WEDDING CALENDAR

¿TE ACA­BAN DE DAR EL ANI­LLO? CA­DA BO­DA ES UN MUNDITO PER­SO­NA­LI­ZA­DO, PE­RO TO­DAS LAS BRI­DE TO BE PUE­DEN SE­GUIR ES­TOS CON­SE­JOS UNI­VER­SA­LES PA­RA HA­CER DE SU GRAN DÍA UN ÉXI­TO TO­TAL.

Cosmopolitan (México) - - FASHION - Por Jes­si­ca Mo­reno y Re­gi­na García

12-11 ME­SES AN­TES

Es­ta­ble­ce un pre­su­pues­to. Es la ba­se de cual­quier ce­le­bra­ción, por­que de­li­mi­ta­rá lo que pue­des in­ver­tir y qué tan­to de­be­rás re­cor­tar cier­tos lu­jos. Se­rá tu eje du­ran­te to­do el pro­ce­so. •

Re­ser­va un lu­gar. Des­pués de de­ci­dir apro­xi­ma­da­men­te cuán­tos in­vi­ta­dos es­ta­rán en tu bo­da y el es­ti­lo ge­ne­ral que ten­drá (de sa­lón, pla­ya, jar­dín, etc.), apar­ta el ve­nue y los de­ta­lles se irán re­sol­vien­do en el ca­mino. No ne­ce­si­tas de­ci­dir to­do de la A a la Z en es­ta eta­pa. Por el mo­men­to no qui­tes na­da de tu wish­list. •

Ar­ma un mood­board. Es mo­men­to de su­mer­gir­te a fon­do en to­dos los blogs, re­vis­tas y cuen­tas de Pin­te­rest nup­cia­les que en­cuen­tres con el ob­je­ti­vo de se­lec­cio­nar tus imá­ge­nes fa­vo­ri­tas. Así, em­pe­za­rás a dar­le un es­ti­lo a tu bo­da sin si­quie­ra dar­te cuen­ta. Ana­li­za muy bien tu elec­ción y ve­rás que hay co­lo­res, es­pe­cies de flo­res y ves­ti­dos de de­no­mi­na­dor co­mún, ya sa­bes qué lí­nea se­guir...

9 ME­SES AN­TES

• Cie­rra tu lis­ta de asis­ten­tes y en­vía

las in­vi­ta­cio­nes. Son una pre­sen­ta­ción del am­bien­te que ten­drás, así que es cla­ve es­co­ger­las acor­de. •

Re­ser­va un fo­tó­gra­fo. Ase­gú­ra­te de re­vi­sar su tra­ba­jo y de que te en­can­te, pues no quie­res sor­pre­sas. Tam­bién pue­des ha­cer una se­lec­ción de las to­mas que te han gus­ta­do en Pin­te­rest y mués­tra­se­las pa­ra ver si las pue­des re­pli­car. Así, aun­que no que­den idén­ti­cas, ten­drá una idea de tu vi­sión. •

Ex­tra: Es­ti­ra un po­co tu pre­su­pues­to y pi­de un video, de cin­co mi­nu­tos por lo me­nos. Vale la pe­na.

Fas­hion

Lle­gó el mo­men­to más es­pe­ra­do: bus­car tu ves­ti­do. Pri­me­ro que na­da es im­por­tan­te que vi­si­tes va­rias

bou­ti­ques pa­ra que ten­gas op­cio­nes y, so­bre to­do, que lo ad­quie­ras con an­ti­ci­pa­ción, ya que la ma­yo­ría de las tien­das tie­ne que en­car­gar las pie­zas y se tar­dan has­ta ocho me­ses en traer­las. Es im­por­tan­te que lle­gue con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ajus­tar­lo, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio.

Reúne a tus me­jo­res ami­gas y fa­mi­lia y lán­za­te a una de las bús­que­das más emo­cio­nan­tes de tu vi­da. An­tes de pro­bar­te mo­de­los, de­ci­de qué es­ti­lo quie­res y qué pre­su­pues­to ten­drás pa­ra no enamo­rar­te de uno de­ma­sia­do ca­ro. Sin em­bar­go, no es­tá de más dar­le un gi­ro de 180 gra­dos a tu bús­que­da y pro­bar­te uno de si­re­na cuan­do lo que que­rías era uno de prin­ce­sa. Ve con la men­te abier­ta.

8-7 ME­SES AN­TES

Afi­na de­ta­lles. Con ba­se en tu mood­board, eli­ge flo­res, el es­ti­lo de co­mi­da y la mú­si­ca, que son los pi­la­res de la fies­ta. Re­vi­sa de nue­vo tu es­ti­ma­do y es­ta­ble­ce prio­ri­da­des. ¿Có­mo? Pon en una lis­ta tus must del 10 al 0, ana­li­za qué es lo más im­por­tan­te. Ten­drás que des­car­tar lo úl­ti­mo en la lis­ta pa­ra que tu pre­su­pues­to te al­can­ce. •

Pla­nea tu ce­re­mo­nia. Ya sea re­li­gio­sa o sim­bó­li­ca, tie­ne que ser un re­fle­jo de la pa­re­ja. Ave­ri­gua qué tex­tos se leen du­ran­te el ri­to, quién lo di­ri­ge, si pue­des aña­dir­le ele­men­tos per­so­na­li­za­dos (como una lec­tu­ra o pe­ti­ción en ca­so de ser re­li­gio­sa), qui­tar­le al­go si no te agra­da, etc.

