EN­TRE­NA­DO­RA DE CE­LE­BRI­DA­DES

Cos­mo lo­gró que una pro­fe­sio­nal fit­ness de Holly­wood ha­bla­ra (¡en se­cre­to!) acer­ca de las lo­cu­ras que ocu­rren mien­tras es­cul­pe los cuer­pos que ve­mos en las al­fom­bras ro­jas.

Cosmopolitan (México) - - FASHION - Por Cas­sie Shor­ts­lee­ve

Cuan­do en­tre­nas a es­tre­llas como pro­fe­sión, to­dos quie­ren sa­ber lo mis­mo: “¿Có­mo son en reali­dad?”. La ver­dad es que la ma­yo­ría se com­por­tan como tú y yo, y en­fren­tan los mis­mos re­tos pa­ra te­ner cuer­pa­zo. Di­cho eso, he te­ni­do mis ex­pe­rien­cias con al­gu­nos cuan­tos des­pués de mu­chos años ha­cien­do es­to. Ya les con­ta­ré.

Pri­me­ro, dé­jen­me de­cir­les que nun­ca me pro­pu­se ser en­tre­na­do­ra de fa­mo­sos. Ha­ce años co­men­cé a ha­cer ejer­ci­cio y me pu­se en for­ma; des­pués mis ami­gos me pi­die­ron que los en­tre­na­ra. Era mi se­gun­do tra­ba­jo, pe­ro des­de que vi­vo en L.A. mi fa­ma se es­par­ció y los fa­mo­sos em­pe­za­ron a con­tac­tar­me. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en mi tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to. He en­tre­na­do a su­per­es­tre­llas en clu­bes pri­va­dos y en sets de pe­lí­cu­las al­re­de­dor del mun­do, y mu­chos de ellos tie­nen gim­na­sios com­ple­tos en sus ca­sas (in­men­sas y pre­cio­sas), que es adon­de re­gu­lar­men­te acu­do. Mi re­gla es siem­pre la mis­ma: na­die recibe tra­ta­mien­to es­pe­cial en lo que con­cier­ne al fit­ness. “No me im­por­ta si ayer ga­nas­te un Os­car. Voy a se­guir pre­sio­nán­do­te y lle­ván­do­te al lí­mi­te”.

HE ES­CU­CHA­DO CO­SAS MUY IN­TEN­SAS, PE­RO NUN­CA LE CUEN­TO NA­DA A NA­DIE.

Es­te ti­po de tra­ba­jo ar­duo tie­ne una ma­ne­ra de crear una in­ti­mi­dad en­tre mis clien­tes y yo (y en ca­so de que te lo pre­gun­tes, la res­pues­ta es ¡no! ¡Nun­ca me he li­ga­do a nin­guno de ellos!). Sin em­bar­go, el es­tre­cho la­zo que com­par­ti­mos con­lle­va a que es­tos fa­mo­sos me con­fie­sen sus más os­cu­ros se­cre­tos y los de­ta­lles de sus re­la­cio­nes. He es­cu­cha­do co­sas muy in­ten­sas con los años, pe­ro nun­ca le cuen­to na­da a na­die. Por lo ge­ne­ral, lo leo en los en­ca­be­za­dos me­ses des­pués y pien­so: ¡ah!, ya lo sa­bía.

To­dos ve­mos los cuer­pos im­pac­tan­de tes las ce­le­bri­da­des en la red car­pet y pen­sa­mos que se la vi­ven en el gym. Pe­ro mu­chas de ellas só­lo se po­nen en for­ma pa­ra la por­ta­da de una re­vis­ta o un pa­pel en particular, y cuan­do ter­mi­na, se to­man un break. To­do nue­ses­fuer­zo tro se va por el dre­na­je. Cla­ro, es­to oca­sio­na lla­ma­das y men­sa­jes de pá­ni­co en el mo­men­to que con­si­guen su si­guien­te rol.

