SAL­VA­DOR GARCíA S.

Correo - - PORTADA -

En el arran­que de la ter­ce­ra se­ma­na de des­abas­to y es­ca­sez de ga­so­li­na y com­bus­ti­bles en más de 10 es­ta­dos del país y la Ciu­dad de Mé­xi­co, hay dos co­sas cier­tas en me­dio de tan­ta in­cer­ti­dum­bre: la pri­me­ra, que es­ta si­tua­ción va a con­ti­nuar por al­gu­nas se­ma­nas más, mien­tras no se re­abra la red de duc­tos ce­rra­da por el com­ba­te al ro­bo de com­bus­ti­bles, por­que la lo­gís­ti­ca de pi­pas —que trans­por­tan me­nos ga­so­li­na a un cos­to ma­yor— no lo­gra­rá al­can­zar ni la ca­pa­ci­dad ni la ra­pi­dez pa­ra sur­tir de ener­gé­ti­cos a las en­ti­da­des afec­ta­das; y la se­gun­da, que a pe­sar de la de­ses­pe­ra­ción de la gen­te y las afec­ta­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas que cre­cen ya no só­lo en mo­vi­li­dad de per­so­nas y pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad sino en el trans­por­te de mer­can­cías y pro­duc­tos, tu­ris­mo y con­su­mo, el cos­to po­lí­ti­co de es­ta me­di­da aún es difícil de me­dir, da­do el fuer­te apo­yo que con­ser­va, se­gún va­rias en­cues­tas, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor en su cru­za­da con­tra los ‘hua­chi­co­le­ros’.

A es­tas al­tu­ras, por en­ci­ma de es­pe­cu­la­cio­nes y teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas, es­tá cla­ro que to­da es­ta si­tua­ción de in­su­fi­cien­cia en el abas­to de com­bus­ti­bles (ga­so­li­na, die­sel, tur­bo­si­na) se ge­ne­ró por la me­di­da de ce­rrar de gol­pe, y sin un plan bien tra­za­do y cal­cu­la­do pa­ra el tras­la­do de los com­bus­ti­bles por tie­rra, que to­mó el go­bierno fe­de­ral des­de fi­na­les de di­ciem­bre. Así lo ex­pli­ca el ex­per­to me­xi­cano, Adrián Cal­ca­neo, con­sul­tor de IHS Mar­kit, fir­ma ase­so­ra sobre el te­ma de ener­gé­ti­cos e hi­dro­car­bu­ros que tra­ba­ja con va­rios paí­ses del mun­do: “La ma­yor y qui­zá úni­ca cau­sa del des­abas­to a gran­des ras­gos es el cie­rre del duc­to. Los duc­tos mue­ven mu­chí­si­mo más pro­duc­to que las pi­pas. Ade­más lo ha­cen mu­cho más ba­ra­to y efi­cien­te­men­te. Es difícil, sin un plan de­ta­lla­do de pre­vi­sión que, si se cie­rra el duc­to, no ha­ya des­abas­to, sobre to­do en un país en el que la fal­ta de al­ma­ce­na­mien­to te da so­lo un par de días de col­chón”.

“Es fal­so que Mé­xi­co ha­ya de­ja­do de im­por­tar ga­so­li­na y que los con­tra­tos se ha­yan cancelado. Hay que leer el ar­tícu­lo com­ple­to del Wall Street Jour­nal. Lo que ha ba­ja­do es la im­por­ta­ción de cru­do li­ge­ro…Por el cie­rre del duc­to se tar­da más en des­car­gar el com­bus­ti­ble im­por­ta­do, ya que la fal­ta de al­ma­ce­na­mien­to ya co­men­ta­do, se tie­ne que lle­nar ca­si di­rec­ta­men­te las pi­pas que lle­va mu­cho más tiempo. Los bar­cos con ga­so­li­na es­tán for­ma­dos pa­ra des­car­gar en puer­tos me­xi­ca­nos so­lo que el pro­ce­so es más len­to. Es­ta fal­ta de pre­vi­sión ha­bla muy mal de la es­tra­te­gia del go­bierno”, di­ce el con­sul­tor me­xi­cano que ase­so­ra a em­pre­sas pe­tro­le­ras en Te­xas y en otras par­tes del mun­do.

