CLA­MA LO­ZO­YA NO SER EX­TRA­DI­TA­DO A MÉ­XI­CO

Ex­di­rec­tor de Pemex se que­da sin de­re­cho a fian­za; usa­ba un nom­bre fal­so y no te­nía tra­ba­jo

Correo - - PORTADA - SUN / CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

El ex­di­rec­tor de Pemex fue in­gre­sa­do a una cár­cel co­no­ci­da por sus al­tos ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to y vio­len­cia, con­si­de­ra­da una de las más con­flic­ti­vas en Es­pa­ña, mien­tras se lle­va a ca­bo el pro­ce­so pa­ra traer­lo a Mé­xi­co ba­jo car­gos de co­rrup­ción, de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y cohe­cho.

El juez es­pa­ñol Is­mael Mo­reno con­si­de­ró su­fi­cien­te el ni­vel de ries­go de que el ex­di­rec­tor de Pemex, Emi­lio Lo­zo­ya, in­ten­ta­ra fu­gar­se, por lo que le ne­gó el de­re­cho a fian­za y dic­ta­mi­nó su in­gre­so en pri­sión pro­vi­sio­nal, co­mu­ni­ca­da e in­con­di­cio­nal.

En el mo­men­to de su de­ten­ción en Es­pa­ña, el ex­fun­cio­na­rio via­ja­ba en un ta­xi de una em­pre­sa pri­va­da y por­ta­ba una li­cen­cia me­xi­ca­na de con­du­cir fal­sa, con su fo­to­gra­fía pe­ro a nom­bre de otra persona –Jo­nat­han So­lís Fuen­tes-, de lo que se des­pren­de sus in­ten­cio­nes de es­ca­par de la jus­ti­cia, se­ña­ló el ju­ris­ta Mo­reno en la re­so­lu­ción.

El ma­gis­tra­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal ex­pli­có que al ren­dir su de­cla­ra­ción por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de los juz­ga­dos de Má­la­ga, Lo­zo­ya Aus­tin ma­ni­fes­tó que ape­nas lle­va­ba dos días en Es­pa­ña, por lo que no tie­ne arrai­go la­bo­ral y de do­mi­ci­lio en el país ibé­ri­co, lo que re­fuer­za la me­di­da cau­te­lar de pri­sión pro­vi­sio­nal e in­con­di­cio­nal.

La ver­sión de Lo­zo­ya no coin­ci­de con la que ma­ne­ja la Po­li­cía Es­pa­ño­la, que ubi­ca al po­lí­ti­co re­si­dien­do en Má­la­ga des­de tiem­po atrás y pro­te­gi­do su­pues­ta­men­te, se­gún des­ta­ca la pren­sa lo­cal, por un equi­po de per­so­nal de se­gu­ri­dad ru­sa.

Los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan in­clu­so que Lo­zo­ya es­ta­ría ‘blan­quean­do’ di­ne­ro pa­ra al­gu­na or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa de Ru­sia, de acuer­do con el dia­rio El País.

El ro­ta­ti­vo afir­mó ha­ber ha­bla­do con fuen­tes del re­si­den­cial de lu­jo en La Za­ga­le­ta, don­de fue de­te­ni­do y que no tie­nen re­gis­tros de nin­gún Jo­nat­han So­lís o Emi­lio Lo­zo­ya, por lo que pa­ra in­gre­sar ha­bría usa­do do­cu­men­tos fal­sos o lo hi­zo co­mo in­vi­ta­do de al­gún re­si­den­te. Nin­gu­na pro­pie­dad de la zo­na es­tá o ha es­ta­do a nom­bre su­yo, di­je­ron al me­dio.

PES­QUI­SA

In­ves­ti­ga­do­res creen que el ex­di­rec­tor pu­do lle­gar a Es­pa­ña pro­ce­den­te de Ale­ma­nia, don­de las au­to­ri­da­des le se­guían la pis­ta tras la de­ten­ción de su ma­dre, Gil­da Aus­tin, en una is­la ger­ma­na.

Ini­cial­men­te Lo­zo­ya es­ta­ba ci­ta­do ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal de Ma­drid pa­ra ren­dir de­cla­ra­ción an­te el juez Mo­reno, pe­ro a úl­ti­ma ho­ra hu­bo cam­bio de pla­nes, por lo que fue in­te­rro­ga­do me­dian­te una vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Má­la­ga, don­de fue de­te­ni­do por la In­ter­pol y la Po­li­cía en los al­re­de­do­res de La Za­ga­le­ta, uno de los frac­cio­na­mien­tos de lu­jo que ro­dea Mar­be­lla y en el que su­pues­ta­men­te re­si­día.

Lo­zo­ya fue pues­to a disposició­n de la Au­dien­cia Na­cio­nal con ba­se en la or­den in­ter­na­cio­nal de de­ten­ción dic­ta­da por las au­to­ri­da­des na­cio­na­les pa­ra en­jui­cia­mien­to por de­li­to de ope­ra­ción con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta, con una pe­na má­xi­ma pre­vis­ta de 15 años que se co­rres­pon­de­ría, en Es­pa­ña, con el de­li­to de blan­queo de ca­pi­ta­les, jun­to con san­cio­nes por pri­va­ción de li­ber­tad de ca­rác­ter gra­ve, ar­gu­men­tó el juez con­tra el po­lí­ti­co, a quien se le re­la­cio­na con el es­cán­da­lo de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Obe­drecht, im­pli­ca­da en va­rios de­li­tos de co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na.

“La me­di­da acor­da­da [la cár­cel] se de­ja­rá sin efec­to si trans­cu­rri­dos 45 días na­tu­ra­les a compu­tar des­de el pa­sa­do 12 de fe­bre­ro, el Es­ta­do re­qui­ren­te no hu­bie­re pre­sen­ta­do en for­ma la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción por vía di­plo­má­ti­ca an­te el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res o di­rec­ta­men­te an­te el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia es­pa­ño­les”, ad­vir­tió el ma­gis­tra­do ibé­ri­co en su re­so­lu­ción pa­ra re­cor­dar a Mé­xi­co la obli­ga­ción que tie­ne de for­ma­li­zar ofi­cial­men­te su de­man­da de ex­tra­di­ción por pre­sun­tos de­li­tos de co­rrup­ción en los pla­zos pre­vis­tos por la ley.

“SI­TUA­CIÓN DI­FÍ­CIL”

El fis­cal me­xi­cano, Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro, afir­mó que la caída de Lo­zo­ya po­dría de­ri­var en in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra otros per­so­na­jes re­la­cio­na­dos con la co­rrup­ción de la cons­truc­to­ra Ode­brecht.

Con­si­de­ró que es­tá en una “si­tua­ción di­fí­cil” y que su de­ci­sión de com­ba­tir la ex­tra­di­ción pa­ra evi­tar la jus­ti­cia me­xi­ca­na “es una es­tra­te­gia que no lo be­ne­fi­cia­rá mu­cho”.

ES­PE­CIAL

II Lo­zo­ya ayer in­gre­só al pe­nal de Al­hau­rín de la To­rre, en Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.