Cuan­do es­pe­ran has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra lu­cir cuer­pa­zo, es un ver­da­de­ro re­to. Ten­go que di­se­ñar ejer­ci­cios du­ros y re­gí­me­nes he­chos a la me­di­da. Lo que sea que el pa­pel

re­quie­ra, ya sea que una ac­triz ten­ga que ga­nar 10 ki­los de múscu­lo o que un ac­tor de­ba per­der 25 ki­los pa­ra ver­se ul­tra­del­ga­do, lo ha­go.

Como les di­je, al­gu­nas es­tre­llas es­tán muy lo­cas. En­tre­né a un clien­te que se ne­gó a re­pe­tir cual­quier ejer­ci­cio. Por ejem­plo, si rea­li­zá­ba­mos sentadillas el lu­nes, es­ta­ban prohi­bi­das y no po­dían vol­ver­se ha­cer. Así que me vol­ví muy crea­ti­va pa­ra in­ven­tar ejer­ci­cios que no ha­bía usa­do an­tes.

Tam­bién tu­ve a uno que agen­dó una cla­se pa­ra to­das las ma­ña­nas a las 7:00. Y dia­ria­men­te, a las 6:50 am, me lla­ma­ba la asis­ten­te pa­ra pa­sar la cla­se a las 7 de la no­che. ¿Y adi­vi­nen qué? Tam­bién can­ce­la­ba ésas. ¡Es­to du­ró cin­co años! Lo bueno de es­to era que se­guía co­brán­do­las.

Hu­bo otro que cues­tio­na­ba ca­da uno de mis mo­vi­mien­tos. Que­ría sa­ber por qué ha­cía­mos cier­to ti­po de ca­len­ta­mien­to, por qué prac­ti­cá­ba­mos es­ti­ra­mien­tos, por qué car­dio… In­clu­so des­pués de mi ex­pli­ca­ción se­guía ha­cien­do pre­gun­tas. La ver­dad es que pien­so que odia­ba tan­to en­tre­nar que me pa­ga­ba más por con­tes­tar sus pre­gun­tas que por el ejer­ci­cio en sí.

Una de mis his­to­rias más ra­ras fue con una ce­le­bri­dad que que­ría po­ner­se fit­ness, pe­ro se ne­ga­ba a sa­car una go­ta de su­dor… Ex­tra­ño como sue­ne, tu­ve que in­ven­tar­me una ru­ti­na que no cau­sa­ra tras­pi­ra­ción. Y nos de­te­nía­mos si ha­bía una pis­ta de lí­qui­do. Tie­ne sen­ti­do cuan­do ten­go a un clien­te en el set que quie­re ejer­ci­tar­se pa­ra ver­se for­ni­do en una es­ce­na que es­tá a pun­to de ser gra­ba­da, pe­ro de otra ma­ne­ra, es muy ra­ro.

Una úl­ti­ma co­sa que he no­ta­do es lo gra­cio­so que es ver in­ter­ac­tuar a dos fa­mo­sos. Hu­bo una vez cuan­do es­ta­ba en­tre­nan­do a una ce­le­brity en un gim­na­sio, y un ac­tor co­no­ci­do nos vio en­trar en el cuar­to de es­ti­ra­mien­tos. Un se­gun­do des­pués, in­gre­só con no­so­tras. Creo que le gus­ta­ba mi clien­ta, por­que aun­que ac­tua­ba de­sin­te­re­sa­do, co­men­zó a ha­cer lla­ma­das fal­sas en su ce­lu­lar (po­día ver en su pan­ta­lla que no es­ta­ba ha­blan­do con na­die). Em­pe­zó a pre­su­mir sus úl­ti­mos pro­yec­tos y to­das las por­ta­das que ha­bía he­cho. Como con­ti­nuá­ba­mos sin po­ner­le mu­cha aten­ción, se pu­so a ha­cer ejer­ci­cios de ab­do­men ri­dícu­los so­bre una pe­lo­ta, y to­do eso pre­ten­dien­do que ha­bla­ba por te­lé­fono. Es­to si­guió has­ta que se ca­yó y se pu­so ro­jí­si­mo. Nun­ca lo­gró esa ci­ta con mi clien­ta, pe­ro, ob­via­men­te, me ase­gu­ré de que tu­vie­ra un cuer­po en­vi­dia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.