DE­SIG­NA QUIÉN SE EN­CAR­GA­RÁ DE LOS FES­TE­JOS DE DES­PE­DI­DA DE SOL­TE­RA Y DE ASISTIRTE EL DÍA DE TU BO­DA.

6-5 ME­SES AN­TES

Dis­fru­ta de tu com­pro­mi­so. Es­tás en esa eta­pa en la que aún fal­ta su­fi­cien­te pa­ra el gran día como pa­ra sen­tir que te que­dan mu­chos me­ses de bri­de to be. To­ma un des­can­so y vi­ve el mo­men­to. •

Pla­nea tu lu­na de miel. De­ter­mi­na un pre­su­pues­to in­de­pen­dien­te al de la bo­da y de­ci­de si que­rrán ha­cer­la justo des­pués del fes­te­jo o es­pe­rar por lo me­nos unos me­ses. No ol­vi­des men­cio­nar en ca­da re­ser­va­ción que ha­gas que vas de ho­ney­moon, pues qui­zá te den

up­gra­des y re­ga­li­tos de bien­ve­ni­da.

4-3 ME­SES AN­TES

El ra­mo. De­ter­mi­na, ya con ves­ti­do com­pra­do, qué ra­mo le que­da­rá me­jor a tu look.

Fas­hion

Otro mo­men­to de com­pras di­ver­ti­do: las ar­go­llas de bo­da. Ya que és­tas se­rán una jo­ya que usa­rán to­dos los días, te su­ge­ri­mos po­ner­la en el to­pe de prio­ri­da­des de tu pre­su­pues­to. De­bes es­tar 100% se­gu­ra de que te en­can­ta pa­ra ver­la a dia­rio en tu mano y es el mo­men­to pa­ra pe­dir que los gra­ben.

Es el turno del no­vio. Su tra­je no re­quie­re de tan­tos arre­glos y cau­sa me­nos con­mo­ción que el de la no­via, así que pue­des es­pe­rar has­ta es­te mo­men­to pa­ra ele­gir­lo, pe­ro no más.

Ha­brá mu­chos pen­dien­tes que irán sa­lien­do se­ma­nas an­tes de la ce­re­mo­nia, por lo que lo me­jor es que an­ti­ci­pes to­do lo que pue­das. Es­te mo­men­to es per­fec­to pa­ra ele­gir tus za­pa­tos, pues ya pue­des se­lec­cio­nar­los de acuer­do con el di­se­ño y es­ti­lo de tu ves­ti­do.

Fas­hion

Otra oca­sión muy di­ver­ti­da es cuan­do com­pras la len­ce­ría pa­ra la no­che de bo­das y la lu­na de miel. Lo más clá­si­co es uti­li­zar ro­pa in­te­rior muy sexy, pe­ro blan­ca pa­ra la no­che de bo­das y de mu­chos co­lo­res y es­tam­pa­dos di­fe­ren­tes pa­ra la ho­ney­moon. La can­ti­dad de­pen­de de los días que es­ta­rás le­jos, pe­ro por lo me­nos lle­va sie­te looks dis­tin­tos, re­cuer­da tam­bién una có­mo­da ba­ta de se­da.

2 ME­SES AN­TES

Es­cri­be tus vo­tos. Aun­que no es una tra­di­ción co­mún en las bo­das me­xi­ca­nas, si quie­res aña­dir un men­sa­je es un buen mo­men­to pa­ra pla­near­lo.

• Ce­le­bra tu des­pe­di­da de sol­te­ra. La fe­cha exac­ta de­pen­de­rá si se tra­ta de un via­je o no, pe­ro en cual­quier ca­so, no se te ocu­rra ha­cer­la una se­ma­na o dos an­tes, pues ne­ce­si­tas es­tar en per­fec­tas con­di­cio­nes pa­ra tu gran día.

• Con­fir­ma to­do en tu lis­ta. Re­ser­va­cio­nes, pa­gos, pen­dien­tes y con­tra­tos de­be­rán de es­tar ter­mi­na­dos ideal­men­te pa­ra es­te mo­men­to, de es­ta ma­ne­ra tie­nes un mes en­te­ro de des­can­so an­tes de tu bo­da. Siem­pre ha­brá de­ta­lles sor­pre­sa de úl­ti­mo mi­nu­to y es por eso que que­re­mos te­ner to­do ba­jo con­trol lo más po­si­ble. ¿Tie­nes me­sa de dul­ces o de que­sos? Ter­mí­na­las ya.

Fas­hion

Es el ins­tan­te per­fec­to pa­ra ele­gir tus ac­ce­so­rios, si tu ves­ti­do todavía no ha lle­ga­do pue­des ír­te­lo a pro­bar con los ac­ce­so­rios pa­ra com­pro­bar que com­bi­nan a la per­fec­ción.

COM­PRAR LA LEN­CE­RÍA PA­RA LA NO­CHE DE BO­DAS Y LA LU­NA DE MIEL ES EL MO­MEN­TO PER­FEC­TO PA­RA PRO­BAR LOS CON­JUN­TOS QUE NO TE HA­BÍAS ATRE­VI­DO A UTI­LI­ZAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.