or­di­na­rias vi­vien­do si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

Ty­ler co­la­bo­ra con una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro lla­ma­da Cha­rity: wa­ter, en­fo­ca­da en lle­var agua lim­pia a lu­ga­res don­de es­te vi­tal lí­qui­do es es­ca­so. Uno de es­tos lu­ga­res es Ni­ge­ria. Ahí es don­de co­no­ció a Fa­doum.

Fa­doum tie­ne 26 años de edad y vi­ve en una zo­na del de­sier­to del Saha­ra, en Ni­ge­ria. Su ru­ti­na es sim­ple y no es na­da del otro mun­do pa­ra ella, por eso cuan­do Ry­der le pi­dió acom­pa­ñar­la du­ran­te su día se sor­pren­dió por que al­gún ex­tran­je­ro se in­tere­sa­ra en una per­so­na co­mún.

Ya le ha­bía co­men­ta­do lo que ha­cía en un día nor­mal, des­per­tar an­tes del ama­ne­cer pa­ra ir por agua, ha­cer el desa­yuno, ir por más agua, po­ner gra­nos a re­mo­jar pa­ra la co­mi­da y la ce­na, sa­lir por más agua. La na­rra­ción de su día so­na­ba sim­ple y no era na­da del otro mun­do, pe­ro al acom­pa­ñar a Fa­doum, Ty­ler el con­ta­dor de his­to­rias se dio cuen­ta de la reali­dad. Fa­doum vi­vía dia­ria­men­te una asom­bro­sa tra­ve­sía lle­na de re­tos ex­ce­si­vos y ago­ta­do­res, tan só­lo por unos cuan­tos li­tros de agua.

Ade­más de ba­ñar y ves­tir a sus hi­jas, lim­piar su ho­gar y ali­men­tar a las ca­bras, el tra­yec­to por agua es la ac­ti­vi­dad más pe­sa­da del día. Se re­quie­ren ho­ras pa­ra di­ri­gir­se ha­cia el po­zo, real­men­te un agu­je­ro en el sue­lo de más de 100 años de an­ti­güe­dad en me­dio del de­sier­to, don­de las mu­je­res de las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas, re­co­rren ki­ló­me­tros con pe­que­ños bi­do­nes que ama­rran a cuer­das y bajan por el agu­je­ro, re­co­lec­tan­do de 10 a 20 li­tros de agua por ca­da via­je.

Fa­doum son­ríe, no pien­sa que su vi­da sea du­ra, sim­ple­men­te es así, y la dis­fru­ta, no co­no­ce el con­cep­to de tiempo libre y su des­can­so só­lo exis­te al re­cos­tar­se en su ca­ma, dor­mir unas ho­ras y co­men­zar la ru­ti­na dia­ria que le to­có en la vi­da.

Ty­ler tie­ne ra­zo­nes poderosas pa­ra com­par­tir un día con al­guien co­mo Fa­doum, ya que co­no­ce el po­der de una historia pa­ra ayu­dar­nos a ver el mun­do con otros ojos. Y tam­bién pa­ra re­cor­dar­nos lo ver­da­de­ra­men­te va­lio­so y que ol­vi­da­mos cons­tan­te­men­te, su­mer­gi­dos en la ru­ti­na y ador­me­ci­dos por los pri­vi­le­gios a los que nos he­mos acos­tum­bra­do.

Las ma­nos en­ve­je­ci­das y ás­pe­ras de Fa­doum son el re­sul­ta­do de una si­tua­ción sin mu­chas opor­tu­ni­da­des. Es­ta­mos ha­blan­do que sin es­tos via­jes cons­tan­tes al po­zo, la fa­mi­lia de es­ta he­roi­ca mu­jer ni­ge­ria­na no po­dría sub­sis­tir y man­te­ner­se sa­na, asu­mien­do que el agua que con­su­me no es­tá con­ta­mi­na­da, por­que la ma­yo­ría de las per­so­nas que tie­nen ac­ce­so li­mi­ta­do al vi­tal lí­qui­do nor­mal­men­te con­su­men agua su­cia pro­vo­cán­do­les en­fer­me­da­des de to­do ti­po.

La ac­ti­tud de Fa­doum es muy re­le­van­te por­que pe­se a el do­lo­ro­so can­san­cio de con­se­guir agua, su vi­da es agra­da­ble y la vi­ve sa­tis­fe­cha. Fa­doum no ha co­no­ci­do, y pro­ba­ble­men­te no co­no­ce­rá una vi­da di­fe­ren­te.

Ty­ler si ha co­no­ci­do vi­das di­fe­ren­tes, y ese es el va­lor que apor­ta ha­cia la so­cie­dad. Des­de su pun­to de vis­ta, am­plia­do por la es­ca­sez ob­ser­va­da en sus via­jes, pue­de ayu­dar­nos a los de­más a aso­mar­nos a lo que vi­ven per­so­nas me­nos afor­tu­na­das que no­so­tros. Es im­por­tan­te ha­cer ese tra­ba­jo, por­que só­lo así po­de­mos en­ten­der con ma­yor fa­ci­li­dad a los de­más. Y aún ma­yor re­le­van­cia es­tá en el re­co­no­cer lo va­lio­so que te­ne­mos en nues­tra vi­da.

En la actualidad una de ca­da 10 per­so­nas en el mun­do no tie­ne ac­ce­so al vi­tal lí­qui­do, su­man­do ca­si 700 mi­llo­nes de per­so­nas, el do­ble de la po­bla­ción de los Es­ta­dos Uni­dos, seis ve­ces las per­so­nas de nues­tro Mé­xi­co. Y aquí en mu­chos lu­ga­res de nues­tro país, la reali­dad no es muy di­fe­ren­te a la del Saha­ra. Mu­chas co­mu­ni­da­des vi­ven el re­co­rri­do de ho­ras por un par de ga­rra­fo­nes de agua.

El pro­ble­ma no es so­la­men­te el su­mi­nis­tro, sino tam­bién el con­su­mo des­me­di­do y la fal­ta de con­cien­cia, fór­mu­la muy pe­li­gro­sa pa­ra el fu­tu­ro cer­cano. Si nos preo­cu­pa nues­tra de­pen­den­cia de los hi­dro­car­bu­ros, ha­ga­mos al­gu­nas cuen­tas con el agua, ya que pa­ra po­der to­mar una ta­za de ca­fé, se re­quie­ren 140 li­tros de agua, si le agre­ga­mos una ham­bur­gue­sa son otros 2 mil 400 li­tros y si de ca­sua­li­dad lle­va­mos pues­tos un par de za­pa­tos de piel, es­tos ne­ce­si­ta­ron 8 mil li­tros de agua pa­ra fa­bri­car­se. Nues­tro im­pac­to in­di­vi­dual es de 5 mil 400 li­tros al día, y no va a me­jo­rar si no ha­ce­mos al­go al res­pec­to.

Cuan­do las co­sas no sa­len co­mo uno es­pe­ra, lo más va­lio­so es re­co­no­cer la ca­li­dad hu­ma­na y la ge­ne­ro­si­dad den­tro de no­so­tros y tra­ba­jar en co­mu­ni­dad pa­ra re­sol­ver los re­tos de ma­ne­ra co­lec­ti­va. Hoy te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de for­ta­le­cer­nos co­mo so­cie­dad, si re­co­no­ce­mos en el otro a al­guien igual y man­te­ne­mos la es­pe­ran­za, po­dría­mos cons­truir nues­tra pro­pia historia ex­tra­or­di­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.