Es de­cir, que an­te la fal­ta de in­ver­sión que du­ran­te dé­ca­das de­jó de ha­cer Pemex en ter­mi­na­les de al­ma­ce­na­mien­to de com­bus­ti­ble —co­mo mo­no­po­lio nun­ca tu­vo pro­ble­ma y cuan­do fal­ta­ban hi­dro­car­bu­ros im­por­ta­ba— y aun­que las em­pre­sas pri­va­das han in­ver­ti­do en al­ma­ce­na­mien­to tras la re­for­ma ener­gé­ti­ca, pe­ro aún es in­su­fi­cien­te, ten­dre­mos que se­guir de­pen­dien­do del len­to sis­te­ma de las pi­pas mien­tras no se de­ci­da abrir los duc­tos. El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ha di­cho que no hay un pla­zo aún de­fi­ni­do pa­ra abrir el sis­te­ma de duc­tos has­ta que no se ten­ga com­ple­ta­men­te ter­mi­na­da la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad pa­ra dis­mi­nuir y com­ba­tir el ro­bo por per­fo­ra­cio­nes y sa­queos, lo cual ha­ce pre­ver que se­gui­rá la len­ti­tud e in­su­fi­cien­cia en el tras­la­do y abas­to de ga­so­li­nas a las en­ti­da­des afec­ta­das.

Tan no hay un plan pa­ra re­abrir pron­to los duc­tos, que ayer la je­fa de Go­bierno, Clau­dia Shein­baum, en la mis­ma ló­gi­ca de los lla­ma­dos pre­si­den­cia­les a que la gen­te “ten­ga pa­cien­cia” y se or­ga­ni­ce pa­ra re­sis­tir por la es­ca­sez de ga­so­li­nas y com­bus­ti­bles, hi­zo su­ya una pro­pues­ta que sur­gió en re­des so­cia­les pa­ra que, de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, los ca­pi­ta­li­nos, que lle­van más de una se­ma­na ha­cien­do lar­gas fi­las en las ga­so­li­ne­ras, acep­ten un es­que­ma pa­ra car­gar ga­so­li­na de acuer­do al co­lor del en­go­ma­do de ve­ri­fi­ca­ción. Es de­cir, que es­to va a tar­dar y las au­to­ri­da­des, que no ven una pron­ta solución, lla­man a la po­bla­ción a au­to­or­ga­ni­zar­se y a evi­tar abu­sos co­mo la com­pra y re­ven­ta de com­bus­ti­bles.

La apues­ta del go­bierno a con­ti­nuar con su es­tra­te­gia par­te de que aún con las pér­di­das eco­nó­mi­cas que cre­cen y la de­ses­pe­ra­ción de la po­bla­ción, las en­cues­tas le si­guen dan­do un mar­gen de res­pal­do (en­tre 60 y 72%) a la me­di­da adop­ta­da por el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, aun­que tam­bién la pre­sión y la ten­sión de gru­pos de la so­cie­dad in­con­for­mes y opo­si­to­res po­lí­ti­cos va en au­men­to. En el dis­cur­so y la pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal in­clu­so com­pa­ran el com­ba­te al ro­bo de com­bus­ti­bles con la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra del ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas, en un in­ten­to por equi­pa­rar no só­lo am­bas ac­cio­nes, sino el fe­nó­meno de enor­me apo­yo po­pu­lar que tu­vo en su tiempo la na­cio­na­li­za­ción car­de­nis­ta. En 1938 la gen­te apor­tó di­ne­ro, jo­yas, pro­duc­tos y has­ta ani­ma­les pa­ra apo­yar la ex­pro­pia­ción, ¿hoy cuán­to y has­ta cuán­do es­ta­rán dis­pues­tos a per­der, eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te los me­xi­ca­nos pa­ra apo­yar la cru­za­da de Ló­pez Obra­dor y su cues­tio­na­da es­tra­te­gia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.