ELIA­ZAR VE­LáZ­QUEZ

Correo - - PORTADA - ELIA­ZAR VE­LAZ­QUEZ BE­NA­VI­DES

Ala usan­za de los Vi­rre­yes que bus­ca­ban si­tios her­mo­sos pa­ra ale­jar­se del mun­da­nal rui­do, tal pa­re­ce que a Diego Sin­hue le gus­ta uti­li­zar a la Sie­rra Gor­da co­mo es­ce­no­gra­fía y lu­gar de re­creo. Ya des­de la cam­pa­ña dio se­ña­les. Su pri­mer ac­to pro­se­li­tis­ta fue en la ma­dru­ga­da del vier­nes san­to, en una co­mu­ni­dad sie­rra aden­tro de esas que ar­ti­fi­cial­men­te han de­cre­ta­do co­mo ‘in­dí­ge­nas’.

Aho­ra, ya co­mo go­ber­na­dor, en su re­cien­te vi­si­ta a fi­nes de di­ciem­bre, en su pri­mer es­ca­la arri­bó por ca­rre­te­ra a San­ta Ca­ta­ri­na, res­guar­da­do por va­rios vehícu­los con po­li­cías ves­ti­dos de ci­vil, es de­cir, la mis­ma pa­ra­fer­na­lia de siem­pre pe­ro si­mu­la­da.

Acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia vi­si­tó la igle­sia, co­mió elo­tes en la pla­za, y se ins­ta­ló en la ‘ca­sa de vi­si­tas’, la cual días an­tes tu­vo que ser re­mo­de­la­da y acon­di­cio­na­da apre­su­ra­da­men­te. Hu­bo em­plea­dos del mu­ni­ci­pio que tu­vie­ron que la­bo­rar in­clu­so el 24 y 25 só­lo pa­ra te­ner lis­to el hos­pe­da­je. Al si­guien­te día de su arri­bo, su es­tan­cia fue in­te­rrum­pi­da por un lla­ma­do del go­bierno fe­de­ral y un he­li­cóp­te­ro lle­gó pa­ra tras­la­dar­lo. Ya sal­da­do ese im­pre­vis­to, re­to­mó su re­co­rri­do ha­cia otros mu­ni­ci­pios cer­ca­nos.

En su úl­ti­ma no­che en­tre ce­rros, has­ta un mon­ta­je de dan­zas, mú­si­ca, in­cien­so y co­pal le pre­pa­ra­ron (se­rá por­que cuan­do se ma­no­sea con fi­nes po­lí­ti­cos o co­mer­cia­les la cul­tu­ra pier­de su po­der ge­nuino, se ve que el ri­to no le sir­vió pa­ra exor­ci­zar la cri­sis de la ga­so­li­na).

Por cier­to, en es­ta que pa­re­ció una gi­ra de es­par­ci­mien­to de­cem­brino, al­gu­nas re­mo­de­la­cio­nes de ca­lles y ca­mi­nos que inau­gu­ró, ‘ca­sual­men­te’ fue­ron rea­li­za­das por al­gu­nos de sus ami­gos ex al­cal­des que de la no­che a la ma­ña­na se han con­ver­ti­do en ‘exitosos’ con­tra­tis­tas. pre­su­men un ma­yor com­pro­mi­so con la jus­ti­cia so­cial; sin em­bar­go, por lo me­nos has­ta es­ta fe­cha, a la ad­mi­nis­tra­ción que en­ca­be­za Ge­na­ro Zú­ñi­ga no pa­re­cen ha­ber lle­ga­do los va­lo­res y la doc­tri­na del par­ti­do del nue­vo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Por el con­tra­rio, ha da­do in­di­cios de que pre­ten­de con­ver­tir sus afi­cio­nes per­so­na­les en po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

En la se­sión de Ayun­ta­mien­to del 13 de no­viem­bre alen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra ele­var a ni­vel de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial “las pe­leas de gallos, des­de su crian­za y to­do lo que con­lle­ve des­de su na­ci­mien­to has­ta su com­ba­te, las ca­bal­ga­tas, los bai­les y dan­zas regionales, el ja­ri­peo, ca­rre­ras de ca­ba­llos y to­das las tra­di­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas del mu­ni­ci­pio.”

Y por si ha­bía du­da de que el po­der es­ta­rá al servicio de sus gus­tos y afi­cio­nes, el 22 y 23 de di­ciem­bre per­mi­tió que el au­di­to­rio mu­ni­ci­pal fue­ra usa­do co­mo pa­len­que.

Ha­brá que ob­ser­var a San Jo­sé Iturbide, por­que su al­cal­de mo­re­nis­ta es una mez­cla ex­tra­ña de gus­tos, afi­cio­nes y alian­zas: ade­más de ser un ga­lle­ro apa­sio­na­do y pre­go­nar la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, tie­ne un ase­sor que la­bo­ró en Se­cre­ta­ría de Go­bierno, y tam­bién, re­co­no­ce co­mo su men­tor al ex­go­ber­na­dor pa­nis­ta, Juan Ma­nuel Oli­va, sobre quien pe­san mu­chas sos­pe­chas de co­rrup­ción du­ran­te su se­xe­nio.

Diego Sin­hue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.